El cine en la SEREstrenos Cine
Música
Cine clásico | RECOMENDACIONES

La tienes que ver: cuatro clásicos de cine para descubrir este fin de semana

El equipo de 'El Cine en la SER' elige cuatro películas para hacer más llevadero el confinamiento

Las cuatro recomendaciones de cine clásico para esta semana / CADENA SER

Madrid

Siempre que alguno de tus amigos o familiares ve una serie o una película que le entusiasma, la frase es la misma: ¡La tienes que ver! Nosotros trasladamos ese boca-oreja de recomendaciones a una sección en el programa con grandes películas del cine clásico y títulos clave de los 80 y los 90. En estas semanas iremos proponiendo cintas que nos encantan para que las podáis disfrutar en casa:

El mensajero del miedo (John Frankenheimer) - Filmin

John Frankenheimer adaptó la novela de Richard Condon titulada The Manchurian Candidate en la que se contaba la historia de unos soldados americanos secuestrados durante la Guerra de Corea y que son hipnotizados por los soviéticos.

Con estos mimbres John Frankenheimer tejió un vibrante thriller político que influiría mucho en el cine político en los años posteriores. Frank Sinatra protagonizó El mensajero del miedo en 1962, cuando John Kennedy era presidente de los Estados Unidos. Él había apoyado directamente a Kennedy en la campaña presidencial. El mensajero del miedo habla de un complot para asesinar a un candidato presidencial y apenas un año después de su estreno John Kennedy fue asesinado por Lee Harvey Oswald en Dallas.

Después del magnicidio, el film fue retirado de las pantallas y transcurrieron dos años antes de que se pudiera ver por televisión. Además de Frank Sinatra en El mensajero del miedo podemos ver a Janet Leight y a Angela Landsbury que abandona sus habituales papeles dulces y amables. El mensajero del miedo habla, en el fondo, de la manipulación de la opinión pública y la creciente influencia que iba teniendo en esos años la televisión. Un film del que Jonatham Demme realizó un remake en 2004 protagonizado por Denzel Washington y Meryl Streep. 

La tienes que ver: cuatro clásicos de cine para descubrir este fin de semana

El buscavidas (Robert Rossen) - TCM y Filmin

Esta semana os propongo una película ambientada en el mundo del billar que es a la vez una fábula sobre la filosofía americana del éxito: El buscavidas, dirigida por Robert Rossen y protagonizada por Paul Newman.

El buscavidas cuenta la historia de un jugador de ventaja que se gana la vida desplumando incautos. Primero finge ser un jugador mediocre y cuando estos se confían y suben las apuestas, entonces les destroza. El centro de la película es su duelo con otro jugador mítico, el Gordo de Minnesota, al que da vida Jackie Gleason.

Aunque se rodó en 1961 El buscavidas tiene la envoltura del cine negro de los años 40 y es mucho más que una historia sobre el billar. Es el retrato de una Norteamérica lúgubre y miserable muy distinta a la de los autocines y el rock and roll que parecen definir los años 50. La película transcurre casi toda en espacios cerrados: billares de mala muerte, hoteluchos y bares desangelados.

Robert Rossen, el director, está considerado uno de los malditos de Hollywood. Durante la “Caza de brujas” del senador McCarthy tuvo que huir a Europa y sobrevivir aceptando películas alimenticias para el productor Dino de Laurentis. En América en cambio se había especializado en historias con temática dura como El político o Cuerpo y alma. El buscavidas fue su penúltima película antes de morir y también su obra maestra.

Pero el mejor combustible de El buscavidas son sus protagonistas. Secundarios de lujo como Jackie Gleason, George C. Scott o Piper Laurie que rodean al protagonista, un Paul Newman en estado de gracia en el que iba a ser uno de los mejores papeles de su carrera. El actor nunca había empuñado un taco con anterioridad, por eso, antes de empezar el rodaje, se encerró durante un mes con el que hoy es considerado el mejor jugador de la historia de este juego, Willie Moscone. Éste le preparó para que él mismo pudiera rodar la mayoría de sus jugadas. Por cierto que Moscone aparece también en la película en un pequeño papel, el del tipo que recoge las apuestas. Paul Newman interpretó a este personaje dos veces. Primero en esta película y 25 años después en El color del dinero, una especie de continuación de El buscavidas que Martin Scorsese dirigió en los años 80.

La tienes que ver: cuatro clásicos de cine para descubrir este fin de semana

La conversación (Francis Ford Coppola) - Filmin

Tras el éxito y el reconocimiento de la primera parte de El Padrino, en 1974 el director americano ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes con este thriller y, ese mismo año, estrenó la segunda parte de la historia de Vito Corleone. De hecho, ambas películas fueron nominadas en los Óscar de 1975. En lo más alto de su carrera, Coppola siempre ha dicho que tiene especial debilidad por La conversación, una película sobre un hombre solitario, desconfiado y obsesionado con su trabajo.

Gene Hackam interpreta a un técnico de seguridad privada que ha sido capaz de desarrollar un preciso sistema de escuchas. Cuando un empresario le encarga vigilar y monitorizar a dos de sus empleados, teme las consecuencias de sus revelaciones. Incapaz de establecer relaciones por sus recelos y desconfianza, este hombre camina a la locura, en un thriller psicológico y paranoico, por el monstruo que él mismo ha creado: las escuchas y la cibervigilancia que hoy en día hemos normalizado.

La tienes que ver: cuatro clásicos de cine para descubrir este fin de semana

La primera Angélica (Carlos Saura) - FlixOlé

 Era 1974, Franco seguía vivo firmando sentencias de muerte. Carlas Saura ya había estrenado Los golfos, Pippermint Frappé y La Caza, donde establecía una metáfora con el régimen franquista. En La prima Angélica, Saura sigue el rastro a las heridas y traumas de la Guerra Civil.

El inicio de la cinta es un bombardeo en un colegio de curas, con la música de fondo de los niños cantando. Luego aparece el protagonista: José Luis López Vázquez. Un Proust evocando los recuerdos de su infancia cuando regresa a su casa para enterrar a su madre. Recuerdos que van desde el amor por su prima angélica, hasta las tensiones familiares en medio de la guerra y la dictadura.

Los guerrilleros de Cristo Rey se llevaron las bobinas de la película del cine Amaya en Madrid. Días después destrozan con una bomba el cine Balmes de Barcelona. Sin embargo, la cinta es un éxito. Saura es cada vez más venerado fuera y consigue el segundo premio del Jurado en Cannes.

La prima Angelica no solo es un retrato de España, también es una propuesta que pone en jaque al espectador: ya que no es un niño quien mira a la pequeña Angélica, con la que mantuvo un amor de infancia, sino es el propio López Vázquez el que lo hace.

La tienes que ver: cuatro clásicos de cine para descubrir este fin de semana

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad