Últimas noticias Hemeroteca

ERE de primera y ERE de segunda: radiografía al sector de la banca

La digitalización del sector obliga a un cambio del modelo de negocio

Más de la mitad de oficinas han cerrado desde el inicio de la crisis económica

La mayoría de los cierres se han producido en la llamada 'España Vaciada'

ERE de primera y ERE de segunda: radiografía al sector de la banca / ()

  • Escucha el tramo completo en 'Hora 25':

El modelo de negocio bancario está cambiando. La banca electrónica se abre paso y eso está dejando a decenas de miles de ciudadanos sin su sucursal de toda la vida. En poco más de diez años, las entidades han cerrado cuatro de cada diez oficinas bancarias y han perdido un tercio de su empleo. Este cambio estructural está dejando amplias zonas de sombra en la llamada 'España Vaciada' donde ya es bastante común tener que viajar de una localidad a otra para encontrar un simple cajero.

Hubo un tiempo, no excesivamente lejano, en el que los bancos españoles intentaban conseguir nuevos clientes con una lluvia de regalos y sorteos. Todavía habrá quien conserve las sartenes, la cubertería o alguna vajilla de las que daban los bancos al llevar la nómina. Hoy ya no hay tantas joyas, tantas vajillas ni regalos en general. Hoy los clientes esperan que no les cierren su oficina bancaria del barrio. Desde poco antes del comienzo de la crisis han desaparecido casi la mitad de las oficinas.

Las cifras son importantes. Desde que empezó la crisis en el año 2008 han desaparecido el 45% de las oficinas bancarias de España, casi una de cada dos. Hemos pasado de 46.000 a poco menos de 26.000 sucursales. En términos de empleo, es peor. Uno de cada tres empleados de banca se ha visto en la calle, prejubilado o despedido. De los casi 300.000 empleados de banca que teníamos, ahora tenemos 192.000. Un 31% de despidos. Las plantillas se han reducido fruto de dos factores: las fusiones y la tecnología. Este miércoles suma y sigue. Son 2.000 de La Caixa y entre 3.500 y 4.000 en el Santander.

Caixabank y Santander

Esta semana, dos de las entidades más representativas de la banca española han puesto en marcha su plan para reestructurar el negocio. La primera entidad es Caixabank, que este miércoles ha cerrado un acuerdo con los sindicatos para reducir su plantilla en 2.023 personas. Son algunas personas menos de lo que se planteó inicialmente y los afectados se van con una buena indemnización. Caixabank quería rebajar la plantilla en 2.157 personas, por lo que saldrán 134 menos fruto de la negociación.

Las indemnizaciones son a razón de 45 días por año trabajo con un tope de 42 mensualidades. Desde UGT destacan que son salidas más incentivadas que las últimas de esta entidad y que solo se irá de la empresa quien quiera hacerlo. “Va a salir el que haga números y que diga que se lo puede permitir con 55, 56 o 57 años. Me pagan esto o lo otro, la aportación en fondo de pensiones… el que diga que le sale bien. Al que no le sale, no se va”, asegura Cati Llibre. En el caso de los trabajadores de 56 o más años, se pueden acoger a una prejubilación que va en función de la edad de la persona. La empresa les pagará la jubilación y a los 63 años se jubilará.

Comisiones Obreras, que representa al 40% de la plantilla, se ha desmarcado del acuerdo y lo hace porque no cree que con lo firmado hoy se vayan a evitar las bajas forzosas. El acuerdo contempla que haya movilidad geográfica y CCOO considera que quienes no quieran irse a trabajar a otro sitio serán finalmente despedidos. En este apartado Caixabank ha aceptado que en lugar de enviar a un trabajador a 100 kilómetros solo pueda hacerse a unos 75.

Además, el acuerdo contempla el cierre de 800 oficinas. Se ha rebajado unas 70 respecto a la idea inicial. La entidad ha explicado su apuesta por las oficinas store y las business bank, que están en ciudades con gestores y atención ininterrumpida de lunes a jueves y lo viernes por la mañana. En las zonas rurales solo se asegura la intención de la empresa de estar en aquellas poblaciones de más de 10.000 habitantes.

La otra entidad es el Banco Santander, que quiere ajustar su red tras la compra del Popular y que plantea una cantidad de despidos todavía sin concretar que estará entre los 3.500 y los 4.000. Se reúnen el próximo día 14. Hoy se ha planteado el ERE por motivos de integración bancaria por un lado y tecnológicos por otro.

La ‘España vaciada’, ¿la más afectada?

Lo es porque lo que ha ocurrido en España es un proceso de concentración bancaria extraordinario. Han desaparecido más de 100 entidades. Se han consolidado en tres, cuatro o cinco grandes grupos. A día de hoy, cinco bancos, los cinco grandes, tienen el 90% de los créditos y el 90% de los depósitos. Cinco entidades controlan todo el mercado bancario. Y estas cinco entidades no compiten contra sí mismas, es decir, si Caixabank tiene una oficina en un pueblo no va a poner una segunda.

¿Qué está ocurriendo? Que en ocasiones ni siquiera es rentable mantener una oficina en un pueblo, basta con una oficina para cinco o seis pueblos. Los sitios con mayor dispersión geográfica tienen menos oficinas, por lo que en algunas zonas de la 'España Vacía' hay que recorrer 20 o 30 kilómetros para encontrar no ya una sucursal, sino un cajero.

Y esto no es falta de clientes, sino que es por la concentración del sector y por una cuestión tecnológica: en las grandes ciudades casi nadie va a los bancos o al menos no como iba antes. Los depósitos se hacen vía cajero, el saldo se consulta con el móvil… Casi nadie va directamente allí, lo que hace que haya provincias que se hayan convertido en auténticos desiertos bancarios, como por ejemplo Almería, Cádiz, Guadalajara, Girona, Huelva, Ourense, Santa Cruz de Tenerife o Sevilla. Hay demasiado poco banco allí. No es un problema de modelo bancario, sino un problema de no querer competir contra sí mismos.

Cómo lo ve ASUFIN (Patricia Suárez)

Personas sin cajero o sucursal bancaria a una distancia razonable, ¿pueden protestar ante su banco por no disponer de ese servicio cerca? ¿Es un derecho del cliente?

Ahora mismo no es un servicio, lo que es una contradicción porque por un lado se está avanzando para que no haya dinero negro o blanqueo de capitales y se quiere restringir el uso del cash pero por otro lado no se facilita a los usuarios el acceso no ya a tener una sucursal, sino un cajero. Al final sacar dinero solo podemos hacerlo en un cajero o una sucursal. Esto es un problema grave. Hay iniciativas en la Comunidad Valenciana con las que si no se puede colocar un cajero, al menos que haya un bus que vaya a atender a los pueblos al menos una vez en semana.

Es un problema en la ‘España Vaciada’, donde da la casualidad que lo que más hay en gente mayor. ¿Podemos hablar de una brecha de exclusión financiera?

Totalmente. Una brecha financiera por lo digital, porque tenemos personas mayores que lo que nosotros hacemos muy fácil con un móvil ellos no saben. Probablemente a ellos ya no les toca. Es un problema. Desde ASUFIN defendemos la banca como servicio público, no a la banca pública. Sino que la banca tiene que llegar mejor de lo que está llegando. Es un servicio necesario.

Hay otra cuestión importante desde el punto de vista del consumidor: el servicio. Con esas plantillas tan menguadas… ¿Hay personal para dar un servicio decente?

Claramente no, cada vez la plantilla es menor. Los cierto es que la normativa está avanzando para que el personal esté mejor formado y explique mejor los productos, pero para eso debe haber personal, que cada vez hay menos.

ERE de primera y ERE de segunda

Tras la aproximación a las condiciones de los despidos en Caixabank, se puede dar pie a hablar de ERE de primera y ERE de segunda. No todos los que han perdido su empleo en la crisis económica en España han tenido tanta suerte como en este caso.

Los bancos tienen dinero para despedir mucho y bien. Esto plantea un dilema moral: decirle a un trabajador que con 52 años ha finalizado su vida laboral. Lo que hoy ha hecho Caixabank es un ‘paracaídas de oro’. Desde los 52 años hasta los 65 no solo pagan el 57% del salario del trabajador y toda su seguridad social, sino que además pagan entre 18.000 y 38.000 euros para incentivar. Para contextualizar, la banca ganó el año pasado 16.600 millones de euros, 45 millones de euros al día.

Radiografía elaborada con la información del jefe de Economía de la Cadena SER, Javier Ruiz, en 'Hora 25'.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?