Viernes, 22 de Enero de 2021

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

¿Podemos quedar dos familias diferentes? Un virólogo responde las dudas sobre las Navidades

El plan de Navidad que ha presentado el Gobierno -todavía como borrador- incluye limitar las reuniones sociales a seis personas, fomentar las actividades al aire libre, cumplir con las medidas higiénico-sanitarias de manera escrupulosa y retrasar el toque de queda hasta la 1:00

En 'Hora 25' respondemos a las preguntas más frecuentes de los oyentes sobre lo que podrán o no hacer de cara a las fiestas navideñas

El plan de Navidad que ha presentado hoy el Gobierno en forma de borrador incluye limitar las reuniones sociales a seis personas, mantener en todo momento las medidas higiénico sanitarias, controlar los contactos entre núcleos familiares distintos, establecer sendos toques de queda desde la 1:00 a las 6:00 y fomentar al máximo las actividades al aire libre. En todo caso, no son pocas las dudas que han surgido entre los españoles, ¿qué hago con las personas mayores que vengan a casa? ¿Me puedo quitar la mascarilla? ¿Puedo moverme entre comunidades autónomas? En este tramo de 'Hora 25' resolvemos las dudas más frecuentes con el virólogo José Antonio López Guerrero.

Este es el plan del Gobierno para Navidad: seis personas como máximo en las cenas y toque de queda a la 1:00

El ministro de Sanidad asegura que se trabaja con varios borradores y que, aunque aún no hay nada definitivo, el objetivo es alcanzar un consenso en el Consejo Interterritorial de Salud.

En el texto se recomienda que en las reuniones en el ámbito familiar, se limite la participación "a los miembros que pertenezcan al mismo grupo de convivencia": "En el caso de que haya algún miembro externo no conviviente habitual, las reuniones serán de hasta un máximo de 6 personas y se debe garantizar las medidas de prevención (6M), independientemente de si son familiares o no". 

Por poner las cosas en perspectiva. El 23 de mayo, cuando el gobierno publicó una guía con recomendaciones sobre cómo ir a la playa para estar seguros, la incidencia acumulada en el país era de 14 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas. Hoy, está en 362. Siempre decimos que hay que tener mucho cuidado con las comparaciones, la situación y el nivel de detección de casos no era la misma en mayo que ahora. Pero no hay que perder la perspectiva de que, aunque se vaya conteniendo poco a poco la curva la incidencia aún es muy alta.

¿Lo que tenemos por delante es eso, reunirnos con grupos muy pequeños?

Pues efectivamente. Y decida lo que decida el ministerio y las interpretaciones que hagan las autonomías. Depende de nosotros. Es cierto que la cifra de casos podría bailar respecto a mayo, pero no lo hacía la cifra de fallecidos ni las de ocupación de hospitales. No hemos alcanzado el la planicie necesaria. No estamos ni de lejos cerca de unas Navidades prepandémicas.

¿Quién pueda debería reservar billete de tren o bus en fechas que no coincidan con la gran escapada?

Hay que intentar reservar con antelación, pero son unas vacaciones muy concentradas. En Navidades los días para viajar son muy concentrados, hay que hacer una previsión importante.

En las cenas... ¿Qué es más importante, el número de personas o que pertenezcan a núcleos de convivientes diferentes, es decir, es mejor una cena de ocho con dos familias o una de seis en la que cada uno proviene de una casa?

Cuantos menos de grupos no convivientes no coincidan, mucho mejor. Si vienen de sitios diferentes hay más posibilidad de que haya alguien contagiado o que sea supercontagiador. No podemos dar un número de comensales claro, pero tres personas de tres lugares diferentes supone más riesgo que ocho personas de un mismo núcleo familiar.

¿Hay que llevar mascarilla siempre que no se coma?

Sí, es lo que marca el protocolo. La mascarilla es lo ideal. Se habla también de distanciamiento, pero seamos prácticos. Ese distanciamiento va a ser escaso, me imagino que las familias pudientes sí, pero la mayoría no. La idea es a la hora de la cena no sentarnos a 50 centímetros de nuestro comensales, sino hacerlo en zigzag. En el momento de la cena, sin mascarilla, evitar en ese momento una discusión o una conversación acalorada. Villancicos y demás lo dejaremos para la sobremesa. La mejor ventilación es la ventilación natural. Cuatro dedos las ventanas abiertas, puede ser fundamental. 

Viene la abuela o el abuelo de la residencia y se instala por unos días en casa, no sólo en la cena de nochebuena, ¿hay que mantener la mascarilla dentro de casa mientras esté allí esa persona mayor que ha estado en una residencia o sola en su casa?

Idealmente sí. Depende de cada hogar, si es posible tener un sitio donde nuestros queridos mayores puedan estar cómodos a cierta distancia. Va en contra de lo que nos han enseñado, pero la aproximación física sin mascarilla puede suponer un riesgo.

Y en la mesa, ¿nada de picoteo este año? ¿No compartir platos de ninguna manera? 

Algunos estudios recientes comentan que la proporción de casos contagiados a través de superficies es más baja de lo que se pensaba en la primera ola. No obstante, no significa que no exista. La higiene es fundamental. Los famosos hidrogeles y demás. No vamos a compartir los platos que se ponían en el centro de la mesa, a ser posible en platos individuales y coger los elementos con una pinza. Hay que evitar cogerlo con la mano.

¿Después de la cena, qué pasa con los besos y abrazos?

Si se puede hacer la sobremesa con mascarilla mejor. Lo ideal sería no besarnos o abrazarnos. La forma germana podría ser una opción, pero este año la mejor afectividad debe ser evitar los abrazos sobre todo con la gente no conviviente. 

 ¿Qué podemos hacer para rebajar la posibilidad de quien pueda permitírselo no recurra al método de hacerse un test de antígenos para evitar contagios?

Están apareciendo una nueva generación de test rápidos de saliva, al igual que test rápidos serológicos. Acaba de salir un test, aprobado por la FDA, que es como una mini PCR que amplifica la señala y da casi la misma fiabilidad que las PCR en 30 minutos. Garantías no vamos a tener. Se está comentando la posibilidad de que estos test puedan ser adquiridos antes de Navidad. Sería una forma adicional. No sería contrario a que estos test fueran una opción adicional, pero teniendo en cuenta que vamos a seguir manteniendo otras medidas básicas. No me parece mala opción, en caso de que funcionaran estos test como medida previa. 

Incluso si uno se ha hecho una prueba y ha dado negativo, ¿hay que mantener las recomendaciones?

Si pudiéramos tener la certeza de tener un resultado el día de la reunión yo creo que daría bastante seguridad. A día de hoy, el test de antígenos, rápido, por mucho que se diga sigue teniendo muchos problemas de efectividad. Hemos visto lo que ha pasado en una residencia de Valencia. 

Hay un estudio que comenta que con el test antigénico, rápido, de alguna forma venía a decir que no eran contagiosos aunque no tuvieran el resultado de una PCR. No estoy de acuerdo con eso. Podemos tener fragmentos del virus sin ser contagioso. No hay nada que confirme que una persona que ha dado positivo de PCR y ya haya pasado la enfermedad no pueda contagiar. Llegará un momento en el que tengamos que fiarnos de eso, aunque seamos serológicamente positivos. En algún momento tendremos que asumir que aunque dé IGG positivo tiene que hacer vida normal.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?