Hora 25Las entrevistas de Aimar
Internacional

"No hay nada más potente para conseguir el voto que alguien parecido a ti llamando a tu puerta"

Aimar Bretos entrevista a Sebastián Kraljevich, sociólogo y encargado de dirigir la estrategia en la campaña electoral de Gabriel Boric, presidente electo de Chile

Sebastián Kraljevich, jefe de estrategia de Boric

Sebastián Kraljevich, jefe de estrategia de Boric

23:02

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1642696825493/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

¿Es posible convertir a un chaval de 35 años en el presidente de una nación? La respuesta corta es que sí. Una campaña electoral permite justo eso, que un candidato que a priori tiene escasas posibilidades de ganar, se acabe transformando en una gran máquina política de hacer votos. Y no cualquier voto, sino grandes masas de electorado. Mayorías. Hablamos de Chile, del presidente electo Gabriel Boric, que se ha convertido en el presidente más votado de la historia democrática de su país desde que el voto es voluntario. Su victoria nace de una estrategia que trata de pulsar botones muy concretos de la sociedad y es ahí donde empieza la respuesta larga. Hoy Aimar Bretos entrevista a Sebastián Kraljevich, sociólogo y jefe de estrategia en la campaña de Boric.

Las claves de la victoria de Boric

El trabajo nuestro parte de quiénes son los candidatos. Lo nuestro tiene que ver en cómo acentuamos, cómo ponemos luz sobre ciertas propuestas o rasgos que tiene el candidato.

Boric lo hizo muy bien. Nuestro trabajo está muy fundado en datos. En el caso chileno los resultados en primera vuelta nos decían que los debates presidenciales, televisados, eran muy importantes para definir el voto. Una de las cosas que hizo muy bien Boric en segunda vuelta es hacerlo muy bien en los debates. Fue muy sólido, muy claro y logró mostrarle a una amplísima mayoría de chilenos que es capaz de gobernar un país.

No hay nada más potente para conseguir el voto que alguien parecido a ti llamando a tu puerta, si es voluntario. Contándote por qué él cree que es un buen candidato. Y eso fue clave en la victoria de Boric. Aquí la experiencia fue muy bonita. En segunda vuelta se movilizó gente que jamás había hecho campaña por ningún candidato. 

Si bien las encuestas daban una ligera victoria, hasta que no tuvimos el 30% del conteo no estuvimos tranquilos. Las campañas no le hablan al 100% de la población de un país, hablan a un segmento para conseguir su objetivo. El segmento de chilenos en segunda vuelta era diferente. Evidentemente, cuando el mensaje va dirigido a otras personas con otras características el mensaje cambia. No hay nada que inventar. Hay que saber a quién dirigirse. 

Nosotros pensamos en tres perfiles: uno, gente que creía que Chile necesitaba un cambio, pero que ese cambio era con certidumbre. Un segundo perfil, gente que buscaba un cambio, pero antiélites y un tercer perfil de gente que no fue a votar en segunda vuelta, pero sí que había ido a votar en el plebiscito de hace un año.

La victoria de Boric es parte del ciclo de protestas. Cuando uno ve la historia del presidente electo, diez años empujando la misma causa es posible pensar que este ciclo pasa a una nueva fase, no sabemos si de profundización o de movilización, pero está enraizada en esas protestas. 

Cuando uno piensa en construir imágenes del candidato uno piensa en qué tiene de diferente respecto al resto de candidatos. En primera vuelta, había candidatos que podían competir con Boric en el sentido de presentarlo como el candidato que viene de abajo hacia arriba. En segunda vuelta, era bastante más evidente que quien era más representante de las élites era Kast. Punta Arenas está muy muy al sur y eso hace que en un país tan centralista como Chile, el hecho de venir de un país tan alejado te saca de estar dentro de lo que se considera élite.

Todos los presidentes electos cargan una gran responsabilidad y espero que lo enfrenten con una voluntad de hacer avanzar los proyectos y que prime por encima del temor. 

En segunda vuelta con total claridad el Partido Comunista fue un partido que potenció la victoria de Boric en determinados segmentos. Es probable que el hecho de que un partido aquí en Chile que tiene una trayectoria de impecable compromiso democrático y transformador haya catapultado su victoria en aquellos segmentos que querían cambio.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad