Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

"Los médicos no podemos darle ningún tipo de parabién a la cerveza. Es una irresponsabilidad"

La semana pasada se publicaba un estudio científico que aseguraba que el consumo moderado de cerveza tenía diferentes beneficios para la salud. En SER Consumidor analizamos la investigación con la propia autora, la doctora Lina Badimón. Pero, ¿es realmente saludable? ¿Hay intereses detrás de dicha investigación? Lo debatimos también con el presidente del Comité Central de Deontología de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín

¿Es beneficioso el consumo moderado de cerveza? La doctora Lina Badimón, directora del Centro de Investigación Cardiovascular (CIC) y autora del estudio sobre dichos beneficios lo confirmó el domingo en SER Consumidor.

El estudio

 “Hemos hecho un ensayo clínico con pacientes obesos y con otros factores de riesgo, y hemos investigado si el consumo de cerveza de forma moderada, unos 12 gramos de alcohol por día en mujeres y 25 en hombres asociadas a comidas, tenía efectos sobre la salud cardiovascular de estas personas. Los resultados han sido muy informativos: no se produjo aumento de peso”, declaró la doctora Badimón.

 “Todos los que participaron tuvieron acceso a cerveza con y sin alcohol durante dos meses, y el consumo de estas cantidades de cerveza, una lata al día en mujeres y dos latas en hombres, tuvo un efecto beneficioso en la actividad funcional de las HDL( el colesterol bueno)”, afirmó la propia autora.

 

Estos resultados chocan con otras afirmaciones médicas que rechazan cualquier consumo de alcohol, ya que pueden repercutir en el hígado, cerebro y corazón. Y aunque la doctora corrobora estas evidencias científicas, destaca la diferencia entre las consecuencias del consumo de bebidas alchólicas fermentadas y destiladas. “El consumo de las bebidas fermentadas, cerveza y vino, es distinto al que viene de los destilados, ginebra o vodka. Los destilados nunca son beneficiosos porque no tienen un componente antioxidante como las bebidas fermentadas. Los destilados no tienen ningún beneficio y es un riesgo porque van asociados a una ingesta calórica elevada. Esto es distinto en las bebidas fermentadas, que evidentemente si se toma una elevada cantidad pierde su efecto beneficioso, cuando se consumen más de 40/50 gramos por ejemplo. El consumo moderado no tiene efecto tóxico”, explicó.

 

Miembro del comité "Cerveza y Salud" 

Pero la investigadora, con un amplio curriculum, es también miembro del Comité Científico de “Cerveza y Salud”, que ha financiado el estudio y detrás de el que está el sector de la cerveza, por lo que era obvia la pregunta: ¿hay intereses económicos detrás de la investigación? ¿Entiende que hay ciertas suspicacias con los resultados?

Pues visiblemente molesta, nuestra invitada, Lina Badimón, lo negó rotundamente. “Yo soy miembro del comité científico. Científicos que trabajan en el área han revisado mi trabajo y han dicho que esto es correcto. Cuando se ha aceptado internacionalmente, yo he publicado los resultados”.

 “Yo estoy hablando de un trabajo que tiene base científica aprobada. En el trabajo se expone quién ha financiado este trabajo, y los evaluadores de este trabajo sabían que este trabajo había sido financiado por “Cerveza y Salud”, sentenció la directora del Centro de Investigación Cardiovascular (CIC).

 ¿Pero hay intereses de la industria cervecera detrás?¿Conflicto de interés en su caso? La investigadora lo desmintió tajantemente. “A mí no me lo encargaron, yo lo propuse. No hay ningún conflicto de interés. Lo he hecho conforme a las leyes científicas y declaro que el estudio está financiado por dicha empresa”.

 

¿Es ético hablar de los “beneficios” del alcohol?

 Y como teníamos dudas sobre si la publicidad de estos estudios financiados por los sectores implicados están chocando o no con la propia ética y deontología profesional, remarcada en un Código puesto en marcha por el colectivo médico hace solo unos años, se las trasladamos precisamente al presidente del Comité Central de Deontología de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, quien se mostró “sorprendido” con las afirmaciones de la doctora.

“Estoy bastante sorprendido. La ciencia siempre es una gran disculpa, incluso haciendo las cosas bien. En nuestro país no se pueden hacer declaraciones saludables de bebidas con una graduación mayor del 1,2 % de alcohol. Y aunque los resultados sean correctos, esto es una verdad parcial. No están teniendo en cuenta el carácter adictivo del alcohol y lo que puede suponer para la persona que beba esa cerveza o lo que puede ocurrir en personas con una personalidad determinada a posteriori”, comentó.

El presidente de éste comité de deontología exposo que el alcohol siempre supone un riesgo para el consumidor. “El alcohol es un factor de riesgo en todos los casos. La cerveza da lugar a tomar otra. La cerveza nunca es un beneficio, todo lo que aporta la cerveza se puede encontrar en cualquier otro producto”

 Rodríguez Sendín no puso en duda la base científica del estudio, pero afirmó que moralmente no es responsable. “Yo no critico la base científica del mismo. Pero la situación ideal que se describe, según quién la escuche, puede ser interpretada de distinta manera. El alcohol siempre es un riesgo, y los médicos no podemos darle ningún tipo de parabién. Es una irresponsabilidad”

 El presidente del Comité Central de Deontología alentó a llevar a cabo investigaciones más beneficiosas para la salud. “Si no hubiera un sector tan fuerte como el cervecero detrás, se podría estar investigando los beneficios de otros productos”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?