Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Cuerda: "Estamos en manos de unos imbéciles en estado puro”

El director rueda su nueva película, ‘Tiempo después’, en la que vuelve al humor absurdo, surrealista y rural de su obra de culto ‘Amanece que no es poco’, ambientada en el futuro lejano donde el paro y la desigualdad dividen a la sociedad

Hombres que salían en bancales de calabazas, guardias civiles que habían leído la obra completa de Faulkner o elecciones para monja y prostituta. Así era el pueblo manchego más famoso del cine español, imaginado por José Luis Cuerda en su gran obra de culto Amanece que no es poco. Una comedia que mezclaba el humor de Jardiel Poncela, Valle Inclán, con el ruralismo manchego y la ironía de su director. Cuerda se marcó una trilogía con el mismo tono, en el que desencajaba las estructuras organizativas de la sociedad a golpe de frases elocuentes y divertidas. Junto a Amanece, rodó Así en el cielo como en la tierra y Total, donde imaginaba el futuro, lejos de las urbes llenas de coches y con naves voladoras; sino con ovejas pastando en el campo y con huevos fritos imaginarios.

El cine de Cuerda empezó a transitar por otros géneros. Ganó el Goya por la adaptación de la novela de Wenceleslao Fernández Flórez, El bosque animado, y con el relato de Manuel Rivas, La lengua de las mariposas. Tras años centrado en los libros de aforismos y convertido en un tuitero de referencia, Cuerda ha vuelto a rodar a sus 71 años Tiempo después, que recoge esa estela: "Es del mismo perturbado que ha escrito Total y Amanece que no es poco, ojalá tenga tantos partidarios que nos permita fundar un club de despuesistas".

Un guion escrito hace siete años con el que se lo ha pasado genial escribiéndolo. "Es un proyecto muy bonito, ojalá tengamos fuerzas y lleguemos a materializarlo todo". Cuerda, la ha ambientado en el año 9177, donde solo unos pocos privilegiados tienen trabajo: el rey, la guardia civil y algunos políticos más que viven en el único gran edificio que queda en pie y que tiene vistas a Monument Valley. El resto de la población, los desheredados de la tierra, habitan en un descampado sometidos a una megafonía espantosa que les recuerda lo bien que están, ¿paralelismos con la realidad?

"La vida es así, la matraca diaria no es con altavoces y en un bosque, pero la matraca nos la están dando las televisiones y los informativos todo el rato", decía Cuerda. Pero los paralelismos no se acaban aquí: "Reúne una serie de hechos muy de ahora, muy contemporáneos por desgracia. Estamos en manos de unos imbéciles en estado puro, que no se les ocurre una decente. Solo barbaridades".

"Que Rajoy hable y no se dé cuenta de que no sabe hablar y solo dice tonterías, me parece grave, muy grave. Tienen una responsabilidad muy grande. Yo es que no lo entiendo, que la gente que ha hecho las sinvergonzadas que han hecho con la economía y sus amigotes, ¿por qué les votan? Me parece un disparate?", decía Cuerda comparando la situación de surrealismo en la política española.

El rodaje se vive como todo un acontecimiento y no para de recibir visitas. Desde el secretario de Estado de Cultura, hasta una legión de amanecistas, los fans de Amanece que no es poco. "Hay cosas que no entiendo ni yo. Es incomprensible", decía la actriz Blanca Suárez muerta de risa en mitad del rodaje. Ella es la jefa de gabinete de un alcalde, uno de los de la casta. También está Roberto Álamo en el reparto. Es un repartidor de limonada, el personaje que une los dos mundos: los pobres y los ricos. "Todo es puro Cuerda".

Además de estos dos protagonistas, Tiempo después cuenta con un reparto donde figuran Carlos Areces, Miguel Rellan, Eva Hache, Antonio de La Torre o Berto Romero. "Se están luciendo todos". decía orgulloso Cuerda, sentado en su silla de director y rodeado de un gran equipo técnico y artístico.

Muchos de ellos se han convertido productores e impulsores de este rodaje, por ejemplo Edu Galán, Andreu Buenafuente, o el propio Arturo Valls. Un rodaje, que ha pasado por Toledo y que ahora está en un edificio en la Ciudad Universitaria de Madrid. que se vive como una fiesta surrealista, en esta última película Cuerda. "Es la mejor película que he hecho y la que voy a hacer", reconocía el director.

Habrá que esperar a finales de 2018 para ver el resultado y para saber si habrá más Faulkner. "Faulkner era genial y hay que divinizarle y reivindicarle siempre".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?