Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

Vidas fugaces, muertes trágicas: las carreras del funesto Club de los 27

Jimi Hendrix, Jim Morrison, Janis Joplin, Kurt Cobain o Amy Winehouse son algunos de los nombres más ilustres de este club de artistas que murieron a los 27 años de edad

Un grupo de seguidores junto a la tumba de Jim Morrison en París /

Eran jóvenes y estaban en la cima del mundo. Lo tenían todo y, sin embargo, se sentían vacíos, asqueados de la fama, de lo que ellos mismos habían creado o representado. Hijos de familias desestructuradas, inseguros... infelices. La funesta lista de los músicos fallecidos antes de cumplir los treinta es tremenda. Demasiado larga, demasiado complicado encontrar las causas, los puntos comunes. Pero esa inmensa lista se puede acotar en una cifra más concreta: los 27. El maldito club de los 27. Ese triste club que fundó el eterno Robert Johnson y al que dio forma Brian Jones cuando apareció ahogado en su piscina.

Desde la muerte de Jones, la lista fue cogiendo forma a una velocidad endiablada. En apenas unos años nos dejaron estrellas como Jimi Hendrix (18/09/70), Janis Joplin (04/10/70) o Jim Morrison (3 de julio de 1971) cuyas muertes están separadas por apenas 10 meses, 3 semanas en el caso de Hendrix o Joplin. El club volvió a abrir sus puertas a lo grande un cuarto de siglo después para recibir con honores a Kurt Cobain (05/04/94) y algo más de una década después para aceptar a la gran estrella de este siglo, Amy Winehouse (23/07/11).

El alcohol y las drogas marcaron la vida y la muerte de todos ellos, pero también la soledad y el aislamiento, el acoso de la fama. Toda la genialidad que atesoraban se condensó en carreras breves. Ninguno duró en la música más de un lustro, pero sus huellas quedaron marcadas en la historia y sus muertes, aunque tremendamente tristes, los convirtieron en leyendas.

La muerte del genio

Ilustración a bolígrafo de Jimi Hendrix / ESTHER CARDENAL

De todas las muertes la más importante para la música fue la de Hendrix, el gran revolucionario de la guitarra. En su breve carrera el músico de Seattle derribó todas las reglas. A penas grabó tres discos de estudio, pero su influencia como guitarrista trascendió géneros, décadas y estilos. Su monumental obra lo llevó a ser elegido músico del año en 1968, Hendrix llegó a ser el mejor en la década de los mejores. Su triste infancia y sus miedos lo llevaron a aislarse en la heroína y en el alcohol y aquella mierda se lo llevó en la cima de su carrera privando al mundo del Miles Davis de la guitarra.

La soledad de Janis

Janis Joplin, dibujada a bolígrafo / ESTHER CARDENAL

Janis Joplin llegó a afirmar que cada noche que cantaba hacia el amor con miles de personas para luego irse sola a la cama. La texaba, que fue votada como el chico más feo de su instituto, encontró su hueco en aquel San Francisco en plena explosión hippie y se convirtió en un referente de la contracultura. Pero aquello no evitó que los desengaños amorosos y la soledad la acompañasen cada noche. Janis encontró refugio en el alcohol y las drogas, pero lucho por librarse de ellas. En una de esas batallas estaba cuando se sintió sola durante la grabación de ‘Pearl’, su álbum póstumo. Consiguió drogas y se encerró en un hotel de Los Ángeles. No llegó a ver el amanecer. Murió sola inmersa en la grabación del que sería su disco más exitoso, su primer número 1 en solitario.

La fuga de Jim Morrison

En solamente cuatro años los Doors pusieron la música patas arriba. Grabaron seis álbumes en menos de un lustro y llegaron a la cima. Desde arriba, Jim Morrison sintió vértigo, soledad, hastío. Tras una condena por exhibicionismo, Morrison huyó a París. La ciudad de la luz no fue el hogar que el cantante esperaba. Sus demonios no le abandonaron y sus vicios, tampoco. Murió en una bañera y su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Père-Lachaise donde su tumba se convirtió en un lugar de peregrinaje.

El suicidio de Kurt Cobain

Kurt Cobain, líder de Nirvana / ESTHER CARDENAL

Ninguna muerte ha tenido el impacto que tuvo el suicidio del cantante de Nirvana, convertido en referente de la Generación X. Cobain se pegó un disparo en la cabeza dejando huérfana a su hija de dos años y solos a todos esos jóvenes que lo habían convertido en su mesías, en el líder espiritual de aquella generación desencantada con el mundo. Con solamente tres discos, Nirvana alcanzó lo más alto de la música llevando el rock independiente a la primera plana, a vender millones de copias de ‘Nevermind’, el álbum más icónico de los noventa.

El huracán Winehouse

Amy Winehouse, dibujada a bolígrafo / ESTHER CARDENAL

Pocos artistas han tenido una influencia tan significativa en un género como Amy Winehouse, responsable del resurgir del soul en este siglo. Su irrupción fue una de las grandes noticias de la música en este milenio. Amy solo grabó dos álbumes, pero se convirtió en una de las grandes estrellas de la música. Pero la cantante inglesa no estaba preparada para lo que se le vino encima. Su drama personal y su alcoholismo se convirtieron en el día a día de los medios británicos que retrataron su ascenso y su caída. Su muerte no pilló a nadie por sorpresa. Por desgracia.

Últimos programas de Sofá Sonoro

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?