Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 19 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Dolors Bramón: "España es uno de los países con peor educación respecto al islam"

La catedrática emérita de la Universitat de Barcelona publica 'El islam, hoy', un libro en el que analiza los aspectos más polémicos del Corán y desmonta los clichés más frecuentes relacionados con los musulmanes

Dolors Bramun, en una imagen de archivo /

 En las noticias a menudo se tratan temas internacionales desde la perspectiva del conflicto. Muchos de ellos provocados, en mayor o menor medida, por las religiones. En un momento en el que no para de crecer la islamofobia y la estigmatización de la comunidad musulmana en las sociedades occidentales resulta clave aproximarnos a los conceptos más controvertidos de esta religión y desmentir aquellos bulos que se propagan como la pólvora.

 Entrevistamos a Dolors Bramón, profesora emérita de estudios árabes de la Universitat de Barcelona y autora de ‘El Islam, hoy’, un libro en el que analiza sosegadamente los puntos más polémicos del islam y su interpretación en el mundo contemporáneo.

ESCUCHA LA ENTREVISTA AQUÍ:

 


 

 Uno de los errores más frecuentes que cometemos en occidente es ver el islam como un todo monolítico, cuando es una religión muy diversa ¿por qué no hay un solo islam?

 Es imposible. Cada persona tiene su pensamiento. Además, el islam se distingue porque promociona el que cada creyente entienda las cosas “según las luces que tenga”. Así como el cristianismo y el judaísmo son más monolíticos en su dogma, el islam, el Corán concretamente, que es el libro que contiene la doctrina del islam, invita muy a menudo a que razonemos, miremos, creamos y pensemos. Esto no ocurre en los otros dos grandes monoteísmos.

 ¿Es un libro que invita a ser entendido?

Sí, y a que cada uno lo entienda como pueda, “según las luces que Dios le ha dado a cada creyente”.

 Entonces, ¿es un libro más libre?

Sí. Es más libre y, por lo tanto, a veces, muy mal utilizado. Si eres malo, lo entiendes mal y, si lo quieres entender mal, lo explicas mal. Así, se promociona el mal entendimiento y, por eso está habiendo tantos problemas con el islam. Solo con un islam en realidad.

 Con la perspectiva de la historia, ¿cree que en este momento esas malas interpretaciones del Corán se están extendiendo más?

Sí, mucho más. Las razones son básicamente económicas. Tenemos en el mundo actual un conjunto de países y de gobiernos que yo llamo el petroislam, que están muy enriquecidos, quizá demasiado, y entonces son quienes publican, montan conferencias, congresos, forman imanes etc. Dan becas a los chicos que quieren tener un oficio como es el de ser imán e interpretar el islam. Lo estudian en Arabia Saudí y en otros países del petroislam y entonces controlan el islam que se enseña.

 Una de las ventajas del islam es tener un Corán abierto a la interpretación. En cambio, en el catolicismo y en el judaísmo existe un Papa y unos concilios que te dicen lo que tienes que pensar. No existe una autoridad religiosa que modernice el islam, ¿es este uno de sus problemas?

 Sí, porque quienes quieren modernizarlo, que son muchos, no disponen de la capacidad económica que tienen quienes hacen una lectura restrictiva e intolerante del islam. Este es el grave problema que se tiene actualmente con un añadido: la inmensa mayoría de musulmanes se saben el Corán de memoria. De pequeños se les ha enseñado a memorizarlo, pero saberse el Corán de memoria no quiere decir entenderlo. La lengua en que está escrito es la propia de la Península de Arabia en el siglo VII y hoy no hay ningún país que hable aquel idioma, aquel árabe. Es difícil de entender para un público sin grandes estudios y, por tanto, el imán puede transmitir otro mensaje completamente diferente al que realmente quiere transmitir el libro.

 El islam depende de la interpretación pero, ¿es compatible con la democracia?

 Sí. Hay muchas voces que dicen que no, pero no habrán entendido el islam o no habrán querido entenderlo. Ha sido democrático a lo largo de su historia. Eso sí, hay períodos mejores y peores. No estamos ahora en uno de los mejores. De hecho, ahora estamos en un período bastante intolerante: la cuestión de la mujer, el querer practicar a rajatabla lo que se lee porque, dicen ellos, es algo dictado por Dios, entre otros son ejemplos de estos malos tiempos. Yo creo que Dios en el siglo XXI hubiera hablado de otra manera que como habló en el VII. No me quiero meter con él porque no puedo. Él es infinitamente sabio también en el islam, pero estoy segura que no utilizaría el lenguaje que se utiliza, a veces, en este libro que consideran sagrado.

 Es evidente que hay un problema con tratamiento de la mujer. En el caso del islam es muy visible porque está el yihad por ejemplo. El catolicismo y en el judaísmo tampoco somos campeones mundiales en esta materia, ¿qué pasa con las religiones y la mujer?

 No son campeones ni muchísimo menos. Sino que se lo pregunten a la cantidad de mujeres que quieren ser sacerdotes, por ejemplo. En el judaísmo peor todavía. En una lectura completa y fría del Corán, desde el punto de vista de una estudiosa (porque yo no soy musulmana), da la sensación de ser un libro feminista. Ya sé que es absurdo aplicarle este calificativo a un libro del siglo VII, pero una cosa es lo que dice el Corán y otra la interpretación que se le da o el caso que se le hace. Dicen los musulmanes que Dios les ha hablado y dictado directamente, cosa que no pueden decir los creyentes del cristianismo o del judaísmo. En este último caso, Dios ha inspirado a autores, mientras que en el islam ha dictado. Sin embargo, aunque digan que les ha dictado, no todos le hacen caso o el caso que le deberían hacer.

 ¿El Corán impide realmente que reciban educación las mujeres?

 Al contrario. El Corán y todos los pretendidos dichos del profeta del islam dicen cosas como: "busca el saber aunque sea en la China" o "es preferible la tinta de los sabios que la sangre de los mártires". Cuando leo el Corán, yo no creo que exista la obligatoriedad de llevar velo. Existe la obligatoriedad de no mostrar el sexo, para hombres y para mujeres, pero de taparse el cabello no. De hecho, la palabra cabello no aparece en el Corán. Aquí ya hay una primera deformación. Quienes llevan velo lo llevarán por cuestiones culturales de la misma manera que nuestras abuelas: las ricas llevaban sombrero y las pobres un pañuelo en la cabeza.

 ¿Permite la ablación el Corán?

De ninguna manera. Ni siquiera habla de la circuncisión masculina. Esto es precisamente una influencia de que los árabes, que son también semitas como los judíos. Para los judíos la circuncisión masculina es obligatoria como símbolo del brit, es decir, de la alianza de Dios con su pueblo escogido y. por simpatía, los árabes también se circuncidaban. Yo a mis alumnos en clase les decía siempre que no pasaba nada, que si se querían convertir al islam quedarían enteros: “no os dejéis cortar nada” les repetía. La ablación, evidentemente, ni siquiera sale. Me gustaría puntualizar que no es bueno que hablemos de ablación, sino de mutilación genital. Mutilar es cortar del cuerpo humano algo que es innecesario desde el punto de vista sanitario y esto lo prohíben los códigos de los países civilizados. Mutilar siempre ha de estar prohibido.

 El problema es Arabia Saudí y la interpretación del wahabismo que aúna una visión eréctica, pero con los petrodólares...

 Es una desgracia. Yo hablo mucho con la gente y me piden conferencias y charlas. El problema que estoy viendo desde hace años es que Arabia Saudí reparte y envía traducciones del Corán. La palabra traducciones la tengo que poner entre comillas porque si cotejas el texto árabe y la traducción que suele estar en un español o un catalán perfecto no coincide la traducción con lo traducido. Me encuentro que al acabar una charla se me acercan musulmanes con toda su buena fe dicendo: "Oh qué bien! Ahora puedo entender el libro de Dios porque ya lo tenemos en castellano, en francés, en vasco etc.”. Es difícil y duro decirles que no lo lea porque ese ejemplar que tiene no es una traducción de la palabra de Dios. Hay mala fe y ganas de deformar la palabra de Dios.

 Los políticos no entienden el mundo árabe, no entienden el islam. Sobre todo, los políticos que se han dedicado a invadir determinados países en la últimas décadas. No sólo ellos ¿cuántos pecados de inteligencia cometemos los medios de comunicación?

 La verdad es que muchísimos. Los que hablamos sobre islam, primero tenemos que deseducar la mala educación que existe en todas partes. España es uno de los países con peor educación respecto al islam. Esto es porque tenemos un período de gobierno islámico de 800 años que ha dejado huella. España es de los países que más sufren esta malevolencia contra el islam. Con instrucción y con educación esas cosas desaparecerían. Hay que explicar el islam teórico porque no será el mismo el del que gobierna en un sitio de los países del golfo que el de una persona que vive en Nueva York o en Madrigal de las Altas Torres. Lo mismo pasa con el cristianismo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?