Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

Ultrarradicales, libres

En este lío del procés hay una verdad inapelable. Y sorprendente. Los ultrarradicales salen siempre mejor parados que los demás.

En las prisiones de Madrid hay dirigentes de la antigua Convergència, hoy radicalizada. Y de la histórica Esquerra, hoy pragmática. Y hay fugitivos en el extranjero, el singular núcleo de Waterloo. Los únicos que no pagan peaje son los del partido separatista antisistema, la CUP o Candidatura d’Unitat Popular. Solo tienen una fugitiva, Anna Gabriel, y en Suiza, y además sin motivo.

Ayer tuvimos en el juicio un ejemplo sobresaliente de esta paradoja. La exdiputada autonómica de la CUP Mireia Boya nos explicó que ella fue la más intransigente, el 20 de septiembre de 2017. Ya saben, pocos días antes del referéndum ilegal, cuando se juntó un montón de gente protestando por los registros judiciales en la Conselleria de Economía. Mireia discutió con los Jordis, porque estos trabajaban por disolver la concentración, que ya llevaba muchas horas. Ella no estaba de acuerdo y puso condiciones si querían su ayuda. Ella sigue feliz en casa. Y ellos están entre rejas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?