Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

Google, Apple, Facebook y Amazon cada vez pagan menos impuestos pese a ganar más

Google, Apple, Facebook y Amazon han aumentado sus beneficios en un 20%, pero en cambio pagan un 40% menos de impuestos

La OCDE propone un mecanismo global para evitar que las grandes multinacionales consigan pagar menos impuestos trasladando la mayor parte de sus beneficios a países dónde hay menor tributación

Si nos fijamos en los datos totales de Google, Apple, Facebook y Amazon han aumentado sus beneficios en un 20%, pero en cambio pagan un 40% menos de impuestos.

En 2017 declararon un beneficio neto total de 36 millones de euros y pagaron 30 millones en impuestos. En 2018, aumentaron el beneficio hasta casi los 40 millones, pero a pesar de que ganaron más pagaron incluso menos impuestos que el año anterior: 20 millones!

Si comparamos los ingresos que tienen aquí en España con lo que terminan pagando de impuestos la cantidad es rídicula. En total, en 2018 ingresaron 1.000 millones de euros y pagaron menos de 30 millones en impuestos. De hecho declaran en España unos 40 millones de beneficios, una cantidad que no llega ni al 0,1% de su beneficio global a pesar de los millones de usuarios que tienen aquí Facebook o Google

En cuanto a las grandes plataformas de contenidos en streaming, más de lo mismo: Netflix, con unos ingresos mundiales de casi 15.800 millones de dólares, solo declaró aquí un 0,0036% de sus ventas. Solo 538.000 euros por los que abonó 3.147 euros de impuestos. Su rival HBO facturó en 2017 118.000 millones de dólares en todo el mundo. De ellos, poco más de un millón y medio de euros -segun sus cuentas- en España, donde pagó apenas 45.000 euros en impuestos.

Hoy la OCDE ha hecho pública una propuesta para combatir la elusión fiscal y conseguir que las multinacionales paguen impuestos dónde trabajen y no dónde tienen la sede. El organismo plantea un sistema mundial por el que a las grandes multinacionales se les aplique una imposición basada más en el lugar en el que están sus clientes que en el lugar en el que tienen la sede.

La imposición sobre los beneficios se partiría en tres: por un lado, cada país podría cobrar un porcentaje en función de las ventas que la multinacional haga en su territorio, tenga sede o sucursal o no; por otro, se plantea una imposición fija en aquellos territorios en los que las multinacionales tengan presencia física y ejecuten actividades de márketing y distribución; y por otro, un mecanismo para cobrar impuestos en esos territorios con sede o sucursal si la actividad de las multinacionales desborda los ámbitos de márketing y distribución.

Para José María Mollineda, de Gestha, es momento de "aplicar propuestas serias" para combatir este problema

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?