Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Otras localidades

McCain suaviza su mensaje y abre la puerta al cambio

El candidato echa mano de su veteranía militar para emocionar a los republicanos: "¡Luchad conmigo!"

John McCain en el día de su nominación oficial como candidato a la Casa Blanca /

El candidato republicano a la presidencia de EEUU, John McCain, asegurará en su discurso ante la Convención Republicana que extenderá "la mano a todo aquel que me ayude a hacer progresar el país" e incidirá en su imagen de independiente.

El candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain, ha aceptado su nominación y se ha comprometido a llevar el "cambio" a Washington si es elegido presidente en las elecciones del próximo 4 de noviembre, para conseguir que la élite política del país vuelva a "trabajar por la gente" en lugar de por sí misma.

Durante la 39 Convención Nacional Republicana, que finalizó hoy en Saint Paul (Minnesota), McCain quiso "advertir" a la "pandilla de Washington", con su forma de gobernar "a la antigua, con gran gasto, sin hacer nada, pensando en mí primero y después el país", de que "el cambio se acerca".

Halagos a Obama y críticas a Bush

El candidato quiso arrebatar a su rival demócrata, Barack Obama, la exclusividad de la imagen del cambio y esgrimió su experiencia en Washington, donde dijo haber trabajado "muchas veces por unir a miembros de los dos partidos para solucionar problemas que necesitaban soluciones". "Y eso es lo que haré como presidente. Tenderé mi mano a todo aquel que me ayude a volver a hacer avanzar este país. Tengo el historial y las cicatrices que lo prueban, y el senador Obama no", aseveró.

Aun así, tuvo palabras de reconocimiento para Obama, del que dijo que tiene su "respeto y admiración". "Son mas cosas las que nos unen que las que nos separan" y "yo no sería merecedor de llamarme americano si no reconociera el honor del senador Obama y los suyos por su logro", afirmó.

McCain se comprometió a tratar de superar el "constante rencor partidista" del que está impregnada, en su opinión, la élite de Washington, y que es lo que no le permite "resolver los problemas", y advirtió que se trata "no de una causa, sino de un síntoma".

"Es lo que ocurre cuando la gente va a Washington a trabajar para sí mismo y no para vosotros", le dijo a los miles de republicanos que le aplaudieron a rabiar desde las gradas del Xcel Energy Center.

Pese a su apuesta por un cambio, McCain quiso iniciar su discurso agradeciendo el trabajo "del presidente, por liderarnos en los oscuros días que siguieron al peor de los ataques perpetrados en tierra americana en la historia", en referencia a George W.Bush, que no estaba presente en Saint Paul.

Impuestos bajos

"Yo mantendré los impuestos bajos y los rebajaré más cuando pueda, mi oponente los aumentará. Yo abriré mercados a nuestros bienes y servicios, mi oponente los cerrará. Yo reduciré el gasto del Gobierno, él lo aumentará", resumió para contrastar sus propuestas con las de Obama, al que atacó también por otras propuestas en materia de educación, energía y economía.

También trató temas de política internacional, y aseguró que como presidente establecería "buenas relaciones con Rusia para que no haya que temer una nueva Guerra Fría", pero sin mirar hacia otro lado frente a "una agresión" a Georgia que "amenaza la paz y estabilidad del mundo y la seguridad de los americanos".

Aunque un solitario protestante pudo colarse en la sala con una pancarta que denunciaba que "McCain votó contra las investigaciones" sobre la actuación militar en Irak, la multitud republicana fue la única que interrumpió varias veces el discurso de McCain con aplausos y gritos de "USA" y "presidente". El mismo McCain respondió a los gritos del manifestante pidiendo a la audiencia que no hiciera caso "del ruido".

Palin ya no es una desconocida

La candidata republicana a la Vicepresidencia, Sarah Palin, era hasta hace una semana una completa desconocida para el público estadounidense, pero el miércoles más de 37 millones de personas siguieron su discurso por televisión.

Según la consultora de audiencias Nielsen, un total de 37,2 millones de espectadores vio el discurso de aceptación de la gobernadora de Alaska, de 44 años, desde St.Paul (Minesota).

Seis cadenas de televisión (ABC, CBS, NBC, CNN, FOX y MSNBC) transmitieron su intervención en el Xcel Energy Center, donde se celebra esta semana la Convención Republicana.

En comparación, el candidato demócrata a la Vicepresidencia de EE.UU., Joe Biden, atrajo 24 millones de telespectadores con su discurso el miércoles de la semana pasada en Denver (Colorado).

Así, Palin ha superado no solo la audiencia de Biden, sino también la de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín, la cual fue seguida 34 millones de personas, y la ceremonia de los Oscar, que fue vista por 32 millones de telespectadores.

Por su parte, 19,5 millones de mujeres vieron cómo la madre de cinco hijos aceptó el miércoles su nominación a la Vicepresidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano.

Biden consiguió una audiencia femenina de 4,9 millones de mujeres menos en el mismo horario televisivo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?