LA FIRMA

El Reino Unido, en el atolladero

De un referéndum con el que David Cameron se pasó de listo nació el brexit, que no ha parado de dar disgustos desde su primer minuto de vida

VÍDEO: PABLO PALACIOS

El referéndum es un artefacto político muy simple y de apariencia inocente, pero es como la llave de un trastero: dentro puede uno encontrarse cualquier cosa. De un referéndum con el que David Cameron se pasó de listo nació el brexit, que no ha parado de dar disgustos desde su primer minuto de vida. Hoy, cuando se tenía que votar en el Parlamento el acuerdo jeroglífico del Reino Unido con la Unión Europea, Theresa May se escapa por la rendija del aplazamiento para esquivar una derrota clamorosa, que además de humillante ni ella ni nadie sabe qué escenarios podría abrir e inicia una gira atolondra sin objetivo claro.

Repasar esta mañana la prensa británica es hundirse en el desconcierto. Nadie sabe si el rechazo al acuerdo provocaría la dimisión de la primera ministra o se plantearía una moción parlamentaria de confianza o un nuevo gobierno o unas nuevas elecciones o un segundo referéndum. Lo único en lo que todos coinciden es en lo que dijo ‘The Guardian’ hace un mes, que pasara lo que pasara dejaría un gobierno desunido, un parlamento desunido y una sociedad desunida. Nada puede demostrar mejor la sensación que tienen los británicos de estar en un atolladero que el alivio con el que se recibió ayer la decisión de la Corte Europea de Justicia, que reconoce al Reino Unido el derecho a revocar su decisión de retirada en cualquier momento mientras dure el proceso. Saludan esta posibilidad, la posibilidad de escabullirse de su propia trampa como la mejor noticia del día. Muy significativo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?