Lunes, 19 de Abril de 2021

Otras localidades

Guerra en Siria

"Nos dejaron veinte días sin comida y sin agua"

Wissan recuerda en 'Punto de Fuga' el comienzo de la guerra en su Daara natal. Hoy es pieza clave en un programa para prevenir la radicalización de adolescentes en los colegios

Siria: Wissan, el joven de Daara que sobrevivió a la guerra y a DAESH: "Nos dejaron veinte días sin comida y sin agua"

Pablo Morán

"Me acuerdo de muchas cosas que han pasado en Siria en todo este tiempo. Cosas muy difíciles, momentos muy difíciles... Todavía tengo a muchos familiares y amigos que no han podido salir. En ocasiones lo tienen muy difícil porque sigue habiendo muchos bombardeos sobre ellos"

Wissam tenía 10 años cuando comenzó la guerra y recuerda así a los conocidos que dejó en su Daara natal. El 15 de marzo de 2011 las calles de esa localidad al sur del país comenzaron a llenarse de sirios que protestaban como no lo habían hecho antes en su historia reciente. Exigían reformas al régimen de Bashar al Asad al calor de la Primavera árabe pero el presidente los consideró terroristas y comenzó una represión brutal que desembocó en la actual guerra.

"Eran protestas para exigir derechos y pronto se extendieron a otras ciudades del país, hasta que llegó el ejército para actuar contra esas manifestaciones a pesar de que eran protestas sin armas. Cuando llegaron los soldados nos dejaron veinte días sin comida y sin agua. Sin nada. Era muy difícil vivir así porque nos cortaron el acceso a todo", recuerda Wissam.

Los siete años de conflicto han provocado entre 350.000 y 500.000 muertos y más de cinco millones y medio de refugiados. Bashar al Assad sigue en el gobierno aunque su poder ya no alcanza todo el país. El territorio sirio se reparte en áreas controladas por turcos, por rebeldes sirios, por las fuerzas kurdas, por el ejército leal al presidente y -hasta diciembre- por DAESH que llegó a proclamar su califato en Siria.

Wissam fue reclutado por la organización terrorista. "Al principio todo era normal: hablaban con nosotros, eran amables. Luego, nos empezaron a llevar a las mezquitas para adoctrinarnos. A nosotros no nos gustaba pero teníamos que hacerlo. No podíamos decir 'no'. Era obligatorio asistir al entrenamiento porque a los que no iban, los amenazaban con matar a su familia", asegura este joven refugiado.

Un bombardeo cercano a su casa ("el accidente", como le llama él) casi le cuesta la vida pero fue su vía de escape para cruzar la frontera, llegar a Jordania y conseguir el estatus de refugiado. Hoy es pieza clave de un programa de la ONG 'Global Humanitaria' para prevenir la radicalización de los adolescentes en las escuelas (llamado 'Proyecto Yo No')

"Es necesario porque la gente no sabe bien lo que está pasando en Siria. Los europeos piensan que los de DAESH son musulmanes pero no tiene nada que ver porque el Islam rechaza la violencia que ellos practican", advierte Wissam.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?