Jueves, 29 de Octubre de 2020

Otras localidades

PLENO EN EL CONGRESO PLENO EN EL CONGRESO El Congreso avala prorrogar el estado de alarma hasta mayo de 2021 con la abstención del PP y el no de Vox
Inmigración

Aprendiendo a "ser español": El examen que tienen que pasar los extranjeros para obtener la nacionalidad

En torno al 97% de los 118.626 candidatos que realizaron las pruebas de Conocimientos Constitucionales y Socioculturales de España (por sus siglas, CCSE) las superaron en el año 2019

En medio de la confrontación acerca de las identidades nacionales, este examen es el único consenso político acerca de lo que significa, sobre el papel, "ser español"

Fachada del Centro de Participación e Integración de Inmigrantes de Arganzuela (Madrid)

Fachada del Centro de Participación e Integración de Inmigrantes de Arganzuela (Madrid) / Daniel Sousa / Cadena SER

Hay un elemento que ha transformado el paisaje urbano en los últimos años. Con la cuestión catalana como telón de fondo, muchos balcones de pequeñas, medianas y grandes ciudades se vistieron con banderas de unos u otros colores. El clima político no es mucho mejor. El rifirrafe parlamentario sobre quién es más español y quién lo es menos es recurrente, cansino.

Partidos políticos de un bando y de otro luchan por imponer su concepto de identidad en una sociedad muy polarizada por esta cuestión. Unos gritan que España se rompe, los otros, que hacer patria es defender los servicios públicos. Y vuelta a empezar.

Momento durante la clase de preparación del examen CCSE, organizado por el Instituto Cervantes / Cadena SER

En mitad de ese ruido, encontramos lo que se puede interpretar como el mínimo consenso legal y político de lo que alguien debe conocer para “ser español”: el “examen sobre Conocimientos Constitucionales y Socioculturales de España (CCSE, por sus siglas), que debe superar toda persona que opte a conseguir la nacionalidad española. Solo en el pasado año 2019, según datos del Instituto Cervantes, se presentaron a la prueba un total de 118.626 candidatos, de los que en torno a un 97% obtuvieron la calificación de apto.

En 2015 se aprobó este sistema en el Congreso de los Diputados, con un amplio consenso entre las fuerzas políticas, en el que el candidato a la nacionalidad debe responder a preguntas como “¿Qué es RENFE?”, “¿cuál es la profesión de Penélope Cruz?”, “¿cuántas veces ha presidido España el Consejo Europeo?”, “¿en qué año conquistaron Granada los Reyes Católicos? En el Centro de Participación e Integración de Inmigrantes (CEPI) del barrio madrileño de Arganzuela imparten talleres en el que más de una decena de personas se preparan mensualmente para esta prueba. “Anteriormente se hacían entrevistas y era mucho más difícil para la persona poder demostrar cierta integración porque quedaba al criterio subjetivo de la persona que lo entrevistaba. Lo mismo te podían preguntar si sabías hacer una paella”, cuenta Sujheidy Paulino la profesora del curso.

El examen es tipo test y consta de dos partes. Una, acerca del funcionamiento del gobierno, la legislación y participación ciudadana y, otra, acerca de cultura, historia y sociedad española. Cuentan que, a la mayoría de ellos, esta segunda parte les resulta mucho más sencilla que la primera: “Básicamente aquí hablamos de los bares, las farmacias, los centros de salud o la educación”, explica Paulino.

Al finalizar la formación se realiza un simulacro de este “test de españolidad” que tiene 25 preguntas. Sentada en uno de los pupitres está Marlene, una mujer que llegó a España hace casi tres años procedente de Perú. Se sabe la lección: solo ha fallado una pregunta. A pocos metros está Edgar, un hombre que, según relata, salió hace poco más de un año de Venezuela por la convulsa situación que vive ese país. Él falló cinco respuestas y, aunque dice que se debió a que no lograba concentrarse bien, uno de ellos tiene sabor a la nostalgia que siente por su tierra natal: “En la exportación de España puse petróleo”, cuenta. Marlene, rápidamente, le corrige y le ayuda a buscar la solución correcta: “el petróleo lo importa, lo que exporta España es aceite o calzado”.

La directora del centro, Arantxa Herráez, sostiene que “el hecho de conocer la cultura, la sociedad, la manera de actuar y de cómo se mueve un país, te va a facilitar la vida y ayudar a entender cosas. A lo mejor hay cosas en las que se entra en demasiado detalle y que pueden ser difíciles hasta para mí por ejemplo”. La pregunta que a uno le surge va por ahí: ¿cuántos líderes políticos superarían este test sobre España sin ningún error?

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?