Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Otras localidades

El sinuoso camino de Smile: del abismo a la revelación

John Franks, líder de la banda Smile, presenta su nuevo EP 'I'm Gonna Keep On Standing Up' y nos habla de todo el camino que ha recorrido hasta llegar a él, donde por cierto, se atreve con el castellano

La banda Smile posa ante un fondo que les define a la perfección, el "olor a playa" /

"El camino es lo que realmente importa", explica John Franks, líder de la banda Smile. Los caminos, en algunas ocasiones, suelen ser placenteros, llanos y rectos, otras veces cuentan con curvas, cuestas y baches. En esta última tesitura se encontraba la banda getxotarra, sin embargo, una revelación sirvió para pegar un volantazo para abandonar el pedregoso trayecto que le llevaba al abismo de su proyecto.

Smile arriesga con este nuevo EP, 'I'm Gonna Keep on Standing Up'. El castellano llega a su vida con ese 'Pum Pum Pum' junto a DePedro, pero el "olor a playa" sigue presente. Además, hablamos de las falsas expectativas que nos creamos, de la irrealidad que se vende en Instagram y de la nueva situación que se vive en los festivales independientes en España. Bienvenidos al ilusionante giro de Smile.

Antes de este nuevo EP, Smile sufrió una crisis. Una crisis que casi llevo a la desaparición de la banda... ¿qué pasó para llegar a este punto?

Las expectativas que te creas. Voy a ir a la raíz, creo que el problema es la educación. Nos educan a siempre plantearnos un objetivo cuando nos planteamos hacer algo y cuando no llegas a ese objetivo te deprimes porque has fracasado. Ese es el mensaje que nos han enviado desde que somos pequeños. Entonces eso es lo que me pasó, básicamente. Yo me había planteado un objetivo y no llegó a cumplirse, me sentí fracasado y me planteé dejarlo. De repente, una buena mañana cogí la guitarra y surgió una canción que me decía todo lo contrario: "no abandones", "sigue levantándote porque esto es lo que más te gusta hacer". La moraleja de la historia es que el camino es lo que realmente importa, no la meta a la que tu llegues. Disfrutar del trayecto. Si llegas a aquí, hasta donde hayas llegado, no coloques la vista más allá porque al final ni siquiera vas a disfrutar del presente.

Este 'I'm Gonna Keep on Standing Up' es una canción de aliento... ¿cómo te salió?

Casi me escogió ella a mi que yo a ella. Es una canción que surgió así, no me senté planteándome escribir una canción sobre cómo estaba o la situación que en ese momento estaba viviendo. Me levanté esa mañana y me puse a cantar cualquier cosa que me saliese. Las primeras palabras fueron esas: “esto no ha terminado”, “me queda una bala”, “me voy a levantar”… Fue muy revelador.

Estas crisis en bandas no tan conocidas a veces son hasta "normales", ¿no? Además, ahora estamos viendo que hay varias bandas que dicen adiós como por ejemplo Berri Txarrak o Delorean

Hay casos diferentes. Berri Txarrak no es el mismo planteamiento que nosotros porque es gente a la que le va muy bien. De hecho, yo creo que ahí sí que será más que les apetezca hacerse un nuevo proyecto o esta cansado del grupo en el que está tantos años metido… a lo mejor inquietudes artísticas. En mi caso es como un desgaste. Y eso que yo siempre digo que girar en España es “chupao”. Es fin de semana, son dos días a la semana, las distancias son relativamente cortas… girar en España no te puede deprimir, sino todo lo contrario. Es muy divertido, fácil, dinámico, te saca de tu zona de confort. Para mí fue más como artísticamente decir que mi proyecto no llega a la gente, mi discurso no le está atrayendo a la gente, al menos como me gustaría. Entonces, para qué hablar, para que no me escuchen. Para mí fue más esa sensación. Luego, es como lo que te digo, el amor al arte fue más grande y la pasión es más potente que el hecho de que no te escuchen y yo voy a seguir hablando. Aunque no quieran oírme pues yo voy a seguir haciéndolo. En el caso del resto de bandas que lo están dejando… todo tiene un principio y un final. Hay un momento en el que por las circunstancias te apetece que se acabe. Es verdad que ahora parece que viene una nueva ola de grupos de bandas, de gente joven… y esto ha pasado toda la vida. Se empujan, te desplazan. Es como la evolución natural.

Uno de los principales alicientes de este nuevo disco es tu canción en castellano

Hay varios motivos. Uno es el creativo, el plantearme hacer algo diferente siempre es estimulante. El salirte un poco de lo que haces habitualmente y hacer algo nuevo, a la vez que incomoda, es emocionante. Eso realmente es lo más importante de la decisión de por qué hacerlo. Y luego la verdad es que mirando un poco cómo funcionan las bandas en este país, cantando en inglés es muy difícil que ahora mismo despuntes. El ‘indie’ es en castellano ahora mismo. Ese es otro de los motivos, pensar “yo cuando canto no me entienden”, el catálogo de música en inglés es muchísimo más extenso con lo cual tengo muchísima más competencia. Voy a aventurarme a hacer esto en castellano a ver qué pasa y si la gente reacciona de otra manera.

Y no eres el primero que da este paso últimamente... Me vienen a la mente Anni B Sweet o Luis Alberto de L.A.

Smile presenta 'I'm Gonna Keep On Standing Up' / Emerge

Todo el mundo se ha dado cuenta. Para empezar, es muy difícil abrirte camino en un país fuera de España, si ya es difícil aquí, imagínate en un país que no es el tuyo. Entonces yo creo que la gente se ha dado cuenta de que ahora mismo lo que más funciona es eso y lo que más llega a la gente también. Muchas veces hay que o adaptarse o morir. Si no puedes vencerlos, únete a ellos ¿no?

¿Y qué problemas te has encontrado a la hora de adentrarte en el castellano con este 'Pum Pum Pum'?

El problema es que, cuando tu traduces una canción del inglés al castellano, no funciona jamás. No sé por qué. Tenemos ejemplos como ‘Sister golden heart’ de America. “Con tu pelo tan dorado”, que cantaban. Hay otra de Avril Lavigne con “Odio a tu novia”. Entonces a mí me pasaba lo mismo: “Escucha mi latido, pum pum pum”. No podía ser. Eso suena a reguetón latino. Entonces fue difícil el dar con la interpretación que yo había hecho en inglés y pasarlo al castellano. Eso fue quizás lo más difícil. Luego, además, Antonio que es quien ha producido el disco, quería que la métrica encajara exacta, es decir, que las silabas encajaran donde yo las había dejado en inglés y eso hizo que todo fuese más complicado. De hecho, fue él el único que consiguió interpretarla en castellano, porque al resto de artistas que les lancé un anzuelo para que me ayudasen con esto, tampoco lo consiguieron.

Cuentas que esta primera vez que quedas en Madrid con Jairo Zavala (DePedro) lo recordarás toda la vida. ¿Qué pasó ese día?

Son como episodios que son especiales en tu vida. Los recuerdas. Me pasa mucho con los conciertos y al final es lo que importa. Es lo que decíamos antes del camino y las cosas que te surgen en el camino. El concierto de La Casa Encendida del otro día la recordaré toda la vida porque son como destellos de cosas diferentes que ocurren en mi vida y que al final se quedan. Con Jairo estuvo muy bien. Ya le conocía desde hace muchos años, ya habíamos tenido algún encuentro y tal, pero ese día conectamos muy rápido. Estuvimos toda la mañana trabajando juntos con la canción, él en todo momento me empujó a hacerla en castellano. Cuando fuimos a grabarla el grupo no estábamos cien por cien convencidos. La teníamos grabada en inglés y dimos la oportunidad de si salía algo guapo en castellano. Si no la íbamos a sacar en inglés. Jairo me dijo que “no la sacase en inglés, si no va a ser una más de Smile. Ten cojones y lánzate”. Ese impulso que nos dio nos sirvió para que yo saliese convencido de que la teníamos que hacer en castellano.

Sin duda... es un tema que está gustando mucho

Sí que es la más single de las cuatro.

Hace dos años, con la presentación de tu anterior disco, ‘Happy accidents’, pasaste también por Fuego y Chinchetas y ya comentabas que tenías en la recámara cuatro canciones en castellano. ¿Qué ha sido de estos temas?

Tenemos varias canciones en castellano, de hecho igual ahora grabamos más canciones en castellano. Esa fue la pregunta que más me hicieron en las entrevistas de esa gira. Es verdad que eran las primeras canciones que yo hacía en castellano y me sonaban a referentes muy fáciles de pillar. Te la canto y tu me dirías que “eso es de no sé quien”. Porque todavía es como que no tengo mi propio discurso. Esas eran las primeras que yo tenía y les faltaba un poco de personalidad. Ahora, poco a poco, sí que voy encontrándome más en castellano pero no es lo mismo que en inglés que llevo toda mi vida. Ahí están y seguramente nos aventuraremos a grabar más.

Una de las cosas que hace muy bien Smile es esa capacidad de adaptación que ya vivimos con el anterior LP, ahora ¿qué nuevas aptitudes aparecen esta vez? 

Nos hemos dado cuenta de cosas que por ejemplo funcionaban en el disco de ‘Happy accidents’ y cosas que no. Por ejemplo, cuando nos volvimos excesivamente modernos la gente no lo entendió. Sin embargo, ‘When the lights change’ sí lo entendieron porque era moderno pero seguía teniendo olor a playa. Entonces en este hemos intentado seguir un poco eso. Tener elementos muy orgánicos dentro del disco y no perder ese sabor a playa a pesar de que al final le metimos ‘All night’ que es disco.

Ese "olor a playa", sin duda, lo tiene '(What could you expect) From a guy'

Es muy ‘instagramer’ esa canción porque es como muy idílica la postal porque es una chica que está en una isla paradisíaca, en una hamaca, con las palmeras, y todo muy bonito. Como es Instagram. Todo muy de escaparate. Pero la tía está jodida. Me gustaba jugar con ese contraste porque así es la vida real también, todo el mundo proyectando cosas muy bonitas cuando están muy jodidos.

¿Se vende una falsa realidad de los grupos en las redes sociales?

Nos han educado en el éxito. Hay un número uno, todos los demás estamos por detrás. En el mundo del surf está Kelly Slater que ha ganado doce campeonatos del mundo y la gente quiere que siga ganando. Y dices “¿por qué quieres que siga ganando?”. Deberíamos de aliarnos con los que no han ganado en sus doce años de campeón para que haya otros campeones, pero no, nos han educado a que la persona especial que destaca de repente hay que destacarla todavía más. Entonces, nadie quiere ver en Instagram un ‘loser’ porque se le considera como tal. Si tu no lo petas eres un pringado, sin embargo, si lo petas eres el puto amo. Dentro de que tu ‘putoamismo’ sea un poco de mentira está bien que te digan que “te va de puta madre”. Por lo menos a ese le has pegado una “engañufla” y sigue pensando que eres la leche. Como estamos educados en eso, quizás ese sea el problema. ¿Qué es el éxito, digo yo? ¿El éxito es llenar estadios? El éxito es la felicidad. Ser feliz cuando llegas a casa a las diez de la noche y apagas la luz. Puedes llenar con 15.000 tíos el WiZink que, si llegas a casa, apagas la luz y estas de bajón, estás peor.

Y 'All night’ es puro disco

Es una crítica a toda esa gente que va a los festivales y no paran de hablar y beber cerveza y que la música les parece algo subliminal. Se buscan un plan social alternativo que ahora mismo mola porque forma parte de lo que ahora hay que hacer, pero realmente la música no les importa. Es una crítica a eso hecha canción, fácil y bailonga.

Es verdad que los festivales ahora están muy de moda...

Por estar. Lo que decimos de Instagram. Sacar lo foto. Molas. Para la gente eres el molón. Pero claramente si lo que te interesa es la música, los festivales son el peor sitio para escuchar a un grupo. Los ‘setlist’ son más reducidos, suenan peor… están guays porque te dan la opción de ver a mucha gente en un espacio corto de tiempo pero luego se cargan muchas veces el circuito de salas. Hay que buscar un equilibrio. Ahora mismo están muy de moda y hay que aprovecharlo. No todo es negativo. A mí me ha visto gente que de otra manera no me vería y a veces, gracias a los festivales, me gano 100 fans más. Pero tiene un poco de trampa, se están convirtiendo en eso, en una juerga.

Pero, también hay que decir que vuestro sonido es muy festivalero

El hecho de los festivales, directamente está influenciando en la manera componer de la gente porque tú ya te ves sobre un escenario de festival y ves que vas a tener que hacer una conexión con el público. No puedes hacer una balada en un festival. La gente está haciendo canciones para festival y también hace otro tipo de canciones que también le gustan pero que saben que la podrán tocar en salas. Pero la gente está pensando en el festival porque ahí están muchos de sus ingresos.

Por último... aunque lleves viviendo en España mucho tiempo, no puedes dejar de lado todo lo que sucede en tu país... ¿cómo crees que va a afectar a la música todo esto del 'brexit'?

Realmente no sé como afectará pero evidentemente no será tan fácil porque será una barrera más. No sé que va a pasar allí, ni siquiera ellos. Estoy un poco desconectado y me da una grandísima pena. No estoy a favor del ‘brexit’.

Smile ya tocó en Madrid en una jornada de conciertos de La Casa Encendida, pero podrá disfrutar este 23 de marzo en Gijón en la Sala Memphis. Pasará por Bilbao (el 27 de abril en el Kafe Antzokia), en Cascante (el 11 de junio en Estaciones Sonoras), en Donostia (el 17 de junio en La Cripta) y en Ourense en el SIL Fest | Valdeorras (4-6 de julio).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?