Miércoles, 21 de Octubre de 2020

Otras localidades

Internet, consumo y manipulación

De predecir nuestro consumo a modular nuestro comportamiento: analizamos el capitalismo de vigilancia que pone de relieve el documental "El dilema de las redes", el uso de nuestros datos registrados en Internet para manipularnos

Que los movimientos que realizamos en Internet crean una huella digital no es ya ninguna novedad para los usuarios, sin embargo, un nuevo documental sobre la vigilancia ciudadana a través de las redes sociales profundiza en el uso de los datos que dejamos online para predecir nuestro comportamiento. Es lo que se ha llamado “capitalismo de vigilancia”.

Esa predicción sobre nuestros intereses y tendencias es enormemente útil para las empresas. Los usuarios han pasado de ser consumidores a ser productos.

El término “capitalismo de vigilancia” fue acuñado por la investigadora estadounidense Shoshana Zuboff. La profesora es una de las protagonistas del documental de Netflix “El dilema de las redes”. Hablamos sobre este fenómeno con el periodista de El País Jordi Pérez Colomer. “No sabemos cómo nuestro comportamiento determina lo que somos”, subraya. “Con solo cinco cosas de ti: qué coche tienes, las webs que visitas, dónde vas el fin de semana, dices el 80% sobre ti”, por lo que, al recibir cientos de impulsos de nosotros, la perfección es cada vez mayor.

El inicio de esta vigilancia está marcado por la monetización de las páginas web y el intento de adaptar la publicidad a cada consumidor, algo que, con las redes sociales como Facebook, en las que subimos fotos y expresamos nuestros gustos, se ha facilitado. “Pero luego hay empresas que se dedican a recopilar nuestras fichas y venden esos datos: datos de navegador, incluso de tarjetas de crédito”, recuerda Pérez Colomé.

Estas empresas elaboran bases de datos que venden a empresas interesadas en conocer perfiles de clientes. Un “mercado de datos” que calcula con algoritmos qué productos ofrecer a cada persona en función de su comportamiento a cada momento. Las páginas que visitamos, el tiempo que pasamos en ellas, todo queda contabilizado para intentar no solo predecir nuestro comportamiento sino también condicionarlo.

De la previsión a la manipulación

“Estamos en la prehistoria de esto”, asegura el periodista. Hace apenas dos décadas que ha comenzado la predicción de comportamientos a través de los datos que dejamos en Internet. “El peligro de esto es que puedan empezar a darte imputs para que cambies”. Por ejemplo, en las últimas elecciones Facebook logró promover el voto de la gente.

Lo que se está empezando a hacer es modular el comportamiento. En el caso de Tik Tok, por ejemplo, la polémica se ha producido porque en función de los vídeos que aparezcan en tu feed puede hacer que creas algo o provocarte sensaciones. “Es algo que no conocemos bien, no hay mucha evidencia de cómo esto puede afectar a sociedades enteras”, alerta Pérez Colomé.

Como medios de comunicación que transmiten información, las redes sociales sirven en ocasiones como vehículo para difundir propaganda. Así ocurrió por ejemplo con Rusia en 2016. Colomé cree que estamos solo “al principio de algo” y que son los Gobiernos, junto con las plataformas, los que deben ver cómo mejorar este sistema y regularlo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?