La VentanaLa ventana de los números
Economia y negocios

Los robots repartidores de comida llegan a España: "¿Os imagináis por la Gran Vía a estas cajitas rodando?"

Santiago Niño se ha asomado a La Ventana de los Números para hablar de los nuevos robots repartidores que llegan a Madrid y cómo afectarán al empleo. Hablamos también de los jóvenes que prefieren trabajar en el extranjero y de los micro apartamentos que Ikea alquilará en Tokio por 1 euro al mes

La Ventana de los Números | Los robots repartidores de comida llegan a España: "¿Os imagináis por la Gran Vía a estas cajitas rodando?"

La Ventana de los Números | Los robots repartidores de comida llegan a España: "¿Os imagináis por la Gran Vía a estas cajitas rodando?"

16:21

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1639588394668/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

El futuro está llegando, y Santiago Niño opina que las consecuencias económicas pueden no ser enteramente positivas. Hoy en La Ventana nos ha hablado de la empresa de reparto de comida a domicilio Glovo, que estos días prueba en un barrio de Madrid un nuevo modelo de negocio: los repartidores robot.

Llegan los repartidores robot

Se trata de unas pequeñas neveras sobre ruedas que pueden ser autónomas, aunque como ha explicado Niño, de momento irán acompañadas de una persona que las controle: “Se llama sandbox, y para hacer la cosa llevable irá al paso de una persona, aunque podría ir más rápido”.

De momento se probarán en una zona del distrito de Villaverde, en la capital, “solamente en una calle acotada, con una persona al lado, y en un trozo de Villaverde más amplio”, para propiciar que su funcionamiento sea lo más seguro posible.

“Es el inicio del inicio”, ha advertido Niño, “ahora estos vehículos están guiados, pero dentro de diez años serán elementos totalmente autónomos, guiados por un sistema de inteligencia artificial de segunda generación”.

Estos robots ya funcionan en ciudades estadounidenses como Seattle o Washington D.C., y la tecnología es incluso más compleja en Australia, donde “se ha autorizado en zonas rurales la entrega de paquetería por drones”.

Aunque el funcionamiento a nivel técnico sea óptimo, Niño tiene claro cuáles serán los baches en el camino del desarrollo de esta nueva tecnología: “El mayor problema va a ser por parte de la población, convivir con estos bichos, con estos elementos rodantes. ¿Os podéis imaginar por la Gran Vía de Madrid a cinco de estas cajitas amarillas rodando? De entrada va a chocar”.

Los jóvenes prefieren trabajar en el extranjero

Además de a la población que utilice este nuevo modelo de reparto, la tecnología afectará a los repartidores y, en consecuencia, al empleo, que ya sufre en España de sobremanera. Los jóvenes son la generación más afectada, y por lo tanto buscan alternativas laborales, en muchos casos fuera de España.

Según un estudio publicado por el centro de estudios Young Business Talents, el 82% de los jóvenes españoles estaría dispuesto a marcharse del país si eso les ayuda a encontrar un empleo. En la encuesta participaron casi 10.000 estudiantes de entre 15 y 21 años.

“Esto es demoledor con respecto al mercado de trabajo”, ha asegurado Niño. “Significa varias cosas, primero que los jóvenes tienen mucha más perspectiva de la que en principio se les da o se les otorga. En segundo lugar, que ven las cosas muy negras aquí dentro para ellos y prefieren irse. ocho personas de cada diez es muchísimo”, explica.

Pisos por 1€ al mes en Japón

Sin embargo, no todas las oportunidades en el extranjero son buenas. Como por ejemplo los pisos de 10 metros cuadrados que oferta la empresa sueca de muebles Ikea en Tokio, en Japón.

Se trata de una campaña publicitaria en la capital japonesa, donde por sólo 99 yenes al mes (aproximadamente 0,77 euros) puedes alquilar, por un máximo de tres años, uno de estos micro-pisos de 10 metros cuadrados con baño en su interior.

“Esto tiene letra pequeña, los has de amueblar con muebles de Ikea para este tipo de apartamentos”, ha explicado Niño. “Mi opinión personal es que esto tiene efectos publicitarios. Ikea ha destinado X millones a este proyecto y dentro de x años, cuando decida liquidarlo, venderá los apartamentos y habrá tenido un impacto total”, opina.

En una ciudad con un problema de vivienda tan grande como el de la capital japonesa, las soluciones creativas para ofrecer viviendas son una buena oportunidad para la publicidad empresarial.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad