Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Las mentiras ya están en campaña

Esta semana, Santiago Abascal, Pablo Casado y Rocío Monasterio han mentido sobre el voto obrero, los impuestos, el Código Penal y el pasado reciente

En Hoy por Hoy, terminamos la semana repasando las declaraciones que no se corresponden con la realidad. Los asuntos que han sido objeto de manipulación son el comportamiento electoral de la clase trabajadora, el Código Penal, los impuestos y el pasado reciente. 

Los obreros no votan más a la derecha 

Bertín Osborne reunió en su casa a los tres líderes del centro derecha. Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera charlaron con el artista para destapar su faceta más personal, pero también para hacer campaña. El cantante subrayó varias veces que él no es periodista y que tampoco pretendía hacer una entrevista al uso, pero sí tocó algunos temas políticos y polémicos. Le preguntó al líder de Vox si no era un error el discurso que mantenían sobre la violencia de género. Abascal expuso su tesis, de sobra conocida, y argumentó que la izquierda sustituye la lucha de clases por la lucha de sexos. El líder de Vox dio un dato que no se corresponde con la realidad española: "La izquierda busca sustituir la lucha de clases, en la que han perdido radicalmente, porque hoy los obreros, los trabajadores votan fundamentalmente a opciones que no son de izquierdas". El último barométro del CIS que permite ver esa relación entre la pertenencia a una clase social y el voto es el de febrero de este año. Obreros cualificados y no cualificados y parados votan más al PSOE que al PP. De hecho, es casi el doble de voto. Por tanto, esa tendencia que sí se ha podido notar en otros países, en los que la clase trabajadora ha girado a la derecha, aquí no se da. El 28 de abril y las encuestas postelectorales aclararán si hay un cambio, pero a día de hoy en nuestro país la clase sigue importando a la hora de votar.

No se castiga más a un asesino que a un corrupto

Cuando llegó el turno de Pablo Casado, Osborne preguntó por la corrupción en el Partido Popular y el líder del PP quiso lanzar un mensaje de tranquilidad, afirmando que quien la hace la paga. Con eso hubiera bastado, pero resbaló: "Están pidiendo penas para personas relacionadas con delitos en mala administración de recursos públicos más elevadas que en asesinatos o en penas muy graves. No lo valoro". Tal y como lo expresa puede parecer que en España se castiga más el cohecho, por ejemplo, que el asesinato. No es así, porque cuando una persona que se sienta en el banquillo en el marco de un caso de corrupción está ahí porque ha cometido varios delitos. De ahí que al sumar la petición de penas por cada uno de ellos, sí pueden caer muchos años. Es decir, es la suma, no el delito en sí. De hecho, las penas por asesinato en España pueden ir de 15 a 25 años y, para algunos casos muy concretos, existe incluso la prisión permanente revisable.

La mentira ultraliberal 

El Confidencial organizó un debate con políticas de diferentes partidos. En nombre de Vox acudió Rocío Monasterio. El partido no oculta su visión ultraliberal de la economía y defiende que en España hay una política de impuestos confiscatoria y, en ese contexto, Rocío Monasterio lanzó esta reflexión: "No puede ser que hoy en España un mileurista sea un dosmileurista atracado por el estado, atracado porque en su nómina le están quitando la mitad de su nómina para mantener este estado gigante de las autonomías". Uno puede pensar que fue un error del momento, pero no es el caso porque Monasterio tuiteó ese fragmento de su intervención. Por tanto, como es un dato que ella quiere difundir intencionadamente, vamos a explicar por qué no es así. Hemos escogido el caso de un dosmileurista madrileño. Al tener un sueldo bruto anual de 24.000 euros, la retención del IRPF es de un 13,5% por ciento, no el 50. De esta manera, el sueldo neto, con doce pagas se quedaría en unos 1.600 euros al mes, no en 1.000.

El PSOE no llamó 'asesino' a Aznar

El lunes por la noche, Pablo Casado estuvo en Antena 3. En la entrevista, le preguntaron por esa afirmación en la que acusó a Pedro Sánchez de preferir pactar con los que tienen las manos manchadas de sangre antes que con los que las tienen pintadas de blanco. A lo largo de la entrevista quedó claro que no era un exceso verbal, sino una convicción y para explicarse se inventó el pasado reciente: "Nosotros no somos los que llamaban a un presidente del gobierno asesino como el PSOE llamó a Aznar por participar junto a cuarenta países en la reconstrucción de un país". El equipo de Documentación de la SER ha repasado nuestra fonoteca, ha buscado declaraciones en prensa y el PSOE no llamó "asesino a Aznar". Sí hubo gritos de "asesinos" en las manifestaciones contra la guerra, pero ningún cargo socialista lanzó esa acusación.

 

 

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?