Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 19 de Julio de 2019

Otras localidades

"La perversidad en el sexo demuestra la toxicidad de una persona"

Esta semana hablamos de crueldad en la cama, del sexo que hay en la política y de la educación sexual que reciben los jóvenes.

Crueldad sexual. Cuánto miedo das. Laura Rojas Marcos, doctora en psicología clínica, nos ayudó a pergeñar qué es la crueldad sexual. “No deja de ser un arma arrojadiza; es un arma de guerra de verdad. No solo en conflictos bélicos, también en las guerras cotidianas de casa”. Tanto un hombre como una mujer pueden usar el sexo como arma bélica. La crueldad sexual la llevan a cabo personas que no empatizan, egocéntircas, narcisistas y que no conectan con los demás. “La crueldad sexual también ocurre en la pareja. Hay personas que utilizan el sexo, propio o ajeno, para dominar. Todos somos tóxicos para alguien, pero la diferencia real está en la perversidad. La perversidad demuestra la toxicidad de las personas”. En cuanto se distinguen estos parámetros, lo mejor es alejarse de esas personas. Imprescindible pedir ayuda cuando se es consciente de este sufrimiento. Esa historia siempre estará en nuestra biografía, pero el futuro no tienen por qué ser negro independientemente de lo que nos haya pasado. Lo mejor de escuchar a Laura es que terminas sintiéndote infinitamente más arropada con sus palabras.

Qué de conexiones tienen el sexo y el poder. Para analizarlas, contamos con Euprepio Padula, Consultor de comunicación política. “El sexo es absolutamente poderoso. Detrás de las personas siempre hay una cuestión sexual”. En política, salir del armario influye en la aceptación de los candidatos. Analizamos el uso de banderas arcoiris y de transexualidad en la concentración en Colón contraria al gobierno de Sánchez. Ese uso, a juicio de Padula demuestra una intención de agradar y un uso partidista por parte de los partidos políticos que estuvieron. “Es hipócrita utilizar esos símbolos de forma partidista. Ciudadanos ha tenido que aguantar un acuerdo PP con VOX, que no puede considerar positivo para su marketing, por eso intenta contrarrestar con este tipo de actuaciones hipócritas a pesar de que se levanta del parlamento cuando hay que votar las políticas favorables al colectivo LGTBI”. La sexualidad y el sexo se enredan siempre. La aceptación por parte de la sociedad del sexo a espuertas la vemos, por ejemplo, en el número de burdeles que hay en nuestro país. Algo impensable en otros países. Muchísima permisividad hacia los escándalos sexuales, permiten estas situaciones. “En España no se dimite después de un escándalo sexual. Se considera algo privado y ligado al placer y en España somos hedonistas, se acepta”. Glub. La de cosas que debemos aprender del extranjero...

Elia F. Granados nos trajo esos datos tan apetecibles sobre sexualidad, gracias a Lelo. Analizando la satisfacción sexual de 10.000 personas, calidad y cantidad, descubrimos algunos datos, cuando menos, curiosos: en España, los más satisfechos y activos tienen entre 31 y 40 años, teniendo en ese período de tiempo, entre una y tres parejas. Por países, Suiza, Brasil y Grecia son los que triunfan en cantidad, porque tienen 15 y 20 parejas a lo largo de su vida. La postura del perrito (ella sobre la cama de espaldas, con las rodillas hincadas y recibiendo al hombre por detrás aunque sea vaginalmente), es la más satisfactoria para todos, después la de “amazona” (ella sobre él) y por último la del misionero (ella debajo, él encima, pocas florituras). Si a eso le añaden que nos contó que existe un dispositivo tecnológico para dirimir con tu pareja cuándo podéis tener sexo, no queda otra que aprender mucho más de sexualidad.. ¡No vayamos a extinguirnos!

Margarita y Daniel, de 25 años también pasaron por nuestro programa para hablar de lo poco que les contaron sobre sexualidad. “Nunca nos enseñaron nada de lo que era el placer”, reconoce Margarita “Saliendo de la biología pura y dura, cero”, reconoció Daniel. Sobre todo, en el colegio, como admite Margarita, la mayoría de la información era “para intentar evitar que tuvieran relaciones”. El amor romántico era la base de esa educación: el amor es para siempre y con un mismo hombre, algo que Daniel reconoció que con él no fue igual; a él le enseñaron que cuantas más, mejor. “Tienes que echar para atrás y empezar de cero. Me he apoyado en mis parejas que son las que me han ayudado”. Margarita recooció que le cuesta mucho aceptar que los príncipes se van. ¿Cómo ha desmontado a su príncipe azul? “Mis amigos me ha ayudado mucho y también todo lo que he leído de literatura feminista”. Ambos recoocieron que el clítoris no apareció en ninguna de sus lecciones, el órgano que sirve para dar placer, ese gran desconocido. Y los comentarios LGTBIFóbicos, reconocen, suceden. “Quizás lo más adultos es más complicado hacer cambiar a los adultos, pero si se dan cuenta de que alguien que conocen de antes es gay y ven que es buena gente, podamos normalizarlo”.

Y últimamente ando desmontando mis propios mitos, así que.. ¡Ayúdenme!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?