Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Los cinco cambios de Luis Albert Segura

El músico mallorquín presenta este viernes su primer disco en solitario y en castellano: 'Amenaza Tormenta', un trabajo grabado en el estudio de su casa que rezuma calor de hogar y litros de café

"Me saco de la chistera el título del disco en pleno proceso de grabación". Y Luis Albert Segura sacó Amenaza Tormenta para su primer proyecto en solitario. Un trabajo en el que el mallorquín se quita los miedos, a las tormentas y al idioma. "Estoy en un momento de mi vida de encontrar lo bueno a todo lo que sucede. Sé que suena un poco a libro de autoayuda", revela y nosotros le damos la razón.

En Fuego y Chinchetas, hemos psicoanalizado sus letras (y su Instagram) y encontramos mucho de reafirmación, de fortaleza ante la tempestad y de animarse a probar nuevas experiencias, como escribir en castellano: "Tengo una pizarra con un montón de cosas que tengo que hacer en mi vida y voy tachando, una de ellas era el idioma, probar en castellano. ¿Por qué no puedo?". Algo ha cambiado en Luis Albert. Cuando antes experimentaba con nuestra lengua acababa odiando lo que hacía, ahora todo fluye. Pero el idioma no ha sido el único cambio de esta nueva etapa del músico.

El parón de L.A.: "El día que levante el teléfono, volveremos al local de ensayo"

Las siglas de Luis Albert pusieron nombre al grupo con el que ha grabado y girado durante más de 10 años. Un proyecto al que todos los miembros de la banda le han dedicado el 100% de su energía durante este tiempo. Todo iba bien y podía haber seguido así durante mucho tiempo, pero a la vez, empezaban las ganas de emprender nuevos proyectos, por eso tomaron la decisión hace unos meses de separarse temporalmente. Aunque ahora está encantado de probarse en solitario, el cantante está convencido de que L.A. volverá: "El día que levante el teléfono rojo que tenemos todos en casa y diga, "chicos, hoy" vamos a irnos todos al local de ensayo y nos lo pasaremos de puta madre y volveremos a tocar y a girar. Quedan muchas cosas pendientes que hacer".

El mensaje: de ser un inconveniente a ser trascendental

“Si te digo la verdad, nunca le he dado mucha importancia al mensaje, sinceramente. Espero no cargarme mi carrera de L.A. con esta frase. Sí que le he dado mucha importancia a la melodía y a la música primero, luego a la letra. Siempre he hecho la canción y luego le he hecho la letra, porque no me quedaba más remedio. En el fondo le pongo una letra porque el concepto ‘pop’ de la música que estoy haciendo requiere una letra. Pero muchas veces he fantaseado con el ‘porque tengo que matarme a escribir una cosa que no me fluye’. Sí que hay excepciones en la carrera de L.A. Hay canciones que son más mías y otras que son como rellenos”, se sincera Luis a la vez que explica que con el King of Beasts se cerró un ciclo de diez años que empezó con Heavenly Hell, primer disco de L.A. Pero tranquilos, la banda esta en ‘pause’.

Ahora, Luis Albert Segura ha encontrado algo totalmente nuevo que es “expresarme desde lo más profundo”. “Estoy indagando muy dentro de mí, estoy hablando de algo muy profundo, de un sentimiento que casi estoy llorando mientras escribo”, estos son los pensamientos que se le cruzan por la mente cuando terminaba las letras que podemos escuchar en Amenaza Tormenta. El filtro del inglés desaparece: “Me estoy sincerando de una forma que he tenido a mi alcance todo este tiempo y que no lo he hecho por el idioma. Al escribir el inglés, muchas cosas se quedan ahí. Ahora no. Estoy liberado”.

El directo se plantea entre el temor y la excitación. “Ahora me enfrento a algo que es totalmente nuevo. Cuando veo a Mikel Izal con esa horda de gente cantando sus ideas, sus historias… Es un sentimiento que ya he tenido a mucha gente delante cantando canciones mías en inglés, pero esto es otra historia”. Ya nos imaginamos ese A las puertas resonando en todos sus conciertos.

En el estudio con tres niños: "Si escuchas el disco con cascos, se escuchan sus grititos"

L.A. no sólo estaba relacionado con el nombre de Luis Albert, también con el nombre de la ciudad donde grababa siempre la banda, Los Ángeles. Con cada disco, pasaban allí un mes, centrados únicamente en la música. Esta vez el proceso ha sido radicalmente distinto. Amenaza Tormenta se ha grabado en el estudio que Luis Albert tiene en su casa de Mallorca y ha llevado la palabra conciliación a su máxima expresión: "Tuve miedo de que, al escuchar el disco me pareciese un horror, que no estuviera conectado ningún de ninguna forma por haberlo hecho tan a trompicones. Yo he estado grabando y he recibido un mensaje de arriba de mi mujer de “baños”. Darle a la pausa, subir, dar los baños y bajar y seguir grabando. Y eso es un ejemplo de todas las situaciones que se pueden llegar a crear teniendo niños en casa. De hecho, si oyes el disco con cascos se oyen grititos pero es que es normal, he acabado sesiones con los tres niños sentados en el sofá de estudio, en silencio".

Sonido vintage y violines

El hecho de grabar en casa, sin un tiempo límite y con todas las comodidades a su alcance, le ha permitido disfrutar del proceso y experimentar con nuevos sonidos. Uno de los elementos que más llama la atención son los violines que aparecen en canciones como Escrito en la pared o Díselo, que tanto le gusta escuchar a su hijo Eliot cuando se va a dormir. Frente a lo comercial que pueda parecer el pasarse su cambio al castellano, reconoce que ha buscado un sonido "anticomercial" que ha encontrado volviendo a escuchar el "rock sucio" de los Rolling Stones y al barroquismo de Bowie, que hoy le suena austero: "He jugado mucho con una instrumentación muy vintage y muy de melómano porque en el fondo no es nada moderno pero sí quería llevarme eso a un terreno del 2019".

Café, café y más café

Luis Albert no era consciente de la cantidad de fotos de su Instagram en la que sale con una taza en la mano. En una casa con tres niños no se duerme mucho y el café le ayudó mucho durante la grabación del disco: "Al segundo día de grabación, [Antonio Noguera y yo] fuimos a comprar una Nespresso para el estudio porque ya estaba cansado a subir a casa a por él", dice entre risas. "Porque todo es todo tiene un lado rockero, muy guay, pero llevar un proceso creativo donde realmente quieres es expulsar todo lo que tienes, sin poder descansar y sin poder dedicar el tiempo que quieres, hace que los litros de café aumenten".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Luis Albert Segura (@luisalbertseguraoficial) el

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?