Martes, 26 de Enero de 2021

Otras localidades

Un Libro Una Hora

'De ratones y hombres', el sueño de los desheredados

Una novela durísima, emocionante, en la que la tensión se siente desde la primera escena y cuyo final es estremecedor

John Steinbeck nació en 1902 y murió en 1968. Su vida podría ser el argumento de una novela. Desde joven mostró una gran rebeldía y una oposición total al modo de vida tradicional. Escogió recolectar fruta, trabajar en las plantaciones de azúcar o simplemente vagabundear por el país, dejando la Universidad.

En Nueva York trabajó como obrero de la construcción a la vez que escribía pequeños artículos en periódicos. En 1935 publicó su primera novela de gran éxito: 'Tortilla Flat'. Luego vinieron obras inmortales como 'Al este del edén', 'La perla' o la impresionante 'La uvas de la ira'. 

Ganó el Premio Nobel de Literatura en 1962. Cuando recibió el galardón, John Steinbeck dijo: "El escritor está obligado a celebrar la probada capacidad del ser humano para la grandeza de espíritu y la grandeza del corazón, para la dignidad en la derrota, para el coraje, para la compasión y para el amor".

Dijo que 'De ratones y hombres' se inspiró, en parte, por sus propias experiencias junto a los trabajadores migrantes durante la década de 1910. Se publicó en 1937 y es una de las obras más importantes de la literatura norteamericana. Es una novela durísima, emocionante, en la que la tensión se siente desde la primera escena y con un final estremecedor.

El gran escritor de los "desheredados"

'De ratones y hombres' nos traslada a la Gran Depresión americana de los años 30, que se caracterizó por la inestabilidad de los mercados, las elevadísimas tasas de paro, el trabajo precario, los despidos, y los desahucios, provocando migraciones en busca de una vida mejor.

Steinbeck fue el gran escritor de los "desheredados", capaz de crear una historia "estremecedora" con hombres y mujeres que se mueven entre los que luchan por salir adelante y los que se dejan arrastrar por el cansancio, la incapacidad o el agotamiento.

Muchas familias perdieron sus negocios y ahorros y se empobrecieron, ciudades completas quedaron arruinadas porque dependían de una sola industria. Uno de los principales problemas en el mundo era el desempleo, millones de personas buscaban un trabajo, y quienes obtenían uno, tenían que resignarse a los trabajos no estables, precarios y mal pagados.

La agricultura fue uno de los sectores más afectados, pues era muy difícil vender las cosechas y los agricultores tuvieron que disminuirlas, por lo que hubo muchas pérdidas, y las ganancias disminuyeron enormemente. Por tanto, la mayoría de los pequeños agricultores se hicieron de deudas y el último recurso para sobrevivir era vender sus propiedades.

El mito del sueño americano 

La novela trata también de un sueño. La vida de George y Lennie se reduce a sobrevivir el día a día para conseguir su propia tierra que ambos cuidarían. En la mente de Lennie, el sueño seguramente se convertirá en la realidad; para George, hablar del sueño es una forma de consolar a Lennie y pasar el tiempo en un ambiente hostil. Estos personajes representan a los jornaleros, a los labriegos, a los trabajadores sin tierra en busca de trabajo, aceptando, si es que lo conseguían, sueldos mínimos y miserables. Tener sus propias tierras, era el sueño americano de los trabajadores del campo.

La obra quiere contar lo que pasaba en la época, el mito del sueño americano, en el que todos trabajaban en granjas duro para ganarse un sueldo, y con eso ahorrarlo, comprarse ellos mismos una granja. Pero todos fracasaban porque cuando les daban el sueldo se los gastaban en fiestas y en bebidas. Y todos estaban solos. La diferencia en esta obra es que quiere plasmar la vida de dos que en esa época se tienen el uno al otro.

Es precisamente en este contexto de soledad, desesperanza y precariedad en el que se desarrolla la historia de Steinbeck, ofreciéndonos una novela sencilla de leer pero con contenido histórico y literario profundo.

La amistad entre Lennie y George

Otro elemento importante en la historia es la amistad que hay entre los dos protagonistas, que sorprende a todo el mundo, sobre todo por la personalidad de Lennie. Lo primero que piensa es que George se aprovecha de él quitándole el salario que gana.

Esto refleja parte de la ideología estadounidense en la que predomina el individualismo y el capital como lo más importante. George tiene que mentir, dice que Lennie es su familiar, esa es la única razón con la que se explicarían por qué lo lleva consigo, puesto que parece que solo es posible cargar con alguien que es un estorbo, o ayudar a alguien, si es de la familia.

Pero hay otro elemento por el que George tiene que mentir sobre Lennie: su condición de hombre. Es decir, si él estuviera ayudando a una mujer, quizá sería lo esperado y nadie sospecharía. Pero ¿por qué hacer algo por otro hombre que trae tantos problemas consigo? El único motivo que existe es la amistad desinteresada de un hombre que espera un futuro mejor junto a su amigo.

¿Una historia de amor entre dos hombres?

George quiere a Lennie a pesar de los problemas, lo quiere a pesar de que este le represente romper con la masculinidad hegemónica de los trabajadores del campo. El que los demás crean que Lennie es su familia, le evita dar explicaciones sentimentales, de por qué cuida, protege, alimenta y educa a un hombre más grande y fuerte que él.

El ataque directo al capitalismo resulta evidente en una obra que no pierde la oportunidad de dejar claro que la forma de vida americana consiste en chocarte constantemente con el muro de tu estatus social. Sin embargo, 'De ratones y hombres' parece narrar la historia de amor entre dos homosexuales.

Efectivamente, son muchos los elementos que apuntan a que George y Lennie comparten unos sentimientos más allá de la amistad. Y es que todo lo que sueñan es para una vida en común. Cualquier irrupción de personajes femeninos es rápidamente rechazada por los protagonistas. Nada sabemos del camino que han recorrido antes. Lo único claro es que quieren terminarlo juntos.

El racismo y el machismo, reflejados en la novela

En la novela podemos identificar la práctica del racismo, componente común de la vida cotidiana de los años 30, pues aunque los trabajadores de la historia eran todos de clase baja, Crooks vivía aislado en un cuarto solo, sin poder hablar con nadie por ser una persona negra.

En la historia es evidente cómo el hombre está deseoso de compañía, de que alguien se le acerque pues viven en el completo aislamiento. Lennie, que no es consciente de las distinciones sociales por el color de piel, entra al cuarto de Crooks, que se siente vivo y por un momento olvida su condición. Pero no dura mucho y vuelve a su estado de resignación.

La mujer de Curley es otro de los personajes segregados, que deja ver también el papel de las mujeres en ese contexto. De hecho no tiene nombre en la novela, solo es 'la mujer de' Curley. El sentimiento generalizado en los trabajadores es el de alejarse de ella. No hay que mirarla porque puede hacerlos caer en la tentación. Es peligrosa también por ser bella, con un cuerpo insinuante. Solo se la acepta si está cerca de su esposo. Ella se siente aislada y necesitada de la compañía de los demás. La mujer simboliza la desgracia para todo el que la rodea.

Los últimos audios de Un Libro Una Hora

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?