Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

Emilio Gavira: "He hecho papeles que ya les gustaría a actores que miden 1'80"

El actor invitado al programa especial desde Alcázar de San Juan repasa su trayectoria profesional tan variada

Emilio Gavira junto a Gemma Nierga en Alcázar de San Juan /

Finalista al Goya por Blancanieves, cantante de ópera y vecino de Alcázar de San Juan, Emilio Gavira, es el actor invitado en el especial desde la 'Tierra de Quijotes'. Muy conocido por las películas de Javier Fesser, la primera, El milagro de P. Tinto, donde interpretaba a uno de los 'marcianitos' y cuyas escenas más recordadas por los espectadores es la de las cartas con el “full de negros chinos”. También ha aparecido en Mortadelo y Filemón con el personaje de Rompetechos y orgulloso afirma decir que “soy el único actor que ha estado en todas sus películas”. Sus inicios se remontan al colegio de los Trinitarios, "con el padre Isidro que montó la Elección de los alcaldes de Daganzo, de Cervantes, un entremés”, explicaba el actor. De sus pasos por teatro en el colegio pasó a la música y de ahí al canto, hasta llegar finalmente al teatro y cine. “La mayor suerte que tuve yo en mi vida fue tener ese compañero de camerino” refiriéndose a Fernando Chinarro, con quien hizo Pelo de tormenta.

Su físico no le ha condicionado nunca, y por ello ha recalcado haber hecho “papeles que ya quisieran muchos actores que miden 1’80 haberlos hecho”. Por ejemplo ha interpretado obras de Lope de Vega, Calderón, Shakespeare. “Yo muchas veces me siento en la obligación de ir educando con la gente que me relaciono”, declaraba Gavira sobre el pudor que sienten algunas personas con la palabra 'enano', que para él no tiene poder negativo.

Su trayectoria profesional es tan diversa que ha trabajado tanto en películas mudas y en blanco y negro como la de Pablo Berger, componiendo uno de los 6 enanos. Y también ha trabajado en el extranjero, una experiencia muy diferente porque “se notaba que era menos de amigos, no pasaban una, sobre todo al equipo técnico”, además de estar rodeado de roulottes y mercedes. Pero de aquello ha destacado que “fue bonito y sólo decir que he trabajado con De Niro”, le basta para un buen recuerdo. Y en la próxima película que aparecerá, hace de Dios en una película con capital privado, “una señora que se llama Rosa, de Barcelona, jubilada, que ha sacado un fondo de pensiones y lo ha puesto en la película”, 60.000 euros.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?