Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 25 de Febrero de 2020

Otras localidades

Prostitución

Marcela, víctima de trata: "Me dijeron que si no lo hacía iban a violar a mis sobrinas"

Hablamos con una víctima de la trata que llegó a España engañada pensando que tenía una oferta para realizar trabajos domésticos

Marcela (nombre ficticio) se negó pero ahí empezaron las amenazas. Le enseñaron unas fotos de sus sobrinas y sus hermanas y le amenazaron con violarlas y descuartizarlas

"Yo era la que más bebía, la que más me drogaba y más dinero sacaba a los clientes", ha contado Marcela en 'La Ventana'

Esta tarde el Teatro Español de Madrid estrena 'Prostitución', una obra dirigida por Andrés Lima y protagonizada por Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste. Durante mucho tiempo Andrés Lima ha estado trabajando en esta obra, ha hablado con muchas mujeres, se ha entrevistado con mucha gente y fue al polígono Marconi, en Madrid, donde habló con prostitutas. Muchos de esos testimonios aparecen de una y otra forma en la obra, y en 'La Ventana' hemos hablado con Marcela (nombre ficticio), una superviviente de la trata de mujeres con las que se entrevistó Andrés Lima y que nos ha contado su historia.

Ella nació en Brasil, tiene 37 años y llegó a España hace 16. Allí trabajaba en un bufete de abogados a la vez que estudiaba la carrera de derecho hasta que con la crisis perdió su trabajo. En ese momento dejó de poder costearse sus estudios; fue entonces cuando la engañaron con una falsa oferta de empleo en Europa: "Me ofreció trabajo doméstico: limpiando, cuidando mayores o niños. El sueldo seria de 1.500 euros y que me quedaría seis meses que sería suficiente pare terminar los cuatro años de carrera que me faltaban".

"Aquí habéis venido a ejercer la prostitución"

Aunque no estaba segura del todo, su abuela la convenció de que sería una buena idea ya que solo iban a ser seis meses; "no vas a perder nada", le dijo. La persona que le ofreció el empleo le dijo que no se preocupara por el precio del viaje ya que se lo costeaban y después se lo descontarían del sueldo. El viaje lo hicieron Marcela y otras siete mujeres. Llegaron a Vigo, allí las recogieron "y nos llevaron una a una a Portugal. A Valença do Minho".

En Portugal, relata Marcela, vivieron una semana de lujo en un chalé; hasta que el fin de semana se preocuparon "porque habíamos venido a trabajar". Entonces, las encerraron en una habitación y les dijeron: "Aquí no habéis venido a hacer ningún trabajo doméstico. Aquí habéis venido a ejercer la prostitución".

"Me amenazaron con fotos de mis sobrinas y mis hermanas"

En ese momento Marcela se levantó y dijo que no, que se volvía porque eso no era lo que le habían ofrecido: "Entonces fue cuando vino mi primera bofetada". Allí le amenazaron fotos de sus sobrinas y de sus hermanas y le dijeron que las violarían y descuartizarían si no aceptaba. Además, les aseguraron que tenían una deuda de más de 5.000 euros con ellos. Estuvo un año en Portugal y después de una redada las trasladaron a Sevilla: "Yo estaba pasando un calvario en Portugal y en Sevilla fue peor. Porque en Brasil no se habla español".

En Sevilla le dijeron que si quería pagar rápido su deuda tendría que empezar a consumir cocaína "porque los puteros que más pagan son los que consumen cocaína. Entonces la demanda es doble: mujer que consume cocaína y bebe hasta que no se tenga en pie. Yo le dije: «Lo que me faltaba ya. Prostituta y drogadicta»".

"Yo era la gallina de los huevos de oro"

La presión funcionó y Marcela empezó "a ser la que más bebía y la que más me drogaba, la que más dinero sacaba de los clientes. Yo tenía que pagar una deuda". Y precisamente por eso se convirtió en "la gallina de oro" de los proxenetas que terminaron trasladándola a Madrid: "Yo no gané ningún dinero, pero generé mucho dinero para la mafia".

Ahora Marcela forma parte de la asociación APRAMP; "la asociación me rescató", nos ha contado. Esta organización que ofrece apoyo integral a mujeres y niñas víctimas de trata con fines de explotación sexual intentó crear un vínculo con su familia, aunque nunca lo consiguieron: "Yo no tengo relación con mi familia. La relación nunca existió y a esta altura de la vida ya no va a existir", ha explicado.

El 61 % entraron en la trata siendo niñas

Ahora forma parte de APRAMP; una ONG en la que atienden a mujeres de un total de 50 nacionalidades y cuya directora general es Rocío Mora, que también ha pasado por 'La Ventana'. Esta organización pide de manera urgente una ley de lucha contra la trata porque sin ella "es muy complicado para una entidad luchar y hacerlo de manera conjunta", explica Mora.

La directora de APRAMP pide "mirar a la prostitución de frente" y ser conscientes de que "la prostitución no se ejerce en condiciones de libertad". Además, explica que el 61 % de los expedientes que reciben señalan que estas mujeres fueron inmersas en la trata siendo niñas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?