Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

De la epopeya de los Beatles a los fantasmas de Chavela Vargas

Recopilamos todos los programas de la cuarta temporada de Sofá Sonoro

Ilustraciones de los distintos artistas que han protagonizado la cuarta temporada de Sofá Sonoro /

The Beatles, la banda que puso las normas

Los Beatles son la banda más grande de todos los tiempos. Lo son porque marcaron las normas y marcaron un camino que todos intentaron seguir. Los chicos de Liverpool estipularon que si querías llegar a la cima tenías que escribir tus propias canciones y que si querías mantenerte en lo más alto había que seguir evolucionado. Los Beatles apenas duraron ocho años, pero grabaron una docena de álbumes que son el mapa del viaje de estos cuatro chavales que empezaron haciendo sencillas canciones de pop y que terminaron grabaron álbumes inmensos que contenían todos los sonidos imaginables.

Cien veces Ella Fitzgerald

Cien años hubiera cumplido este 2017 la eterna Ella Fitzgerald, una de las mejores vocalistas de todos los tiempos, una cantante de una técnica perfecta que de la mano de Norman Granz, fundador del sello Verve, conquistó al público estadounidense sobreviviendo con elegancia a los cambios de moda y de época.

Su historia personal y su obra retratan a una mujer que saliendo de la más absoluta pobreza acabó convertida en una de las estrellas más brillantes de la música. Su larga e intensa carrera toca todos los palos, desde el swing de sus inicios a la bossa nova pasando el jazz en todas sus variables y la canción popular. Coronada con 14 premios Grammy, su legado es inmenso.

Los maravilloso ochenta de Springsteen

Bruce Springsteen vivió unos agitados años ochenta, una década en la que el músico de Nueva Jersey alcanzó el Olimpo del Rock mientras padecía unas profundas depresiones que lo atacaban con crudeza. Fueron los años de The River, el álbum que lo lanzó al estrellato. Veinte canciones inmortales que mostraban todas las aristas de su música. Tras conocer el éxito con aquel disco doble, el cantante descolocó a todos sus seguidores editando Nebraska, un álbum crudo y melancólico en el que plasmó sus demonios. A la par que se lidiaba con todas esas angustias, Springsteen se sacó de la manga Born in the USA. Aquel disco fue el álbum más vendido de 1985, despachando treinta millones de copias y colocando a su autor en una nueva dimensión. “Aquel disco cambió mi vida y mi música para siempre”, escribía Springsteen en sus memorias.

Estos tres discos, editados en apenas cuatro años, transformaron la carrera de Bruce Springsteen y lo consagraron como uno de los músicos de rock más importantes de todos los tiempos. El disco doble de rock, el álbum acústico melancólico y el trabajo más importante de su carrera. Una sucesión de éxitos y de sorpresas que se intercalaron como una montaña rusa. A esa sucesión le faltaba un tema a tratar: el amor. Con Tunnel of Love, editado en 1987, Springsteen abordó por primera vez las relaciones sentimentales, los fracasos, las decepciones y los cambios.

El milagro y el drama de Amy Winehouse

Amy Winehouse hizo un milagro: devolvió la música soul a las listas de éxito tras años de ostracismo, y vivió un drama, un drama retransmitido en tiempo real y que acabó con la muerte de la cantante londinense a los 27 años.

En sus canciones, Winehouse retrataba su mundo, sus miedos, sus relaciones fallidas, sus anhelos de amor y pataletas emocionales. Sus letras son un libro abierto a su universo más personal. “No quería contar mucho de mí”, contaba la cantante en una de sus primeras entrevistas. “Pero al final acabé haciendo 7 u 8 canciones sobre el mismo chico”, relataba. Sus dos únicos discos son claves en la música de este siglo.

El viaje a la gloria de Queen

Cuando llamas Queen a tu banda demuestras tus aspiraciones: reinar. Eso es lo que hizo la banda de Freddie Mercury, crecer desde la nada hasta reinar en la música, hasta ser el grupo de rock más grande de los años ochenta.

Queen grabó una quincena de discos que vendieron millones de copias en todo el mundo, pero hicieron algo más grande. La banda inglesa consiguió firmar una veintena de canciones que todo el mundo conoce, que todos cantan. Canciones que son la banda sonora de victorias deportivas, de rupturas sentimentales y que son cantos de libertad.

Led Zeppelin, la historia de la banda perfecta

Puede que Led Zeppelin sea el arquetipo de la banda de rock perfecta. Un cantante salvaje, un guitarrista ingenioso, un bajo hipnótico y una batería potente. Juntos, los chicos de Led Zeppelin firmaron una discografía sin fallos y colocaron la mayoría de sus discos entre los álbumes más vendidos de todos los tiempos. Led Zeppelin reformó el blues, levantó en rock y sentó las bases del hard rock y lo que vendría después.

La importancia de la banda inglesa traspasa géneros y épocas y sienta las bases de lo que debe ser un grupo de rock. Led Zeppelin creó sus propias reglas, estableció sus propias normas y desafió el orden establecido. En poco más de una década la banda conquistó la cima de la música y cuando el destino marcó el final enterraron a su amigo y batería y dijeron el adiós más coherente y leal de la música.

Nirvana y la revolución del rock alternativo

Nirvana fue una excepción, una excepción tan inesperada como incontrolable. La banda de Kurt Cobain revolucionó la música de medio mundo con un sonido nuevo, incalificable y ruidoso.

La banda de Seattle puso música a la Generación X retratando el descontento de una juventud que no tenía una gran guerra que luchar o una rebelión que encabezar. Nirvana puso música a todo eso, a esos sentimientos, y abrió la puerta a la música independiente. Gracias a ellos el rock underground llegó a las radios, a las revistas y a las listas de éxitos

La revolución de la guitarra de Jimi Hendrix

Jimi Hendrix vivió poco, pero hizo mucho. El guitarrista estadounidense apenas grabó tres discos de estudio en 17 meses, pero sus álbumes redefinieron el rumbo del rock estableciendo nuevos límites para la guitarra.

Hendrix apenas vivió 27 años, pero su importancia en la música es mayúscula. El músico de Seattle revolucionó la guitarra creando un nuevo lenguaje para las cuerdas que sería imitado por miles de aprendices.

Chet Baker: el largo viaje al abismo

Chet Baker tenía un don natural para la música, un don que le permitía tocar con una canción tras una única escucha y hacerla suya. Si figura fue clave en el jazz de los años cincuenta, cuando el Cool Jazz de California plantó cara con su dulzura a los ritmos frenéticos neoyorquinos.

Cuando Charlie Parker lo escuchó tocar en una audición llamó a sus socios de la Costa Este y les avisó. “Aquí hay un muchacho que os va a pasar por encima”. Baker no llegó a las cotas de genialidad de Parker, pero voló tan cerca del sol que, como Bird, acabó abrasado.

Big Mama Thornton, la odisea de la reina olvidada del blues

Big Mama era una mujer valiente y talentosa que se abrió hueco en la música a codazos. Willie Mae, su nombre real, soplaba la armónica con rabia, cantaba como si el mundo se fuese a acabar y bailaba como una loca mientras todo ardía. También era alcohólica, solía ir armada y no aguantaba que nadie jugase con ella.

Su historia, casi cuarenta años después de su muerte, apenas ha trascendido y su obra no tiene, ni de lejos, el recibimiento que merece. Fue la primera cantante en alcanzar el éxito con Hound Dog, ese tema que Elvis se apropió olvidando su nombre. También Janis Joplin llegó a lo más alto con un tema suyo, ese Ball n Chain que la texana sí tuvo a bien pedir prestado. Más allá de estas dos canciones, su música permanece en la sombra.

Dire Straits, de las latas de judías al olimpo de la música

Dire Straits fue una de las bandas más importantes de los años ochenta, un grupo que duró poca más de una década pero que dejó una huella eterna en la música y en la vida de millones de personas. Lo consiguieron a través de bueno discos y de buenas canciones, canciones en parte totalmente marcada por la forma de tocar la guitarra de Mark Knopfler.

En catorce años la banda liderada por Mark Knopfler grabó seis discos de estudio, pero su huella, como la de los grandes grupos va más allá de los millones de copias vendidas o de los muchos premios logrados, va más allá incluso de las giras eternas por decenas de países con todas las entradas vendidas. La huella de Dire Straits es el recuerdo que la gente guarda de ellos, lo importantes que han sido sus canciones a lo largo de la vida de miles, de cientos de miles de personas. La aventura de Dire Straits fue tan intensa que acabó agotando a su líder que desde el final del grupo ha llevado su carrera en solitario huyendo de la etiqueta Dire Straits. Su legado, sin embargo, sigue vigente, sus discos siguen funcionando, siguen mostrando la magia de aquellas canciones.

Chavela Vargas: cuatro vidas y un fantasma eterno

Las noticias dijeron en 2012 que Chavela Vargas había muerto, quienes la trataron aseguran que sigue cerca de ellos. El fantasma de La Chamana merodea por este mundo de cantina y cantina y de escenario en escenario porque alguien que amaba tanto la vida no se puede morir.

Chavela Vargas vivió varias vidas antes de convertirse en fantasma. La primera, su infancia, abarca hasta que llegó a México siendo adolescente. La segunda, sus inicios, quedan irremediablemente atados al recuerdo de José Alfredo y sus primeros discos. Una tercera vida la llevó lejos, al destierro y al olvido, a encerrar sus fantasmas y curar las heridas de esos años de alcoholismo. La última vida, la que la hizo eterna, la vivió en Madrid, donde de la mano de Pedro Almodóvar resucitó a los 70 años para convertirse en una estrella internacional, en una de las más grandes cantantes de todos los tiempos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?