Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 19 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Los 'homeless' que sueñan con pasar por la alfombra roja de Cannes

El cineasta Félix Colomer y varios homeless y miembros de la asociación Homeless Entrepeneur duermen en la calle, junto a la almbora roja del Festival de Cannes, para evidenciar este problema social y levantar un documental

“Querido Pedro Almodóvar,

Mi nombre es Fèlix Colomer y soy director de documentales…”

Así empieza una carta que el director catalán, Fèlix Colomer envió al cineasta manchego. La petición de era que una breve cita para contarle cuál era su proyecto: un documental sobre un grupo de sin techo que tratan de dejar de serlo. Colomer fue de Barcelona al Festival de Cannes siguiendo a este grupo de personas que no tienen hogar. El objetivo de ellos es visibilizar el problema de la indigencia y obtener fondos para su asociación, Homeless Entrepreneur, que trata de buscarles un trabajo y una salida a su situación. El objetivo era simple: que los famosos les vieran, que se pusieran en su lugar.

Cuando una ciudad celebra un gran evento, las personas que duermen en las calles tienen el riesgo de ser barridas y llevadas a las afueras. En Cannes, en el césped contiguo a la gran alfombra roja, por la que han pasado estrellas como Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Tarantino, Penélope Cruz o el mismo Almodóvar, hay un cartel que especifica la prohibición de dormir allí, “mirando a las estrellas”, dice irónicamente. Ellos lo consiguieron. Sacaron sus bártulos y, aunque la lluvia no les dejó en paz, pasaron la noche al lado del Gran Teatro Lumière.

Las contradicciones y contrastes de la sociedad son también las contradicciones del cine, pues este es un reflejo de los modos de vida. Solo así se entiende que en tan solo 100 metros haya gente sin casa y actores y actrices que llevan encima joyas millonarias y vestidos de alta costura. Los homeless que han venido hasta Cannes no reprochan nada, no les cuestionan nada. Solo piden que les miren, que colaboren con su proyecto.

“Cada quien ha estado en la vida de acuerdo con muchas cosas, si las estrellas están en Cannes yo me alegro de ellos. Lo importante es no olvidar a los quedo han tenido la misma suerte o que han perdido todo por distintos motivos”, nos cuenta uno de ellos. Su historia es la de muchos ciudadanos españoles. El precio del alquiler subió muchísimo y no pudo encontrar una habitación que pagar. “Yo vivo en Barcelona y se me ha complicado tanto poder conseguir una habitación, que me quedé en la calle sin encontrar. Buscando en internet les encontré a ellos. Yo les ayudo, apoyo las iniciativas y tengo donde dormir”, dice este ingeniero.

“Estamos apoyando a esta organización, somos la voz de los homeless, una voz que necesita ser escuchada de muchos modos. Tenemos historias reales”, dice otro de los participantes en el programa. Es periodista y está creando su página web para informar. Habla inglés y español y no para de mirar a la alfombra roja, donde muchos reporteros cubren la llegada de los actores y actrices a las proyecciones de las películas.

Con ellos está Colomer, cineasta que compitió en la Seminci de Valladolid con Shootball, película esclarecedora sobre los casos de abusos sexuales en los Maristas de Cataluña. Ahora prepara este documental, Los hombres que soñaban con un hogar, y busca productor, de ahí la carta a Almodóvar, cuya productora, El Deseo, participó en El silencio de otros, película sobre las víctimas del franquismo.

El nuevo proyecto de Colomer trata sobre cinco personas sin hogar que deciden dejar de serlo y empezar a reintegrarse a la sociedad, convirtiéndose en emprendedores e incluso crear su propia empresa. Lo hacen con ayuda de la asociación que les ha traído hasta aquí, que se dedica a sacar de la calle a quien esté dispuesto a hacerlo. “Les conocí por un contacto en común, cuando me entero de lo que hacen flipo con la iniciativa”, dice con su cámara al hombro.

Lo hacen a travesee un programa de doce meses, que Colomer pretende registrar y mostrar en la gran pantalla. En ese tiempo se buscan trabajos, se especializan en una ocupación, crean su empresa y, una vez tienen un salario, pueden conseguir un hogar. La asociación les da un móvil a cada uno para que busquen trabajo. Al año, evaluarán si han hecho todo lo posible o no. Hay periodistas, ingenieros… muchos perfiles de gente que se ha quedado sin casa por no poder pagar un alquiler. Los hay que se mudan de hostal a hostal, otros que viven en casas de amigos, otros duermen en albergues para indigentes y también están los que se quedan en la calle.

Para poder llevar a cabo ese programa, han decidido recaudar fondos recorriendo grandes eventos. “Llevamos 33 meses con esta iniciativa que se llama #TodosDuermenEnLaCalle. Una vez al mes todos dormimos en la calle para que la gente colabore y financie los programas para sacar a la gente dela calle. Queremos dar una voz a las personas sin hogar que quieren trabajar y participar en la sociedad. Hablamos con todos los que podemos”, dice Andrew Funk, responsable de la asociación.

CEDIDA

Lo hicieron en el Mobile Congress de Barcelona, también en la boda real de Meghan Markle y el príncipe Enrique, o en Torneo Internacional de Póker Stars en Barcelona. La Asociación se desplazó allí con diversas pancartas y logró que el ganador donase una parte de sus ganancias al proyecto. Ahora lo hacen en el Festival de Cannes. Han desplegado una pancarta y reparten octavillas con una versión que han hecho del cartel oficial del festival. Es una imagen de la cineasta Agnès Varda mirando por a través de la cámara. Ellos han cambiado la imagen y han puesto a dos personas sin hogar para llamar la atención, pero también para poner en evidencia las dos realidades de una ciudad. “Es absurda la distancia entre las estrellas y la audiencia, ya no solo entre los homeless. Esa distancia es abismal, tanto que pierde algo de la magia que pueda tener el cine”, añade.

“Tengo la sensación de que no hay ninguna acción social en Cannes y que hay una distancia abrumadora con la sociedad. Hemos hablado con cuatro hombres y una mujer sin hogar, con niños. Creo que un evento tan grande como Cannes puede hacer un esfuerzo para involucrar a las personas”. Por ejemplo, propone que los que venden paraguas en las puertas, puedan hacerlo de manera legal, dentro del recinto del festival, por un precio mayor. “Hay gente que no le gusta, claro, otros que son indiferentes, pero hablamos con los que tiene algo de empatía con la situación”, reconoce.

Cannes prohíbe la entrada a las galas si no es con esmoquin, pajarita, tacones y traje largo. “Ver a varios homeless alrededor de este espectáculo, da un poco de pena”, dice Colomer abrumado por la cantidad de gente y de lujo que supone la ciudad. “No nos parece una locura hablar con los productores más famosos del cine mundial, lo que es una locura es que haya gente que duerme en la calle”.

Félix Colomer, de momento, no ha obtenido respuesta, ni en redes sociales, ni por carta o email. No solo ha escrito a Almodóvar. También a otras personalidades del mundo del cine. Quiere hacer este documental y, por eso, ha venido al gran mercado del cine europeo.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?