Viernes, 07 de Agosto de 2020

Otras localidades

REPORTAJE

El teletrabajo "quema"... y más en verano

Las dificultades que plantea la implementación del teletrabajo son crecientes y continúan, por el momento, sin regulación: gastos derivados de sus empleos o falta de desconexión son dos de la quejas más frecuentes entre los teletrabajadores

Las altas temperaturas del verano pueden hacer que no exista una buena climatización en los espacios de trabajo porque solo un tercio de los hogares españoles cuenta con aire acondicionado

El Gobierno regular la compensación de gastos y los tiempos de descanso en el teletrabajo

El Gobierno regular la compensación de gastos y los tiempos de descanso en el teletrabajo / Getty Images

Cuando en la vieja normalidad se debatía la implantación del teletrabajo en las empresas, seguramente nos imaginábamos más cumpliendo la jornada laboral frente al mar y con música de fondo, que con un portátil, en la silla de la cocina y semiencerrados en casa. Un 34 % de los trabajadores improvisamos nuestros despachos para poder sobrellevar el confinamiento y continuar trabajando pero, tres meses después, determinados aspectos de este nuevo modo de trabajar empiezan a hacer mella.

El Gobierno quiere elaborar una norma para el teletrabajo que recoja, entre otros aspectos, la compensación de gastos a los trabajadores y los tiempos de trabajo y de descanso. Los sindicatos también han pedido regular esta forma de trabajo que, hasta la pandemia, solo utilizaban el 5% de las plantillas. Todo apunta a que el teletrabajo, en los puestos en los que se puede implementar, ha llegado para quedarse durante bastante tiempo o, quizás, para siempre.Al principio las necesidades para tener un espacio de trabajo confortable eran las más básicas: una silla, un escritorio, buena iluminación… pero conforme pasa el tiempo van en aumento.

En la primera casa en la que hacemos parada vive un matrimonio joven que trabaja en empresas relacionadas con las tecnologías de la comunicación: “Yo llevo mal el teletrabajo. Se ha convertido en estar conectada 24 horas 7 días a la semana”. Ambos coinciden en que les cuesta mucho desconectar y en que los gastos personales que tienen que afrontar han aumentado: “Se están haciendo inversiones que no se están teniendo en cuenta (…) Además de los gastos como el de luz o comida, que ya este mes lo hemos notado”. En el futuro cercano no son muy optimistas acerca de que la situación cambie: “La próxima vez que te pases por aquí te contaremos qué tal se cumplen los horarios de la jornada continua”.

Un piso más abajo encontramos a una trabajadora de los servicios administrativos de la Universidad Complutense de Madrid. Hace tres meses nos contaba que no había sido capaz ni siquiera de descargarse la base de datos para trabajar pero ahora ya lo ha conseguido. Poco a poco se va adaptando a pesar de no tener el material necesario: “Al principio me dolía mucho la muñeca, porque acostumbrada al teclado grande, estar con este ordenador pequeño… me hacía daño”. Cada mañana comienza su rutina con un pequeño portátil que su hija empleaba para ir a la universidad. A las propias dificultades técnicas para teletrabajar, se le suman las personales. Su hija, que vive en el domicilio, trabaja desde su habitación en un call center, su marido da clases de música por internet desde su despacho y todos ellos además, tienen que estar pendientes de la abuela, que tiene alzhéimer. “Empiezo un poco cuando a mí me da la gana. No puedo empezar a trabajar a las 8 como cuando iba a la universidad porque a las 8:30 viene la ayuda a domicilio para ayudarme a levantar a mi madre y hasta que no se van no me puedo instalar en el salón”. Las situaciones personales en las casas de muchos trabajadores son complejas, pero en este caso particular ella lo intenta llevar bien: “Esto es paciencia, amor y humor. O te lo tomas bien o es un infierno y yo del infierno paso”, explica.

Compensación de gasto a los trabajadores y regular el descanso: así será la norma sobre el teletrabajo

El Gobierno quiere elaborar una norma para el teletrabajo que recoja, entre otros aspectos, la compensación de gastos a los trabajadores y los tiempos de trabajo y de descanso

Con la llegada del verano, la necesidad de mantener una buena climatización en nuestro entorno de trabajo es clave, pero no todas las casas cuentan sistemas que lo permitan. Según la última encuesta de hogares y medio ambiente, que se realizó en 2008 y que no se ha vuelto a hacer, y a un informe publicado por el portal Idealista en 2019, solo un tercio de los hogares españoles tiene aire acondicionado frente a un 70% que dispone de calefacción para invierno. Además, el 90% solo dispone de él en una habitación de la casa y en muchos hogares, hay más de una persona teletrabajando. Por si fuera poco, la Agencia Estatal de Meteorología prevé para junio, julio y agosto temperaturas por encima de la media de los últimos treinta años.

En la tienda de electrodomésticos Tien 21, situada en la glorieta de Embajadores de Madrid encontramos a una pareja que ha tenido problemas con la instalación de su nuevo aire acondicionado. Se mudaron en septiembre a un ático “donde da el sol todo el día” y en el que viven de alquiler.De reprente llegó mayo y vimos que en el piso hacía muchísimo calor y nos vimos encerrados en nuestro piso teletrabajando… entonces decidimos plantearle a los caseros que nos instalaran el aire acondicionado que, al igual que la calefacción, no es un lujo”, cuenta.

Teletrabajar en tiempos de COVID-19: ¿están nuestros hogares preparados?

Según un estudio, un 67% de los hogares declara tener como mínimo una persona teletrabajando o teleestudiando

Juncal Urbina, directora de proyectos de la empresa cuenta que lo más demandado estos días son pequeños electrodomésticos, máquinas de afeitado para hombres y, efectivamente, aires acondicionados. “Nos llama gente joven y matrimonios, normalmente de alquiler, previendo que no se van a poder ir de vacaciones”. A pesar de que muchos llaman, sus proyecciones es que los ventiladores volverán a ser los reyes del verano: “Hay gente que, por desgracia, no se pueden montar un aire acondicionado y tira de ventilador. Y, en esa gama, los más privilegiados se cogen un aire acondicionado portátil, un pingüino”.

El matrimonio que encontramos en la tienda ha llegado a un acuerdo con sus arrendadores. Como no podían hacerse cargo del importe, se lo irán descontando en las próximas mensualidades de la renta durante un año. “Tenemos que adelantar el dinero y estoy en un ERTE, pero se han portado muy bien”.

Toda la información sobre el coronavirus

Consulta la evolución de contagiados, fallecidos y recuperados en España y los últimos datos por Comunidades Autónomas. Y no te pierdas el podcast Informe Coronavirus (escúchalo en nuestra App en iOS y Android o suscríbete en iTunes, iVoox, Spotify o tu agregador favorito). También puedes recibir nuestra newsletter diaria con las noticias, reportajes y audios más destacados día.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?