Sábado, 11 de Julio de 2020

Otras localidades

La misma estatua, el mismo tiempo, el mismo lugar

Si los ataques a las estatuas de escritores empiezan por Cervantes, igual estamos poniendo el listón un poco alto

Yo aspiro algún día, como es natural, a tener estatua propia. No por vanidad, sino para que algún día la puedan tirar. Hay pocos caminos más honestos que los que van desde el momento en que te nombran hijo pródigo al momento en que te nombran persona non grata. Porque se cree que las estatuas consagran ideales, y eso es un error: consagran gestas. Y porque en cualquier vida, sobre todo en las vidas de hace siglos, se encuentran suficientes motivos para la reprobación. Tírenlas todas si se cree que son dioses.

Cuando decimos que no podemos juzgar el pasado con los ojos del presente lo decimos para absolver pecados, pero debería utilizarse también para elevar hazañas. Un señor hace seis siglos escribió el Quijote, y nadie ha vuelto a escribir algo parecido; otro llegó a América, con lo que se sabía entonces. Y así cientos de ejemplos que no sólo tienen que ver con los tiempos sino con los lugares: muchas veces es adorado como un ídolo alguien a quien, en otro lugar, se le prende fuego. Esto es la vida también. Cada vez más globalizados y cada vez más nuestros. Dicho lo cual, si los ataques a las estatuas de escritores empiezan con Cervantes igual estamos poniendo el listón un poco alto.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?