Viernes, 28 de Enero de 2022

Otras localidades

11-M

Los agentes responsables aseguran que la 'mochila de Vallecas' siempre estuvo bajo su custodia

Los dos policías que encontraron la bolsa con la bomba dicen que ésta se encontraba en una gran bolsa con otros muchos enseres recogidos en El Pozo

Seis agentes de la comisaría de Policía de Puente de Vallecas han asegurado durante la decimoséptima sesión del juicio del 11-M que los efectos recogidos el día de los atentados en la estación de El Pozo -incluida la bolsa de deportes que contenía una bomba, conocida como la 'mochila de Vallecas'- estuvieron siempre bajo vigilancia policial y que la cadena de custodia no se rompió "en ningún momento".

Tres de ellos han explicado que participaron en la retirada de las "bolsas de basura grandes, de color oscuro" en las que se introdujeron los efectos y que estaban "en dos montones" en los andenes de la estación, vigilados por los agentes que estaban allí. Ninguno de los testigos fue capaz de precisar el número exacto de bolsas que recogieron -que estaban "anudadas" o cerradas con "cinta de embalaje"-, aunque "posiblemente" fueron más de diez. Los agentes han explicado que hicieron una cadena humana para introducirlas en las dos furgonetas en las que las trasladaron.

El agente que iba al cargo de la operación de traslado ha relatado que el comisario jefe del centro policial de Puente de Vallecas y el inspector jefe del grupo de investigación de su unidad le ordenaron trasladar las bolsas hasta la comisaría de Villa de Vallecas, donde al llegar no les dejaron descargarlas, por lo que se dirigieron a su comisaría. Una vez en ésta tampoco bajaron las bolsas de las furgonetas ya que los dos mandos policiales mencionados les ordenaron que las transportaran hasta el recinto ferial de Ifema, aunque este agente ya no participó en este último trayecto porque su "jefe natural" le pidió que se quedase en la comisaría para realizar otros servicios, según ha precisado.

Las bolsas, siempre vigiladas

En el traslado a Ifema participaron dos de los agentes -uno de ellos en prácticas cuando ocurrieron los hechos-, quienes han explicado que al llegar al recinto los miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) les señalaron el lugar donde debían depositar las bolsas, una "zona acotada" en el pabellón seis, que, según el relato, siempre estuvo vigilada, con cinta policial y con la identificación de "efectos personales de víctimas de El Pozo". Al regresar a la comisaría les dijeron que tenían que volver a buscar las bolsas, aunque no ha precisado quién dio la orden, pero sí que serían alrededor de las 20.30 cuando fueron a recogerlas.

"Las bolsas estaban tal cual como las dejamos. Estaban todas cerradas igual que las dejamos", ha recalcado el testigo, que ha señalado que las metieron en la furgoneta y que, tras llegar a la comisaría, las depositaron en una habitación "cerrada bajo llave" y con un funcionario custodiando la puerta.

Paquete bomba

En la comisaría dos parejas de agentes se encargaron de realizar un inventario de los objetos agrupados en las bolsas de basura y dos esos policías explicaron que hicieron esta labor después de que comenzara su turno a las 22.00 del 11 de marzo. Según el relato de la policía, fue ella quien encontró una bolsa de deportes, en la que había un teléfono móvil del que salían unos cables que estaban conectados a "un paquete envuelto en plástico", que "era evidente que se trataba de una bomba".

Por su parte, el agente que realizaba con ella las tareas de catalogación de efectos, ha relatado cómo al abrir la bolsa su compañera vio como ésta extrajo un móvil con unos cables y "me fui de un salto hasta donde ella estaba, donde pude ver que del teléfono partían dos cables, uno rojo y uno azul, hacia una bolsa de basura de color azul claro con el número cinco sobre un papel".

Ambos policías han coincidido en que las labores de clasificación de efectos se pararon en el momento en el que se encontró la bolsa de deportes y luego las retomaron otros funcionarios por lo que el contenido de esa bolsa de basura no fue clasificado y no aparece en ninguna relación del total de 17 bolsas que fueron catalogadas.

También, que nada más encontrar la bolsa de deportes se comunicó el hallazgo a la subinspectora de la comisaría, se llamó a los Tedax y se procedió al desalojo, incluido el de los detenidos en ese momento en esas dependencias policiales.

Tedax: "No se perdió en ningún momento la cadena, hasta lo que yo sé"

Tedax: "Cogí una mochila y vi un paquete"

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?