Martes, 24 de Noviembre de 2020

Otras localidades

¿Qué es el permafrost y por qué debemos frenar su deshielo para sobrevivir?

El vertido de Norilsk en Rusia, la mayor catástrofe medioambiental del Ártico, ha puesto el foco en el peligro del deshielo del permafrost. La enorme placa de hielo del Ártico puede cambiar negativamente el estado de nuestro sistema climático

El deshielo del permafrost, una extensa placa congelada en el subsuelo del polo norte del planeta, tiene un enorme peligro potencial para nuestra supervivencia y un grandísimo problema real ya en la vida diaria de algunas regiones.

El permafrost son áreas cuyo suelo permanece congelado todo el año y que constituyen el 24% de la superficie de todo el hemisferio norte, explica la portavoz de la AEMET Beatriz Hervella. “Es un elemento más dentro de nuestro sistema climático, pero especialmente sensible. Constituye lo que llamamos un punto de inflexión del sistema climático”, por eso hay que vigilarlo ya que “nos puede llevar a un nuevo estado de nuestro sistema climático que no nos va a beneficiar”.

El permafrost se está descongelando a una velocidad mucho más elevada de la prevista porque “el Ártico se está calentando hasta tres veces más rápido que el resto del planeta”, alerta Hervella.

Dentro del permafrost permanece hibernado en forma de CO2 y de metano el doble de carbono del que ya tenemos en la atmósfera y que se libera a medida que se deshiela la placa de hielo. Con su emisión “se va a acelerar el cambio climático porque el metano es un gas veinticinco veces más potente que el CO2 para el calentamiento”. El principal riesgo es entrar en ese círculo vicioso de mayor calentamiento que a su vez siga derritiendo el permafrost y éste emitiendo gases a la atmósfera.

Peligro de derrumbes en Rusia

El deshielo del permafrost tiene ya graves consecuencias en Rusia. Desde allí, la corresponsal de El Pais María Sahuquillo cuenta que ha provocado lo que se considera la mayor catástrofe medioambiental en el Ártico: el vertido de petróleo en la región de Norilsk.

Las investigaciones sobre el vertido indican que el tanque que lo contenía se vio afectado por el deshielo del permafrost y se pone el foco en la responsabilidad de Rusia, cuya mitad del territorio está asentada sobre este suelo con varias infraestructuras que podrían estar en riesgo al seguir derritiéndose la placa de hielo. Sahuquillo explica que “la Fiscalía General de Rusia ha ordenado una auditoría de todas las infraestructuras estratégicas rusas para analizar cómo pueden verse afectadas por el deshielo” y evitar un nuevo desastre.

La periodista destaca además la falta de política ambiental en Rusia, porque “incluso en algunas regiones frías se cree que hay algo beneficioso en el cambio climático”. Sin embargo, el calentamiento pone en peligro de derrumbe muchos edificios en el país, incluyendo las viviendas de particulares. Esto es lo que ha hecho que ahora se esté poniendo más el foco en las consecuencias del deshielo, pero todavía “no hay leyes a fondo que mitiguen esta situación”.

Todavía se desconoce todo lo ocurrido en Norilsk. “Es una de las ciudades cerradas de Rusia”, dice Sahuquillo, lo que ha impedido a los observadores a acudir a valorar el desastre.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?