Últimas noticias Hemeroteca

No había peor idea que firmar un pacto de no agresión con los nazis

Georges Bonnet era ministro de Exteriores francés el 6 de diciembre de 1938, cuando se reunió con Joachim von Ribbentrop, su homólogo alemán

Por muy listos que nos creamos, todos somos susceptibles de tener un momento de credulidad y caer en el engaño de un príncipe nigeriano en internet, un anuncio de una casa de apuestas o las promesas de un político de ultraderecha.

Y si no, que se lo pregunten a Georges Bonnet. Georges era un político francés del siglo pasado. Y también era un poco cuñadazo. Para daros una idea, en 1937 fue nombrado embajador de Francia en los Estados Unidos pese a no hablar ni una palabra de inglés. Estuvo seis meses pero le sirvieron para proclamarse como experto en todo lo relacionado con Norteamérica para el resto de su vida.

Con estas credenciales, no os sorprenderá mucho el 6 de diciembre que tuvo Bonnet en 1938, un día que él señaló como el de un gran triunfo personal, pero que seguro que estuvo maldiciendo el resto de su vida. Porque Georges era entonces el ministro de Asuntos Exteriores francés, y el 6 de diciembre se reunió con su homólogo alemán Joachim von Ribbentrop.

Y cuando digo alemán, quiero decir de la Alemania nazi. Pero eso no fue obstáculo para que Bonnet anunciara satisfecho que habían llegado a un pacto de no agresión con sus vecinos del este. Evidentemente, no tuvo en consideración que un pacto vale lo que vale la palabra del firmante. No pasaron muchos años para dejar en evidencia la miopía del ministro francés. Un año y medio después de la firma, Francia estaba en manos de los nazis.

Así que si estás convencido de que este año seguro que te va a tocar por fin la lotería de Navidad, piensa que al menos eso es más fiable que la palabra de un nazi.

SI TE HAS QUEDADO CON GANAS DE MÁS

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?