Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La hipocresía de los Estados Unidos

¡Ah, los Estados Unidos! ¿Qué decir de su papel en la Segunda Guerra Mundial? Todo el país se levantó en armas indignado ante la repugnante política de catalogar y discriminar a los seres humanos en función de sus razas

()

No vayáis a pensar que ahora os voy a hacer una perorata anti yanqui. Han hecho muchas cosas buenas, pero a la hora de revisar su propia historia les gusta mucho más Hollywood que la verdad. Y un buen ejemplo de la hipocresía que fluye por sus 250 años de historia son los hechos que empezaron un 3 de junio de 1943.

En Los Ángeles, ayer como hoy, había mucha gente de origen mexicano. O mejor dicho, gente que seguía en lo que había sido parte de México hasta unos cien años antes. Pues bueno, a los jóvenes mexicanos y latinos en general de los años 40 les gustaba vestir con unos atuendos llamados “zoot suits”, que son básicamente unos trajes muy holgados y de colores más bien chillones.

Te gustarán más o menos, pero parecen poco motivo para empezar una semana de terror para los hispánicos de la zona. Y eso fue exactamente lo que sucedió. Recordemos que en 1943 se estaba luchando la Segunda Guerra Mundial, y los militares que estaban de permiso consideraron que esos “zoot suits” eran un atentado contra el esfuerzo bélico. ¿No había racionamiento de tela? ¿Qué hacían con esos pantalonazos? Y además, ¿no tendrían que estar ellos también muriendo en combate en lugar de vacilar por las esquinas?

Solución: aplicarles el mismo racismo contra el que estaban combatiendo en Europa. En un principio, empezaron agrediendo a los que vestían con los temibles “zoot suits”, pero acabaron agrediendo a cualquiera que no tuviera la piel del color “correcto”. Que es el blanco, por si vais algo despistados en el pantone racial.

Suerte que la prensa demostró una vez más su rigor y periódicos de gran prestigio como el Washington Post salieron en defensa… de los soldados, diciendo que los pobres sólo habían respondido a la provocación. La provocación de unos vestidos extravagantes, algo imperdonable.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?