Lunes, 24 de Enero de 2022

Otras localidades

Los problemas del campo

Los problemas de desabastecimiento y el encarecimiento de costes ponen en jaque miles de puestos de trabajo en el campo. Analizamos la situación que atraviesan agricultores y ganaderos con Javier Alejandre, portavoz de UPA.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

 Los costes de la producción agraria –fertilizantes, electricidad, alimento para los animales...- se disparan y los agricultores y ganaderos no pueden, dicen, trasladar ese incremento a los precios de sus productos por lo que los trabajadores del campo, aseguran, se ahogan.

Así lo refleja el último informe de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), que señala que las subidas oscilan entre el incremento de un 20% en el caso de los piensos para el ganado al 45% del gasóleo o el 70% de la factura eléctrica. Además, aumentan también los precios de fertilizantes -entre un 35 y un 75%-, productos fitosanitarios -hasta un 70%- y -plásticos -entre un 60% y un 100%-. Un aumento de costes que, según UPA, supone un incremento medio de casi el 60% para explotaciones de cereales de 25 a 100 hectáreas, y de más del 20% para una explotación de 100 vacas de ordeño o una granja porcina de 800 cabezas.

Un incremento de los costes que, denuncian, no se refleja en el aumento de sus ingresos. Una denuncia que encuentra apoyo en los datos del Instituto Nacional de Estadística, que señala que el precio agregado para alimentos sin elaboración se incrementó en octubre un 2,5% respecto al mes de septiembre y un 0,8% respecto al año pasado. Así, los precios de los alimentos al consumidor suben, dice el INE, pero mucho menos que los costes de producción: en septiembre, la carne de ovino y caprino es uno de los productos que más sube, un 4,3% en tasa interanual; los huevos incrementan su precio un 4,1%, y la fruta un 2,6%. En general suben de precio todos los productos - arroz, pescados, marisco, leche, el queso...- pero en algunos casos, esos precios incluso bajan: el yogur, por ejemplo, cuesta un 0,5% menos que hace un año; la mantequilla un 1,3% y los frutos secos caen casi un 3%.

La mayoría de los mercados de materia prima son commodities y son precios internacionales, y ahí hay un incremento generalizado, mientras que el precio de venta de nuestros productos viene muy condicionado por los mercados locales donde la relación entre la capacidad de negociación entre los diferentes agentes de la cadena es muy diferente, de tal forma que hay muchísimos agricultores, muchos menos operadores que nos compran el producto y lo transforman y muy pocos centros de distribución. Así, la capacidad de negociación es tan radicalmente diferentes que hace que nosotros no seamos capaces de trasladar nuestros costes de producción al precio final de los productos” explica en Hora 25 de los Negocios Javier Alejandre, portavoz de UPA.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?