Domingo, 27 de Septiembre de 2020

Otras localidades

La firma de Iñaki Gabilondo

Fuego en el polvorín

No se va a llegar al punto de desencadenar una guerra abierta entre EEUU e Irán pero hará represalias y contrarepresalias

La Voz de Iñaki | Fuego en el polvorín | 09/01/2020 / VÍDEO: Pablo Palacios

Levantemos por un momento la vista del tablero nacional y miremos a donde todo el mundo mira, a Oriente medio. Es muy interesante comprobar la falta de acuerdo en los principales periódicos de Europa y de Estados Unidos para definir la acción que acabó con la vida del general iraní Qasem Soleimani, que llevó fuego al polvorín. Unos la llaman ejecución; otros, asesinato; otros, ataque preventivo; algunos, asépticamente, muerte

En todo caso, el suceso activó todas las alarmas. Por fortuna no parece que vaya a ocurrir lo primero que se temió, una guerra directa entre Estados Unidos e Irán, pero se da por segura una cascada de represalias y contrarepresalias y la máxima desestabilización en Irak, donde la infiltración iraní no ha cesado de extenderse desde la retirada de las tropas de los EEUU en 2011. Hay riesgos en cadena en una región en la que están presentes con intereses relevantes todas las potencias del mundo y donde todos los radicalismos religiosos tienen su asiento. También riesgos económicos por la repercusión de la crisis en el precio del petróleo, dato capital para las economías en todos los rincones del planeta. 

Pero, como por lo que se ve no falta en el mundo gente dispuesta a perder el tiempo con bagatelas jurídico-éticas, la decisión de Donald Trump ha reabierto en algunos foros el tan importante como estéril debate sobre la licitud de estas acciones militares. Y digo lo de perder el tiempo porque desde el atentado contra las Torres Gemelas se fueron al sumidero todos los escrúpulos morales y el derecho internacional se convirtió en humo. El que puede hace lo que quiere, sin cobertura legal alguna, si invoca la lucha antiterrorista.  

Los países hegemónicos son omnipotentes en el mundo. La ONU no cuenta y el hegemón es omnipotente en su propio país. En estos casos, ni la cámara de representantes ni el Senado cuentan, y no hablamos solo de Trump; las ejecuciones selectivas las estrenó Obama en el año 2002 en Yemen. Recordemos cómo se acabó con Bin Laden en Pakistán en mayo de 2011. ¿Qué son? ¿Ejecuciones, asesinatos, ataques preventivos? El hecho es que hay fuego en el polvorín. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?