Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 25 de Febrero de 2020

Otras localidades

¿Podremos llegar a los 180 años?

El doctor Luis Orozco está convencido de que tiene que existir un límite biológico aunque también señala que "el ser humano se ha planteado límites como el volar que parecían imposibles"

El periódico La Vanguardia ha publicado la historia de Dave Asprey: un multimillonario estadounidense que se ha dejado un millón de dólares en experimentos para llegar a los 180 años de vida. Bajo esta premisa hemos querido conocer en La Ventana cómo ha avanzado la ciencia en esta materia y hasta dónde podrá llegar el límite de edad del ser humano.

Esperanza de vida

Por ello hemos hablado con el doctor Luis Orozco que nos ha diferenciado los tratamientos como el de este hombre para prolongar su vida del incremento o descenso de la esperanza de vida en general: "En 1919 se moría a los 42 años de media aunque en tiempos de los romanos había quienes vivían 120". Orozco está convencido de hecho de que esta esperanza de vida crecerá exponencialmente, y pone como ejemplo el caso de este multimillonario estadounidense del que cree que "seguramente sus nietos y bisnietos se podrán acercar a esta fecha sin hacer absolutamente nada".

Aumenta la esperanza de vida progresivamente y Orozco incide en que no lo hace por las grandes investigaciones que se están realizando en la actualidad "no por la medicina del futuro sino por la medicina del pasado" responsable de que se haya aumentado esa línea temporal: y que "aplicando los avances científicos esta supervivencia será cada vez mayor".

"Parece un récord de atletismo: que no se va a batir nunca pero se van batiendo", cuenta el médico acerca de todas las teorías que hay sobre dónde está el máximo al que puede llegar el ser humano y es que, de momento, "aquí no parece que vaya a parar. El límite biológico sospecho que evidentemente existe pero el ser humano se ha planteado tantos límites como el volar que parecían imposibles".

El camino hacia la inmortalidad

"Otro tema son las terapias celulares con las que se están logrando cosas que parecían impensables", explica Orozco diferenciándolo del progreso general de la esperanza de vida. Y es que "estamos haciendo estudios que están dando resultados fenomenales en cuanto a regeneración de tejidos".

Uno de los ejemplos que cita es el de las glándulas salivales que dejan de salivar a los pacientes que han padecido un cáncer bucal y a los que han tenido que radiar; pero que con algunas terapias de este tipo "hay gente que está volviendo a salivar". Y Orozco cree que dentro de poco la regeneración de tejidos será algo de lo más común: "A un gran porcentaje de este colectivo afectado en el futuro le parecerá normal que venga un señor, le ponga una cosa y quede arreglado".

También hace un llamamiento a tener precaución ante las terapias que se venden en la red, asegura que "la mayoría no son ciertas" y recuerda que "cualquier tratamiento de células tiene que estar autorizado por la agencia sanitaria". No se trata de un capricho o de un mero trámite administrativo sino que explica que "si no hay autorización, el 99% de posibilidades es que no sea real, que se trate de un fraude".

Calidad de vida

Más allá del aumento de la esperanza de vida el médico señala otro factor importante que también ha cambiado y que es el de la calidad de vida: "Hay personas de 80 años que se van a jugar al tenis tranquilamente y esto antiguamente era impensable".

Aunque es consciente de que no es algo generalizado y que "no todas las personas de 90 años tienen una gran calidad de vida" sí que señala que esta cifra está aumentando progresivamente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?