Viernes, 10 de Julio de 2020

Otras localidades

Toy Story

Dos hermanos recrean la película 'Toy Story 3' con sus propios juguetes tras ocho años de trabajo

Morgan y Mason McGrew llegaron a construir una réplica exacta de la habitación de Andy para la ocasión

Los hermanos han creado Toy Story 3 con sus propios juguetes. / YouTube

Hace ya varios años, concretamente un 23 de julio de 2010, Pixar estrenaba Toy Story 3 en los cines de todo el mundo. Tras la gran acogida de las dos primeras películas, Lee Unkrich y su equipo decidieron continuar la historia de Woody, Buzz Lightyear y el resto de juguetes de Andy, con una emotiva historia en la que los protagonistas de la saga tuvieron que afrontar el paso del tiempo y ver como Andy ya no era ese niño que jugaba día sí y día también con ellos.

Y no defraudaron. A día de hoy, Toy Story 3 es considerada una de las mejores películas de la historia de la animación. No solo para la crítica especializada, sino para un público que, una década más tarde, todavía sigue recordando cada una de sus escenas. Entre ellos destacan Morgan y Mason McGrew, quienes han recreado la película con sus propios juguetes.

Una película rodada durante ocho años

En 2012, los por aquel entonces niños Morgan y Mason McGrew, decidieron emprender un proyecto que ha acabado hace apenas unos días. Un viaje de ocho años de duración, que empezó a partir de la cámara de un iPhone, mediante el que los ahora adultos de 20 y 23 años, respectivamente, han recreado la famosa película plano a plano gracias a la técnica del stop motion.

Después de convertir su habitación en una réplica exacta de la de Andy, los hermanos McGrew se han pasado día sí y día también trabajando sus juguetes, quienes han cobrado vida a partir de la anteriormente citada técnica. Todo ello para calcar cada una de las tramas de la película. Desde el momento en el que Andy dona los juguetes hasta la angustiosa trama del vertedero.

Los grandes desafíos de la película

Para ello han contado con la ayuda de amigos y familiares, quienes han llegado incluso a participar en las escenas que requerían de seres humanos. Desde aquellas en las que podíamos ver a Andy junto a su madre hasta otras en las que Bonnie juega con sus nuevos juguetes. Sin embargo, el resto de escenas han sido rodadas gracias los dos hermanos y la magia de la tecnología.

Según cuentan en la página de Facebook de la película, la parte más difícil de la película fue la animación facial de los personajes. Teniendo en cuenta que son juguetes reales, los hermanos tuvieron que recurrir a la arcilla para poder cambiar sus rostros. También el hecho de tener que sincronizar cada uno de los movimientos con el audio original de la película, algo que han llegado a solventar de manera sorprendente. En definitiva, y después de ocho años de trabajo, los hermanos McGrew han conseguido completar un proyecto excepcional. Una película que triunfa ahora en YouTube, donde cuenta con más de un millón de visitas.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?