Jueves, 22 de Octubre de 2020

Otras localidades

Un mal día lo tiene cualquiera

No siempre fue seguro manifestarse

El 1 de mayo es el Día del Trabajador por unos hechos que tuvieron lugar en Chicago en 1886, cuando una manifestación a favor de la jornada de ocho horas acabó con unos incidentes que provocaron cuatro ejecuciones y un suicidio

Pero hoy vamos a recordar cómo la celebración de ese día ha llevado, a su vez, a otros días trágicos en el mundo obrero. En concreto, vamos a recordar lo que sucedió el 1 de mayo de 1909 en Buenos Aires.


En la plaza Lorea de la capital argentina se habían reunido unas 1500 personas en una manifestación anarquista. Era una convocatoria pacífica, y entre los asistentes había mujeres y niños. Cuando la concentración ya se había empezado a dispersar, los asistentes fueron atacados por un batallón de policías a caballo, que dispararon contra la multitud desarmada. Después de unos momentos de confusión, la gente huyó por las calles laterales, excepto 14 personas que murieron allí mismo y unas cuantas decenas que resultaron heridas.


Por si esto fuera poco, el jefe de policía Ramón Falcón ordenó el cierre de los locales sindicales y arrestó a varios de los líderes anarquistas de la ciudad. Además, se dio instrucciones a los medios de comunicación para que dijesen que todo había sido fruto de un complot urdido por rusos y masones.


Los sindicatos respondieron con una huelga general, y después de una semana consiguieron doblegar al gobierno, que liberó a los detenidos. Se dio por acabada la conocida en Argentina como Semana Roja, que tuvo otra secuela más tarde ese mismo año: un anarquista asesinó en noviembre a Falcón, culpable de la masacre.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?