Últimas noticias Hemeroteca

Villarejo vuelve a dejar en evidencia al sistema

Àngels Barceló reflexiona sobre las nuevas grabaciones de Villarejo por las que hemos conocido que, por encargo del BBVA con Francisco González a la cabeza, se produjeron escuchas masivas a más de cuatro mil personas, políticos, empresarios y periodistas, durante el intento de la empresa Sacyr de tomar el control del BBVA

Es cierto que cualquier información que aparezca con el nombre del excomisario Villarejo en medio nos hace poner en guardia. Alguien que está chantajeando sin ningún rubor a todas las instituciones del estado y amenazando con tirar de la manta si no consigue los beneficios penitenciarios que quiere, no puede convertirse en el centro de la política y el estado no puede caer en su chantaje. Pero una vez dicho esto, una vez aclaradas las formas mafiosas de este señor para conseguir sus objetivos, una vez explicadas sus técnicas de trabajo, no podemos obviar lo que trasciende.

Y lo que trasciende es que, en este país, gobierno, políticos y empresarios, acudieron a él y a sus cuestionados métodos para conseguir la información que necesitaban. Sabemos que lo hizo el BBVA, con Francisco González a la cabeza. El comisario Villarejo realizó, presuntamente por encargo de esta entidad, escuchas masivas a más de cuatro mil personas, políticos, empresarios y periodistas, durante el intento de la empresa Sacyr de tomar el control del BBVA.

Un policía espiando para un banquero y en medio se cruzan intereses políticos y empresariales. Y de los pinchazos se desprende una manera de funcionar del sistema político en el que se entremezclan los intereses financieros. De hecho, hemos sabido de una llamada de la entonces vicepresidenta del gobierno, Teresa Fernández de la Vega, a un dirigente del Santander para decirle que su jefe, Emilio Botín, podía estar tranquilo respecto a un juicio que tenía pendiente.

Villarejo es lo que es y no nos cansaremos de repetirlo, pero en este país le requirieron políticos de todos los colores y empresarios, los mismos que ahora tiemblan al verse retratados en sus propias conversaciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?