Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 02 de Junio de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Esteban Domingo: "La mutación es el 'modus vivendi' de los virus"

Recién nombrado miembro de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, el virólogo investiga la manera de extinguir un virus haciéndolo mutar más de lo normal

Habrá quien haya leído por primera vez estas semanas sobre los virus, las mutaciones o la seroprevalencia. Pero otros llevan toda la vida estudiando esas amenazas para que podamos actuar con cierta ventaja en momentos como este. Es el caso del virólogo español Esteban Domingo, investigador en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO-UAM), y desde hace unos días también miembro de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU. Algo así como ganar un Óscar o un Balón de Oro, para entendernos.

Domingo y su equipo llevan casi cinco décadas estudiando cómo los virus se comportan para sobrevivir en sus huéspedes, los humanos. Ellos demostraron en los años 70 que la mutación, lejos de ser un hecho aislado o esporádico, era su modus vivendi. “Hasta entonces se pensaba que la secuencia genética de los virus era en cierto modo fija y estable. Nosotros demostramos que las mutaciones no son un acontecimiento esporádico sino constante en la mayoría de los virus, es su forma de adaptarse”.

Tanto es así que, cuando un virus infecta a dos organismos distintos, se convierte en dos virus diferentes. “Es lo que llamamos nube de mutantes. Significa que en cada individuo hay un conjunto heterogéneo de virus, y diferente del que podemos encontrar en otro organismo infectado”, explica el virólogo.

Aprovechando esta mutabilidad, el equipo de Domingo trabaja con el virus de la Hepatitis C aplicando una estrategia llamada “mutagénesis letal”: conseguir que el virus mute tanto que, al final, muera. Un proceso que quizás podría funcionar también con el nuevo coronavirus. “Pero el escenario es incierto e imprevisible, con muchas incógnitas aún por resolver”, recuerda Domingo, y las mutaciones complican la búsqueda de un tratamiento o una vacuna. “Significa que no tenemos que buscar la sustancia que frene o inhiba un único virus estable sino encontrar la manera de acabar con un virus cambiante. Y, en el caso de dar con una vacuna efectiva, ¿por cuánto tiempo nos inmunizaría? ¿Quizás una semana? ¿Un mes? ¿Diez años? No lo sabemos”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?