Martes, 01 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Comida a domicilio

La alternativa a las grandes plataformas de comida a domicilio

La sentencia del Supremo falla que los riders son falsos autónomos y para el modelo de negocio de plataformas digitales como Glovo, Uber Eats o Deliveroo esto supondrá un cambio drástico: ¿hay alternativas a este servicio para el consumidor?

España es el país con más trabajadores en plataformas digitales de Europa. Según el informe Digital Labour Platforms in Europe, el 12,5% de los adultos españoles ha trabajado alguna vez con ellas, frente al 12% en Reino Unido o el 11,5% en Portugal; ¿pero en qué condiciones?

La Pájara

En 2017 los riders salieron a las calles a denunciar las condiciones de precariedad en las que trabajaban para las grandes plataformas y algunos de ellos decidieron ofrecer una alternativa a los consumidores. Así nació a finales de 2018 La Pájara, una cooperativa de reparto y mensajería a domicilio que cuenta con 5 riders que operan en Madrid en condiciones dignas de seguridad y estabilidad.

Martino, uno de sus fundadores, nos contó que en la cooperativa están dados de alta en la Seguridad Social en régimen general, disfrutando de todos los derechos de un contrato normal como socios trabajadores. Su tarifa es de 3,5 euros para el consumidor y del 25% para el restaurante, frente al habitual 30% más IVA de las grandes plataformas.

Tienen colaboración con 30 restaurantes en el centro de Madrid y las entregas las realizan gracias a CoopCycle, la cooperativa francesa que ofrece la aplicación de entrega a domicilio con bicicleta a proyectos como este. Además, conocen al personal de todos los establecimientos con los que colaboran.

Mejores condiciones para trabajadores y restaurantes

“A nosotros nos cobraban bastante por tener el servicio: una cuota inicial muy alta, el equipo y el dar visibilidad al negocio. Nos parecía abusivo, así que miramos otras alternativas”, nos explicó el dueño de Matambre, un restaurante colaborador que prepara comida a domicilio en el barrio de Lavapiés.

Tal y como nos contaba Martino, uno de los 5 trabajadores de La Pájara, las condiciones son más adecuadas tanto para el trabajador, como para el restaurante. El consumidor solo tiene que pagar unos euros más, aproximadamente 2 por pedido, pero se asegura de que las condiciones son más dignas para quien prepara y reparte la comida.

Los consumidores se han acostumbrado a precios muy bajos. No existe nada gratis y es esa concienciación por la que tenemos que luchar”, nos contó una de las trabajadoras de Mensakas, otro proyecto cooperativo que opera en Barcelona como “alternativa de reparto responsable”.

Temas relacionados

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?