Domingo, 23 de Enero de 2022

Otras localidades

"Mi entrenador abusó de mí cuando tenía 13 años": el secreto que Margarida ha callado durante 60 años

La mujer explica en 'Hoy por Hoy' el horror vivido en un club de natación cuando era pequeña: "Hacía conmigo lo que le daba la gana y nunca me atreví a contarlo"

Margarida explica en 'Hoy por Hoy' el horror vivido cuando era pequeña

Margarida explica en 'Hoy por Hoy' el horror vivido cuando era pequeña / Foto Cèlia Atset y Albert Llimós

 Albert Llimós comenzó como periodista deportivo, pero pasó a centrarse en temas de investigación. Indagó en profundidad en asuntos ‘delicados’, de acoso y abuso sexual en muchos ámbitos. Ha publicado numerosos artículos destapando casos en estos últimos años como el de Albert Benaiges, ex entrenador del Barça que habría perpetrado durante más de 20 años abusos y vejaciones a multitud de niños.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Un día, por la mañana le llegó un audio de WhatsApp. Tan solo duraba 8 segundos: "Soy Margarida, tengo 73 años. Yo también hice natación y durante muchos años sufrí un infierno".

"Con este audio quería decir que yo también fui una niña abusada. Estuve 60 años sin contárselo a nadie. La primera vez fue a Albert. Cuando colgué dije '¿pero qué has hecho? ¿Ahora, con 70 y tantos años?'. Pero luego vino todo rodado", ha expresado la propia autora del audio en una entrevista con José Luis Sastre en 'Hoy por Hoy'. 

El encuentro y la importancia de escuchar

Albert recibía cientos de audios y llamadas de gente anónima, pero esta le cautivó. Cuando le llamó por teléfono, no se lo pensó dos veces y acudió a su casa, donde le esperaba Margarida con un lujoso desayuno. "Vi en ella la imagen de mi abuela, una persona generosa que tenía mucho dolor dentro. Estuvimos casi tres horas hablando. Al salir, estaba devastado y lloré como no había llorado nunca en mi vida. No volví ni por la autopista a Barcelona, fui por caminos secundarios para hacer más larga a vuelta", ha lamentado el periodista. 

La exnadadora decidió contárselo a Albert para que él lo publicara en el Diari ARA. "Me encontré con un periodista que no buscaba el morbo de la noticia. Me dejó hablar, llorar y hacer de todo en esas tres horas". El periodista le respondió: "No voy a publicar nada hasta que no se lo digas a tu familia y a tu hija". 

"Primero es entender que hay una persona detrás. Antes del artículo es darle la mano a esa persona para que se sienta escuchada y pueda ayudarla. Es quizás traspasar los límites del periodismo. Pero no iba a publicar nada hasta que ella no lo contara. Lo importante es acompañarles y que no se sientan solos. Solo hay que escuchar, escuchar y escuchar", asintió Albert.

Campeona de España en trampolín y palanca

Margarida estaba en un club de natación. Un entrenador se fijó en ella y le pidió si quería saltar en trampolín. Ella aceptó. Entonces tenía 13 años, una época oscura en la que llegó a ser campeona de España de trampolín y palanca en 1965.

Ahora no se acuerda de todo, pero sí le van llegando escenas a la mente aunque, como dice ella, no quiere recordar. "Hay muchos detalles que ahora me van saliendo. Este señor abusaba de mí cuando quería o como quería. Es la España de los años 60. Si se lo hubiera dicho a alguien, nadie me hubiera creído. Te sientes muy sola. Seguro que mucha gente lo veía y nadie decía nada. Y así pasaron los años. Yo nunca jamás dije nada hasta ahora". 

La repercusión del testimonio

Cuando Margarida lo contó, recibió muchos mensajes de ánimo, pero también otros de personas que no se creen aún el testimonio. Lo que más le dolió: "No he recibido respuesta institucional y de nadie de natación, ni de gente que nos conocíamos, que éramos amigos, que ahora están en altas esferas como la Generalitat. Nadie, nadie, nadie y nadie. Y esto es lo que te duele. Al menos llamarte por si lo sabíamos o no, o un lo siento. Nada", exclamó la mujer. 

Para Albert, esto se ha convertido en algo más. "Yo le tengo una admiración profunda, veo reflejada a mi abuela en ella. Nos hemos ayudado. Ahora le miro y tiene lágrimas en los ojos, tenemos un vínculo afectivo. Sigue habiendo mucho miedo, porque todavía hay gente que no le cree. Por la vía judicial también cuesta demostrarlo luego", ha dicho. 

"No espero disculpa de nadie, ahora ya no. Creo que la sociedad es así", terminó sentenciando Margarida.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?