Últimas noticias Hemeroteca

Paul McCartney y la extraña anécdota nazi de 'Hey Jude'

Se cumplen 50 años del éxito de una de las canciones más queridas de los Beatles

Paul McCartney compuso ‘Hey Jude’ para Julian Lennon, el hijo de John, tras el divorcio de sus padres. “Después del divorcio me pasé un día a ver a Julian y a Cynthia y por el camino se me ocurrió la idea, la frase de Hey Jules, dont make it bad. Era mi manera de decirle que todo iría bien”, recordaba el músico el mes pasado en una entrevista en GQ en la que recorría la historia detrás de sus canciones favoritas.

Tras visitar al hijo de John Lennon, Paul terminó la canción en su casa. La idea de McCartney era modesta, hacer un tema que alegrase al pequeño. Nada más. Cambió Jules, una manera de llamar a Julian, por Jude para evitar poner al chico bajo los focos y al hacerlo cometió un error que casi acababa con la canción. “Me gustaba el nombre de Jude, no sabía que significaba judío”, bromeaba Paul.

En aquella época, 1968, los Beatles tenían una tienda de moda en Londres y en su ventana hicieron una pintada con el nombre de la canción para promocionarla antes de su lanzamiento. “Pensamos que así la gente que pasase por la calle o en los coches se preguntaría qué era eso”. Lo cierto es que la pintada tuvo el efecto contrario. “Un día llamó un señor muy enfadado”, recordaba McCartney. “Aquel señor era judío y estaba muy cabreado”. Entre gritos les cuestionó qué motivos había detrás de aquella ofensa. Pintar “Hola Judíos” en el escaparate de una tienda trajo de vuelta los peores demonios del nazimo y aquel hombre revivió los días en los que los comercios judíos eran señalados en Alemania.

“En los días de Hitler Juden Raus significaba Judios fuera y yo no lo sabía, no sabía esa conexión y aquel señor estaba furioso, pensaba que nos estábamos riendo de los judíos. Le juré que no tenía nada que ver pero él me dijo que iba a mandar a su hijo a que nos diese una paliza. En ese momento me di cuenta que el título podía ofender a mucha gente”, explicaba el cantante.

‘Hey Jude’ salió como el sencillo que adelantaba el álbum blanco de los Beatles y fue un éxito instantáneo. La canción vendió ocho millones de copias y estuvo en lo más alto de la lista de éxitos durante más de dos meses. Aquella larga balada que quería reconfortar al hijo de John Lennon es uno de los temas más reconocidos de la historia de la música, un tema que conecta a personas de distintos lugares y generaciones.

Cada vez que McCartney regresa a la carretera se plantea cambiar las canciones que toca, con más de 500 composiciones el de Liverpool tiene mucho donde elegir, pero tras cambiar la lista siempre acaba dejando ‘Hey Jude’. “Es una canción divertida y es genial entregársela al público y sentir ese espíritu de comunidad. Es fantástico ver cómo todos la cantan y por eso siempre la mantengo en mis conciertos”.

Sofá Sonoro: Los Beatles y la ley del rock (11/11/17)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?