Sábado, 26 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Dejad de mentirnos

Cada semana se escriben centenares de artículos y se dicen miles de cosas sobre Catalunya, sobre el ‘procés’ y sobre su influencia en el resto de España. Pero ayer leí uno que me pareció especialmente certero en la descripción del paisaje, y en cierta forma premonitorio. Digo certero porque ese artículo pedía a todos los actores políticos del independentismo que dejen de mentir, que abandonen el autoengaño colectivo. Creo que esos dos factores, la mentira y el autoengaño, o sea la ensoñación, son básicos para entender todo lo que ha ocurrido. Eso por un lado; y premonitorio también el artículo porque anticipaba, desde el deseo del autor, un divorcio entre ‘Junts per Catalunya’ -la antigua ‘Convergència’ de Pujol- y ‘Esquerra Republicana’ que hoy se ha consumado con el estruendo propio de las grandes rupturas.

El discurso del aún president de la Generalitat -es presidente, todavía, aunque Pablo Casado diga que no- ha sido un monumento a la mentira y al autoengaño. No es un órgano incompetente el que le ha retirado su acta de diputado, no fue un golpe de estado el 155, no hay que luchar por ninguna libertad porque ya vivimos en un país libre y con derechos; y con defectos también, desde luego, bastantes; y asignaturas pendientes en materia política y judicial no menores.

Pero el tono épico, victimista, apocalíptico y -sobre todo- la ignorancia absoluta, supina, de los catalanes que no están por la independencia, o que no la quieren por vía unilateral… Eso retrata al personaje.

Torra hace tiempo que parece vivir en otro mundo, pero ese mundo, cuidado… Y lo apuntaba el artículo con estas palabras: “el independentismo mágico da alas a la derecha independentista. Una derecha reaccionaria y carca que se viste de liberal, moderna, rompedora y disruptiva, que tiene presencia en medios y redes, y que fermenta con las mentiras”. Para añadir como conclusión: “si de verdad algún día aspiráis a una república catalana -y eso va por todos- dejad de mentirnos. Porque ningún proyecto que merezca la pena puede fundarse sobre la mentira y el autoengaño”. El artículo al que hago referencia se publicó en un medio digital catalán, ‘ElCrític.cat’, pero creo que está muy bien que se conozca en el resto de España.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?