Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 25 de Agosto de 2019

Otras localidades

El peor verano del último lustro en la península

En España han ardido cerca de 75.000 hectáreas durante el periodo estival, según el ministerio de Medio Ambiente. En el país vecino, Portugal, este verano ha sido el peor de la última década tras el incendio en Pedro Gao Grande en el que murieron 64 personas

Un grupo de operarios trabaja en las labores de extinción del incendio localixado hoy entre las localidades de Medinilla y Gilbuena, en Ávila, muy cerca de la frontera con Salamanca /

Este ha sido el peor año desde 2012, cuando el fuego arrasó en España 181.000 hectáreas. Un récord para no destacar al que hay que sumar otro: en los ocho primeros meses del año se ha superado el número de siniestros del último lustro (incendios de con menos de un héctárea quemada).

Nuestro país cuenta con el 50 por ciento de masa forestal. Según los datos publicados por el Ministerio de Medio Ambiente, en 2017 se han llegado a registrar 15 grandes incendios, el más devastador el que ha afectado estos días a la Sierra de La Cabrera, en León, donde han ardido 9.000 hectáreas.

Para Ecologistas en Acción el factor climático favorece la aparición del fuego, pero creen que hay otros puntos que deben ser prioritarios para las administraciones. "Es necesario sensibilizar de forma específica a los diferentes sectores que trabajan en nuestros bosques y montes. Además, hay que replantearse la política forestal y fomentar la repoblación con especies autóctonas", afirma Teo Oberhuver, portavoz de la organización ecologista.

El incendio de Pedro Gao Grande, en Portugal, ha sido el peor que ha afectado al país en la última década. Murieron 64 personas y se quemaron más de 50.000 hectáreas de bosque.

El fuego se inició a mediados de junio y durante el verano la situación se ha agravado en el país luso. A mediados de agosto y en un solo día se registraron más de 200 fuegos en diferentes partes del país. Factores climatológicos como la escasez de lluvias, las elevadas temperaturas y el viento del sur han favorecido este verano hayan ardido cerca de 75.000 hectáreas en Portugal.

En los últimos años se ha culpado a especies como el eucalipto o el pino, que arden con facilidad, pero lo cierto es que ocupan un siete por ciento de la masa forestal en la Península Ibérica. Los expertos creen que los incendios se ven favorecidos no sólo por la especie, sino también por la gestión que se haga de la zona.

El caso de Portugal es claro. Tres cuartas partes del país están formadas por bosques, en los que predomina la gestión privada. "Las grandes plantaciones de eucaliptos y pinos ocupan sólo el 7 por ciento de la masa forestal de la península, aunque es cierto que arden con mayor facilidad. No es, por tanto, un cuestión de la especie sino que también depende de la gestión general de las zonas y de los medios disponibles", explica Daniel Moya, investigador de la ecología del fuego en la universidad de Castilla La Mancha.

Portugal ha reactivado las medidas forestales a raíz de la tragedia en Pedro Gao Grande. El Parlamento Luso aprobó en julio un plan de reforma forestal con el objetivo de prevenir todos los incendios posibles.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?