Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Otras localidades

De las "esperanzas fundadas" a la realidad

El pleno del viernes, con la derrota del Gobierno y la distancia entre Casado y Santamaría, expone el punto exacto de la legislatura

Pedro Sanchez llega a la reunión en Portugal / ()

Hay instantes que, a menudo, te ofrecen el punto exacto en el que se encuentra una legislatura y en esta semana se ha producido uno de ellos. Pudo ser la reunión de Pablo Casado con Mariano Rajoy, o con José María Aznar, o el fugaz encuentro que tuvo con Soraya Sáenz de Santamaría. Pudo ser la recepción de Pedro Sánchez a Emmanuel Macron, llena de complicidades -en política hay que ser de partidos distintos y de países distintos para compartir encuentros tan cordiales, a menos que seas Donald Trump-. Pero el punto clave y revelador estaba en el pleno del viernes en el Congreso, cuando cayó la senda del déficit y quedó al aire la debilidad en la que se halla el Gobierno.

La ministra de Hacienda llegó a la Cámara casi tarde. Y sola: tenía el apoyo sólo su grupo y del PNV. Consciente ya a esa hora de la derrota, trató de convencer a sus socios por la ideología: "La abstención es un no", expuso a Podemos y a Esquerra y al Pdcat, para advertirles de que, a su juicio, quedaban en el mismo bloque que PP y Ciudadanos. La baza ideológica ha vuelto a escena, tras tantos años de baza identitaria. La esperanza que no dé el Congreso la dará el Gobierno, dijo luego la ministra Montero, como si mientras descartan el adelanto electoral que ellos mismos sugirieron no perdieran de vista la campaña electoral.

Podemos critica que el Gobierno no haya negociado más y le pide mayor margen de gasto -no hay nada más ideológico que el reparto del dinero-. También lo piden los partidos independentistas, pese a que esta semana han obtenido una de sus reclamaciones principales: que el Ejecutivo escuche sus propuestas sobre los presos y el referéndum durante la comisión bilateral del miércoles que viene. Insisten en la Moncloa en que no hay nada que negociar sobre eso, aunque la Generalitat podrá hacer sus "consideraciones", que es como figura en el orden del día. Pese a todo eso, los socios decidieron llevar al viernes el aviso de la debilidad de Pedro Sánchez. El Congreso ofrecía un golpe de realidad y en la Moncloa, donde comparecían cuatro ministras, la portavoz Celáa prometía nuevos presupuestos y se agarraba a las "esperanzas fundadas" de que seguirán en el poder.

Ese mismo viernes, se vio a Soraya Sáenz de Santamaría salir del Congreso a paso ligero, quitándose de encima las preguntas de la prensa mientras hablaba de lealtad. Se vio también a Javier Maroto de charla con ella entre los escaños y avisando de que su silla es la única que aún está vacía, que todavía puede ocuparla en la dirección o en alguna candidatura autonómica. "Gota a gota", dijo Maroto que harán la integración mientras los diputados del PP ocupaban sus nuevos puestos. Mucha actividad para lo que son los viernes en el Congreso. Fue, de hecho, apenas media mañana, desde que nombraron a la nueva administradora de RTVE hasta que el Gobierno se quedó sin techo y sin socios. Pero estaba ahí la foto del punto exacto en el que estamos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?