Viernes, 23 de Octubre de 2020

Otras localidades

Internacional

Bolsonaro, el "mesías" que ni hace milagros ni toma medidas

El presidente del país sudamericano continúa exhibiéndose en las calles junto a sus seguidores mientras los casos de personas infectadas por el coronavirus no dejan de aumentar en el país

Un estudio del Imperial College de Londres sitúa a Brasil como uno de los dos focos mundiales más graves de de la epidemia

Una partidaria del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, con una mascarilla de la bandera brasileña, participa en una protesta contra la cuarentena y las medidas de distanciamiento social impuestas para combatir el nuevo brote de coronavirus, en el Día de los Trabajadores, en São Paulo, el 1 de mayo. 2020

Una partidaria del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, con una mascarilla de la bandera brasileña, participa en una protesta contra la cuarentena y las medidas de distanciamiento social impuestas para combatir el nuevo brote de coronavirus, en el Día de los Trabajadores, en São Paulo, el 1 de mayo. 2020 / Nelson Almeida / AFP via Getty Images

Millones de personas en todo el mundo viven desde hace semanas, incluso meses, confinadas en sus casas para evitar la expansión de un virus, como el Covid-19, que ha mostrado tener una virulencia y una capacidad de contagio sin precedentes. En Brasil, mientras tanto, el pasado 26 de abril se celebraba una manifestación multitudinaria frente al Cuartel General del Ejército para pedir una intervención militar en el poder legislativo y judicial de ese país, a la que acudió el presidente Jair Bolsonaro. Ese mismo día y ante la gravedad de los hechos el propio ministerio de defensa del país sudamericano se vio obligado a emitir un comunicado en el que resaltaba que la única misión de las Fuerzas Armadas es “velar por la Constitución” y “mantener la paz y la estabilidad del país”.

Aquel acto golpista y de enaltecimiento de la dictadura de los militares, que gobernó entre 1964 y 1985, ilustra perfectamente la doble crisis, política y sanitaria, en la que se encuentra inmerso el país sudamericano. Un estudio publicado recientemente por el Imperial College de Londres sitúa a Brasil y a Estados Unidos como los dos focos mundiales más graves del coronavirus. Y es que, con más de 80.000 casos registrados, Brasil tiene ya la mayor tasa de contagios del planeta que se eleva a 2,81.

En el Palacio do Planalto, sede de la presidencia brasileña, la situación no parece vivirse con excesiva preocupación. “¿Y qué? Lo siento ¿Qué quieren que haga? Soy Mesías, pero no hago milagros”, bromeó con los periodistas el presidente Jair Bolsonaro, en alusión a su segundo nombre, tras ser cuestionado en rueda de prensa por el crecimiento de la enfermedad en el país. El ministro de Sanidad, Luiz Henrique Mandetta, que defendía el confinamiento de la población como una medida efectiva para hacer frente al virus, fue destituido hace cuestión de días por no estar alineado con los planes del presidente. Mandetta, que gozaba de una popularidad del 76% fue relevado de su cargo junto a Sergio Moro, anterior ministro de Justicia y responsable del encarcelamiento del expresidente Lula da Silva. Esto ha debilitado los apoyos de Bolsonaro entre la población y no se descarta el inicio de un proceso de impeachment, como señala la periodista Valeria Saccone. Aunque, teniendo en cuenta la absoluta fragmentación del Congreso brasileño, resultará complicado llevarlo adelante. “Hay más de 30 peticiones de impeachment pendientes en el Congreso y podría ser destituido, pero es un proceso lento y tedioso”.

Bolsonaro permite que empresas brasileñas no paguen a sus trabajadores durante los meses que dure la crisis

El presidente de Brasil ha publicado un decreto que autoriza esta y otras medidas "para enfrentar los efectos económicos" del coronavirus

El nuevo ministro de Sanidad, Nelson Teich, es un oncólogo que fue asesor de campaña de Bolsonaro y está mucho más en línea con los planes del presidente: combinar aislamiento social con incentivos económicos que no supongan un frenazo aún mayor para la economía. Sobre su ministerio recaen acusaciones de maquillaje de datos de los fallecimientos y la transparencia informativa reina por su ausencia. Son ya siete ex ministros de Sanidad los que han denunciado a Bolsonario ante las Naciones Unidas por un “potencial genocidio”. La periodista Valeria Saccone nos cuenta desde Río de Janeiro que, según instituciones como la Fundación Oswaldo Cruz, “habría que multiplicar los datos oficiales por quince. Y, si eso fuese verdad, Brasil ya habría superado a los Estados Unidos”.

Los esfuerzos por desviar la atención van mucho más allá. El ministro de Exteriores, Ernesto Araújo, ha publicado un artículo en su blog criticando el libro ‘Virus’, del filósofo esloveno y neomarxista Zizek y sosteniendo que el coronavirus en realidad es un “comunavirus”. “Se habla de una conspiración comunista, que se usa para todo. El ministro de Exteriores afrima en su blog que el globalismo es la fase previa para instalar el comunismo en el mundo” nos cuenta Saccone.

El despropósito continúa. Como cantaba Chico Buarque a la dictadura militar: “Amanhã há de ser outro día”.

Toda la información sobre el coronavirus

Consulta la evolución de contagiados, fallecidos y recuperados en España y los últimos datos por Comunidades Autónomas. Y no te pierdas el podcast Informe Coronavirus (escúchalo en nuestra App en iOS y Android o suscríbete en iTunes, iVoox, Spotify o tu agregador favorito). También puedes recibir nuestra newsletter diaria con las noticias, reportajes y audios más destacados día.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?