Últimas noticias Hemeroteca

Elegir la dignidad

España es un país pequeño en la geopolítica mundial pero incluso los países pequeños tienen una oportunidad de ponerse del lado bueno o malo de la historia

Esta mañana comparece Pedro Sánchez para explicar en el Congreso la posición del Gobierno en la venta de armas a Arabia Saudí. Desde el propio ejecutivo han derivado cualquier medida española del caso Khashoggi a esta comparecencia. Pero ayer ya el Congreso respaldó en comisión la venta de material bélico a Arabia Saudí con el voto a favor de PSOE y PP y la abstención de Ciudadanos. Como ha dicho esta mañana en ‘Hoy por Hoy’ el periodista de ‘El País’ Xosé Hermida, los rehenes de Arabia Saudí son los trabajadores de la bahía de Cádiz que no tienen más salida que sus astilleros. No tienen más salida y sobre esto no conviene llamarse a engaño.

¿Modulará hoy su posición Pedro Sánchez? Antes del caso Khashoggi ya era una evidencia que el régimen de Riad vulnera los derechos humanos: los de las mujeres para empezar, los de sus críticos internos para continuar y ahí están las víctimas de la guerra de Yemen. Pero la desaparición de un periodista residente en Estados Unidos ha marcado la línea roja. La discusión la tiene abierta Pedro Sánchez dentro incluso de Moncloa. La Ministra de Defensa, Margarita Robles, ha vuelto a hablar claro entre líneas: “Ante un supuesto gravísimo de vulneración de derechos humanos la comunidad internacional no puede permanecer impasible. ¿Qué tiene que primar: los intereses comerciales o la protección de los derechos humanos? Ese puede ser un planteamiento”.

España es un país pequeño en la geopolítica mundial, pero incluso los países pequeños tienen una oportunidad de ponerse del lado bueno o malo de la historia. Para muestra, un botón. El líder popular, Pablo Casado, defendía anoche ante Aznar lo siguiente: “España tiene que hacer oír su voz. Y tiene que hacerlo con la dimensión internacional, que se logró como nunca antes con los gobiernos de Aznar”.

¿A qué se refiere Casado? Recordemos: la Unión Europea tuvo que derogar en 2016 la posición común sobre Cuba que impulsó Aznar y que limitó y condicionó las relaciones con la isla hasta privar a España de su papel estratégico con La Habana. Recordemos la guerra de Irak, hasta Bush y Blair han reconocido las mentiras que llevaron a aquella guerra cuyas consecuencias aún pagamos hoy. Aznar no, no ha pedido perdón después de colocar a nuestro país en el lado equivocado de la historia. ¿A qué se refiere exactamente Casado con recuperar el lugar donde Aznar puso a España a nivel internacional? Incluso los países pequeños pueden elegir la dignidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?