Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Ciudadanos que responden ante una emergencia social

Lourdes Lancho pasa una noche junto a los integrantes de la Red Social de Acogida, la asociación de vecinos que se ha unido para ayudar a los refugiados que solicitan asilo y que estos días no encuentran un sitio para dormir

Anoche, comenzó la Navidad con el encendido de la iluminación callejera en todas las ciudades españolas. En la Comunidad de Madrid, han costado más de tres millones de euros, un 27,7% más que el pasado año y mientras cientos de personas acudieron al centro de la ciudad a disfrutar del espectáculo, es imposible no pensar en el contraste con aquellas personas que están durmiendo en la calle.

En las últimas semanas, han circulado por las redes y en los medios, imágenes de personas durmiendo al raso, familias con niños pequeños en pleno centro de la capital. Familias que huyen de sus países de origen para sobrevivir y en busca de una vida mejor. Sin embargo, no les estamos atendiendo como estamos obligados, ya que los solicitantes de asilo tienen derecho a un programa contemplado en nuestra legislación y también en la europea.

El problema es que se ofrecen menos de nueve mil plazas para cerca de las noventa mil solicitudes que se realizan. Nuestra compañera Lourdes Lancho ha estado a las puertas del SAMUR Social (el servicio de emergencias sociales de Madrid) para charlar con voluntarios que ayudan a esas personas.

“No me creo que ninguna ciudad de España no tenga capacidad para habilitar recursos necesarios para poner las camas que hagan faltan. Si lo hacemos la ciudadanía, ¿cómo no lo va a poder hacer el Estado?", se pregunta Ana Zamora, una de las participantes de la Red Social de Acogida.

Acerca del reparto de las plazas, Ana explica que “la gente se apunta en una lista y les llaman a entrevistarse con un trabajador social para evaluar su situación y se decide priorizar las plazas, si es que las hay, en función de criterios de vulnerabilidad”.

Mientras desde el Ayuntamiento de Madrid se ha decidido que comience antes la Navidad, la campaña de frío para alojar a las personas sintecho la activarán el próximo lunes. Y cada noche desde hace meses, hay vecinos y voluntarios organizándose y ayudando a estas familias.

En la época navideña se suele hablar de la empatía y compartir, y conocemos la historia de personas como Gabriela García, una mujer boliviana con dos hijos pequeños, que trabaja y que cada noche desde hace varios meses acude a la cola del SAMUR para llevar cena caliente a la gente que está allí.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?