Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 06 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | EN DIRECTO CORONAVIRUS | EN DIRECTO Sigue minuto a minuto la última hora sobre la crisis del COVID-19
La firma de Iñaki Gabilondo

Lecciones preideológicas

La urgencia de reforzar los lazos sociales, el estado de bienestar, mantener un sistema público de salud fuerte

La voz de Iñaki Gabilondo | 19/03/2020 | Lecciones preideoló.gicas / CADENA SER

Ante un parlamento fantasmal, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no se limitó ayer a explicar sus actuaciones de los últimos días, hizo algo más; dibujó el rumbo de navegación para el tiempo venidero. Se ve que Sánchez, al igual que todos nosotros, está aprendiendo a gran velocidad de esta durísima crisis. La primera de todas ellas es que no serán las cosas igual cuando esta crisis finalice; no solo porque después de la guerra viene la postguerra y después de la enfermedad viene la convalecencia sino porque además hemos ido aprendiendo lecciones que forman parte del terreno de lo lírico, aparentemente inútil. Eso de las cosas más importantes de la vida no son cosas o nadie es solo un individuo, todos formamos parte de una sociedad. De pronto se entienden estas realidades. También el redescubrimiento de lo comunitario, que asoma cada día con ejemplos emocionantes. 

En las situaciones extremas la jerarquía de valores se ordena sola y nos ayuda a entender que hay asuntos que deberían entenderse como preideológicos.  La urgencia de reforzar los lazos sociales, que se han ido aflojando en los últimos años y décadas porque creíamos que era opcional. El estado de bienestar, aceptada en un principio pero luego ampliamente discutidas como un lujo muy caro. Ahora hemos descubierto que eso son verdades esenciales. La primera de todas ellas el mantenimiento de un sistema público de salud verdaderamente fuerte. Los regateos son suicidas; debilitarlos por intereses de parte, completamente inaceptable. 

Cuando Sánchez advertía ayer de que a la salida del túnel tendríamos que avanzar en esa dirección estaba manejando conceptos que me cuesta creer que alguien pudiera discutir. Alguien que estuviera viendo, encerrado en su casa, el drama de esta epidemia, seguro que estaba de acuerdo. En el Parlamento nadie lo cuestionó. El núcleo del debate ideológico eterno, convertido en polvo. No me hago ilusiones; sé cuán frágiles son las buenas intenciones, pero tengo la impresión de que esta experiencia durísima nos va a dejar huellas inolvidables. Espero que una de ellas sea que nos hace falta un estado social fuerte y otra, que la reconstrucción necesitará la unidad de todos.

Luego hay otras importantes lecciones sobre Europa, el mundo o sobre la tecnología, que se ha consagrado como una segunda piel social. De esas ya iremos hablando. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?