Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La estrella fugaz de Otis Redding

En 'Matinal SER' recordamos el éxito que sobrevino al maestro del soul tras su muerte en accidente de avioneta el 10 de diciembre de 1967, cuando sólo tenía 26 años, hace justo medio siglo

Otis Redding murió a los 26 años. Tan, tan joven. Fue durante la mañana del 10 de diciembre de 1967. La avioneta en la que volaba con su banda The Bar-Keys se estrelló en el Lago Monona, a las afueras de Madison (Wisconsin). Estaban a poco más de un par de minutos de aterrizar. En plena gira, viajaban contrarreloj y ya habían perdido algún vuelo (y, por ende, algún bolo), como el propio Otis había lamentado en una entrevista televisada, pero la meteorología no acompañaba.

En el momento de su muerte, Otis Redding estaba en la cresta de la ola, musical y mediática. La red está plagada de actuaciones en directo, en Estados Unidos y en el Reino Unido. Una semana antes del accidente había grabado el que sería su último álbum en los estudios Stax Records de Memphis (Tennessee). El primer single fue publicado un mes después, en enero de 1968, y se convirtió en el éxito que nunca disfrutó en vida: (Sittin' On) The Dock of the Bay.

(Sittin' On) The Dock of the Bay sería la única canción de Redding que conseguiría el número uno en el Billboard Hot 100, la lista de éxitos más importante de Estados Unidos. De hecho, ha pasado a la historia como el primer número uno póstumo. Se vendieron más de cuatro millones de copias del disco sencillo y el álbum, The Dock of the Bay, fue superventas en los mercados norteamericano y británico.

Curiosamente, el hit que le catapultó a la fama estaba suponiendo un punto de inflexión en el estilo de Otis Redding, un cambio en su manera de interpretar el soul, algo que él mismo denominó folk-soul. La dirección de la discográfica, su entorno de amigos, incluso su mujer Zelma, habían mostrado sus recelos a este cambio de estilo. Un cambio de estilo que le hizo eterno cuando sólo tenía 26 años, sentado en el muelle de la bahía, disfrutando del mero placer de perder el tiempo, cuando era tan, tan joven.

Sittin' here resting my bones

And this loneliness won't leave me alone

It's two thousand miles I roamed

Just to make this dock my home

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?