Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 17 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Realidad y ficción en la España putera

VÍDEO: ROBERTO CUADRADO

Si un guardia civil bregado en treinta años de servicio te cuenta que se la ha jugado con terroristas, con narcotraficantes, con asesinos; pero que en ninguna parte ha visto tanta maldad como en la trata de mujeres para prostituirlas, es para echarse a pensar, ¿verdad? La frase es de un personaje de novela, pero no exagera en absoluto lo que ocurre en la vida real.

Que vienen a España mujeres engañadas, por ejemplo Daniela: “Yo tenía una vida normal en Rumanía, tengo un hijo pero me hacía falta dinero para cuidarlo. He venido engañada aquí. Un amigo mío me dijo que podría venir a trabajar a España como interna. Él me ha vendido. La persona que me ha traído aquí desde Rumanía me ha cogido el pasaporte, me lo ha quitado, me ha vendido a otra persona y me ha sacado a trabajar a la calle en Casa de Campo”.

Que las amenazan desde el minuto cero: “¿Tú qué haces? Te tienes que quitar toda la ropa, ¡tienes que quitártelo todo! ¡No tienes que llevar nada! ¡Tienes que ponerte ahí para que la gente vea cosas! ¿Cómo crees que voy a recuperar mi dinero? ¿Quieres que mate a toda tu familia? ¿Qué quieres? ¿Quieres morir?”

Y que están para lo que están, como Corina: “Yo el primer día que entré allí y vi que todas estaban desnudas, con las tetas al aire, que se les veía todo... Y encima de que no hablaba nada de español, que la chica solamente me decía: ‘Tú pídele la suma de dinero y ya está’. Y entras con un tío en la habitación, te desnudas, te pones en la cama y él te hace todo”.

Ese “el tío te lo hace todo” se refiere a cuatro de cada diez hombres, que son los que admiten que van de putas; o que han ido alguna vez. España es el primer país de Europa y el tercero del mundo en consumo de prostitución. Y desde luego no es algo de lo que podamos presumir, porque la inmensa mayoría de esa prostitución está ligada a la explotación y finalmente a la trata de mujeres.

No nos engañemos: nada de eso existiría –o existiría mucho menos- si la demanda no fuera tan potente. Hoy, precisamente, les hemos contado en la SER que la crisis de Venezuela ha provocado que muchas mujeres de ese país acaben prostituidas en España, víctimas de esas mafias. Y resulta que en mitad de este panorama se nos ha cruzado un libro que acaban de publicar a cuatro manos Lorenzo Silva y Noemí Trujillo, titulado “Si esto es una mujer”, que se mete de cabeza en ese mundo; y en la piel de los policías que lo combaten, y de los tipejos que lo explotan, y de los “clientes”, si se les puede llamar así. Creo que es una novela muy recomendable, mucho, por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. La mejor ficción, por desgracia, la mejor fuente para inspirarse sigue siendo la propia realidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?